Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Qué hacer cuando todos en Facebook parecen más felices que vos

No todo es lo que parece, sobre todo en las redes sociales; el consultorio digital analiza un caso particular que le pasa a todos


SEGUIR
Consuelo
Lunes 17 de abril de 2017 • 16:25
Foto: Shutterstock
0

Buenas tardes, ¡me encanta la columna! No me siento tan bicho raro cuando leo las consultas.

¡Una de las cosas que me suceden es que ya perdí el interés de entrar a Facebook y eso que trabajo en publicidad digital! El motivo es simple, veo amigas con un millón de problemas que la están pasando mal pero que sin embargo en Facebook suben fotos con mensajes de lo feliz que están. Por lo que generalizo y siento que todos en Facebook se inventan una vida 100% feliz. Ya ni publico cosas porque me siento cómplice de lo que cuestiono.

Besos

La publicista desencantada (35)

Querida desencantada:

No está tan lejos de la verdad tu generalización. Facebook, Twitter, Instagram y todas las redes sociales en general no son espacios de autenticidad sino vidrieras. Siempre digo que ahora somos todos un poco Kim Kardashian , las estrellas de nuestro propio reality: pero los reality, como sabemos todos, tienen mucho más de guión que de realidad cruda. Convivir con esas ficciones a veces es francamente agotador, a veces porque uno, como en tu caso, sabe que son puras mentiras, y a veces porque te asalta la duda neurótica: "¿será que de verdad las vidas de todos son así de perfectas y la única que sufre soy yo?".

Foto: Shutterstock

Ahora, vos no podés bajarte de Facebook. Por varias razones: primero, tu trabajo consiste en gran parte en saber qué está pasando en Facebook. Qué videos se viralizan, qué memes se ponen de moda, qué frases se están usando todavía y cuáles se volvieron viejas: si no estás a tono con lo que pasa en las redes no podés hacer bien tu trabajo. Segundo, porque si tenés 35 años, gran parte de tus relaciones seguramente pasen por ahí. Tengo una amiga que tenía Facebook pero no lo usaba y ahora se dio cuenta de que ya es inviable; se perdió tres cumpleaños porque las invitaciones se mandaron solamente en forma de evento y ella no se enteró y se comió varios enojos así.

De modo que mi consejo es sencillo: no desaparezcas, no cierres la cuenta, pero moderá el tiempo que pasás en Facebook para no quemarte la cabeza. A veces no nos damos cuenta pero estamos TODO EL DÍA ahí, y eso genera hasta una especie de claustrofobia: chequealo un ratito a alguna hora del día y después cerralo, no tengas la pestaña ahí colgada por default. Si al principio te cuesta, hay aplicaciones que te bloquean ciertas páginas por varias horas, yo las usaba cuando estudiaba (Self Control App y Facebook Limiter son solo algunas de las que podés encontrar en Google). Pero guarda si las vas a necesitar para trabajar porque las bloquea en serio, aunque borres el navegador y te lo vuelvas a bajar.

Cariños,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas