Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Extraña debilidad: la Bombonera se transformó en una mochila para Boca

En lo que va de 2017, el líder del campeonato apenas sumó 4 puntos sobre 9 posibles en su casa, en donde perdió eficacia goleadora y expuso sus flaquezas defensivas

Miércoles 26 de abril de 2017 • 23:59
SEGUIR
PARA LA NACION
0
El equipo de Boca se va cabizbajo al vestuario, tras el empate frente a Patronato
El equipo de Boca se va cabizbajo al vestuario, tras el empate frente a Patronato. Foto: Fernando Massobrio

Apenas una victoria en tres presentaciones y actuaciones que expusieron debilidades es el saldo de Boca en la Bombonera desde que se reinició el torneo. Pese a que en cada encuentro abrió el marcador para ponerse en ventaja, los fallos en la definición le impidieron sentenciar al rival y las ventajas concedidas en defensa, tuvieron un costo considerable para el conjunto dirigido por Guillermo y Gustavo Barros Schelotto.

La derrota 1-2 con la que Talleres le cortó un invicto de 14 fechas, el esforzado triunfo 1-0 ante Defensa y Justicia y la igualdad 1-1 con Patronato de Paraná generaron más preocupaciones que certezas en el Mundo Boca. Antes de la igualdad el pasado fin de semana con Atlético de Rafaela (0-0), el desempeño de visitante contaba con saldo perfecto luego de las victorias frente a Banfield (2-1), San Martín (2-1) y Vélez (3-1).

Saber que los que luchan por la cima también dejan puntos en el camino, quizá le haya jugado en contra a los dirigidos por los Barros Schelotto. Es que cuando tuvo que dar el golpe para estirar la ventaja porque sus perseguidores trastabillaron y sus rivales se suponían más débiles, fue cuando tropezaron los xeneizes. Ahora bien, cuando estuvo ante exigencias más intensas, la ecuación resultó distinta. Como el boxeador que recibe golpes inesperados de peleadores sin su destreza pero muestra toda su fiereza ante los guantes que sí son una real amenaza, Boca expone su mejor versión cuánto más hay en juego.

Este andar a los tumbos en su propio terreno se contrapone con lo que había conseguido antes de que el torneo se discontinuase en diciembre. Hasta ese momento, Boca había cosechado el 90 por ciento de los puntos como local, con seis victorias (Belgrano, Quilmes, Sarmiento, Temperley, Racing y Colón) y un empate (Rosario Central). Después del verano suma 4 puntos de 9 posibles en su cancha, a pesar de que en los tres partidos estuvo arriba en el marcador. Sufrió ante equipos que se cerraron atrás y apostaron sus fichas a un puñado de contragolpes. Entonces, lanzado sobre el adversario desnudó los problemas defensivos cada vez más difíciles de ocultar. El desequilibrio con el que convive el equipo de los Mellizos por su vocación ofensiva muestra amplias grietas cuando el rival se repliega.

Los dos puntos que dejó escapar en el cierre del encuentro ante Patronato hicieron que Boca ya no sea el equipo con más victorias como local. El rubro ahora lo encabeza Racing, que en ocho de sus 11 presentaciones en Avellaneda se quedó con los tres puntos. La siete victorias en la Bombonera dejaron al Xeneize en el segundo escalón, junto con Newell's, Estudiantes, Banfield, San Lorenzo y Godoy Cruz.

Autor del gol en la victoria ante Defensa y Justicia y del que había puesto a Boca en ventaja frente a Patronato, Darío Benedetto reconoció hace algunos días que "la gente se molesta cuando no se juega bien". Así como el aliento que hace latir a la Bombonera empuja al equipo, los murmullos que sobrevuelan pueden tener un efecto paralizante.

En los dos partidos de 2017 que no pudo quedarse con los tres puntos en su casa, Boca extrañó a Ricardo Centurión, su jugador más desequilibrante. Por una lesión en el hombro derecho no había estado en el encuentro ante Talleres y como consecuencia del severo esguince en el ligamento colateral interno de la rodilla izquierda que sufrió hace poco más de diez días, también faltó con Patronato.

Tras el viaje al oeste santafesino que le dejó un sabor amargo por el empate con Atlético de Rafaela, Boca se prepara para recibir el domingo a Arsenal, que perdió en seis de las siete fechas de este año. Ante un rival golpeado, el conjunto de los Mellizos buscará recomponerse frente a su público.

Después de enfrentar al conjunto de Humberto Grondona, Boca se medirá con Estudiantes, River y Newell´s, su escolta a dos puntos. El superclásico y el choque con el elenco rosarino serán en la Bombonera, donde el líder del certamen deberá recuperar su fortaleza para no dejar escapar el título que asume está obligado a ganar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas