Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nicolás Galarza: los robots llegan para reemplazar a los agentes de Bolsa

El emprendedor argentino creó Quiena, una empresa que ofrece un servicio completamente automatizado de asesoría financiera

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 19 de abril de 2017
0

Estudios: Ciencias Económicas

Empresa: Quiena

Edad: 25 años

Con una inversión de US$ 120.000, a fines de 2015 lanzó Quiena, con la que apunta a sumar al mercado de capitales a pequeños inversores de toda América latina.

El despliegue del ejército de los robots tiene una primera víctima clara, según los expertos en cuestiones laborales: aquellos puestos en los que realizan tareas simples y repetitivas. Pero con un actor que cambiará todas las reglas del juego, nadie puede estar seguro. Los próximos desafiados podrían ser, por ejemplo, los ejecutivos de cuentas de la banca privada. Ése es el objetivo de Quiena: reemplazar a los intermediarios en la asesoría financiera. El emprendimiento, nacido a fines de 2015 y liderado por Nicolás Galarza (25), es un servicio que genera automáticamente un plan de inversión ajustado al perfil de riesgo y objetivos personales de cada cliente.

Galarza afirma que busca llegar a "180 millones de latinoamericanos de clase media que tienen ahorros de más de 5000 dólares" y que podrían invertir, pero que no reciben aliento para hacerlo "porque a los bancos les conviene que tengan la plata quieta en un plazo fijo o en una caja de ahorro".

Actualmente, el emprendimiento, que prevé cerrar 2017 con una facturación mensual de US$ 165.000, está registrado en la comisión de valores de Estados Unidos, pero desde febrero mantiene conversaciones con dos casas de bolsa locales que desean invertir en modernizar sus servicios.

El proyecto tuvo su origen mientras Galarza cursaba el último año de Economía, carrera que no pudo terminar porque se dedicó a formar un equipo privado de inversión, Capital Castle. A fines de 2015, y con una inversión inicial total de unos 120.000 dólares reunidos de ahorros y capital de incubadoras, incursionó en el modelo automatizado de asesoría financiera.

Si bien existe competencia en la región, Galarza afirma que Quiena se diferencia porque "permite invertir sin un monto mínimo". Los clientes hacen un pago único de US$ 30 para la apertura de la cuenta en un broker de inversión estadounidense y luego paga una tasa mensual del 0,1% del valor de la cuenta como comisión.

"Creemos que quienes argumentan que hace falta educación financiera para invertir ponen una excusa para no crear una solución real. No sabemos cómo funciona el auto, pero igual podemos aprovecharlo: lo único que se necesita son métricas claras", sostiene.

El proceso es simple: el cliente ingresa a la Web y responde un cuestionario de cuatro pasos, donde deja constancia del objetivo que quiere lograr y cuánto quiere invertir, hasta cuándo y en qué tipo de empresas. Luego el "robot" ejecuta automáticamente el plan de inversión y lo rebalancea constantemente. El inversor puede retirar su dinero cuando desea.

El objetivo es democratizar las inversiones. "El dueño de un iPhone puede ser accionista de Apple con la misma facilidad con la que compra el celular, o un cliente de Nike puede decidir no comprar un par de zapatillas nuevas y, en cambio, comprar acciones", resume.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas