Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La bronca de Guillermo Barros Schelotto: "Es difícil de explicar; sólo llegaron una vez y nos empataron"

Guillermo lamentó el1-1: "No tuvimos un buenpartido y en un reboteperdimos dos puntos"

Lunes 17 de abril de 2017 • 09:36
Foto: LA NACION / Fernando Massobrio
0

Boca parece acostumbrarse a situaciones como esta. le suceden hechos que otros equipos de la elite del fútbol argentino casi no experimentan. Cuando el escenario es demasiado accesible, se nubla. Y cuando se ve obligado, siente una confianza ciega y rinde examen sin inconvenientes.

En lo que va de 2017, el equipo de los Barros Schelotto convive con esa contradicción. la presión lo motiva y el tropiezo de sus inmediatos perseguidores lo agobia. lo que anoche vivió en el empate 1-1 ante Patronato estuvo situado en la segunda circunstancia. Y se duplicó. Por un lado enfrentaba a un rival de mucha menor jerarquía y demasiada inferioridad en la tabla de posiciones (18°): en la previa, todo parecía indicar que la racha de victorias se alargaría. Pero Boca, como en los anteriores dos partidos que disputó de local (Talleres y Defensa y Justicia) jugó mal, lo que derivó en lo que más lamenta: no aprovechó los puntos que perdieron San Lorenzo, Newell's y Estudiantes y no pudo estirar la diferencia, aunque aún sigue teniendo un margen de cinco unidades en la cima.

"No tuvimos un buen partido y en un rebote perdimos dos puntos", se lamentó Guillermo en la conferencia de prensa. Y agregó: "Es difícil de explicar: sólo llegaron una vez y nos empataron."

La vuelta a la Bombonera, tras el receso, también fue amarga más allá del golpe que le propinó Talleres, de Córdoba: el 1-2 en el cierre del encuentro le impedía sacar seis puntos de ventaja sobre San lorenzo, que había perdido en Mendoza ante Godoy Cruz.

Desde que arrancó este año, Boca no supo aprovechar los tropiezos de sus rivales directos en la tabla. En la reanudación del torneo era San Lorenzo, con su victoria a Belgrano, el que lo había alcanzado en la cima minutos antes de que los de la Ribera visiten a Banfield. Con mucha autoridad se impuso en el Sur y volvió a recuperar la diferencia. Dos fechas más tarde, el Ciclón seguía pisándole los talones, pero el xeneize jugó bien en San Juan, ante San Martín y guardó en la valija un 2-1 que, además, sirvió para olvidarse del tropiezo ante la T.

En la Fecha 18° Boca empezó a ampliar la diferencia tras la derrota sobre la hora de San Lorenzo, pero en su visita a Vélez tenía en su cabeza los triunfos de sus tres perseguidores. ¿Le afectó? Todo lo contrario: jugó el mejor partido del año y el 3-1 dio la sensación de que se quedó corto. Boca, un equipo que le hace frente a la presión de los que vienen detrás, pero que parece no soportar que el campeonato se le presente tan fácil.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas