Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El caso Vancouver: debate sobre la dinámica relación puerto-ciudad

Cómo lograr una convivencia armoniosa en medio del incremento del tráfico de personas y sin perjudicar la circulación de la carga

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 20 de abril de 2017
0

La saturación que viven las ciudades se incrementa aún más en el caso de aquellas que conviven con un puerto, como Buenos Aires. O Vancouver, considerado un caso de éxito en la conexión del nodo puerto-ciudad.

Invitado por la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación, Peter Hall, académico de la Universidad Simon Fraser de Canadá, contó cómo hizo esa ciudad canadiense para gestionar sus flujos dentro y fuera del puerto, junto con el tráfico urbano.

"Todo se trata de tomar muy en serio la relación entre el puerto y la ciudad", aseguró Hall frente a una treintena de especialistas locales e internacionales reunidos para analizar la manera de evitar que el tráfico portuario empeore la congestión urbana y que ésta, a su vez, no se convierta en una limitación de los flujos de carga.

Insertarse en el sistema urbano

"El puerto es una red inserta en el sistema urbano y, sólo si entendemos cómo se conectan, podremos avanzar en este período de cambio que viven muchas ciudades", explicó.

Luego añadió que en toda planificación, tanto puerto como ciudad, "deben conceptualizarse como elementos dinámicos, como un proceso. Porque si vemos a cada uno de manera independientemente, no estamos entendiendo la problemática".

El académico se refirió también a las diferentes jurisdicciones y autoridades locales que le dan forma al contexto general para incluir a los puertos en la región metropolitana.

El puerto de Vancouver, en Canadá
El puerto de Vancouver, en Canadá. Foto: Archivo

En ese sentido, aseguró que el tema jurisdiccional no es menor en el caso de la Argentina, sino que por el contrario, "la definición de las jurisdicciones, con su falta de infraestructura y la disposición de numerosas terminales en apenas 60 kilómetros, hacen que la ausencia de planificación sea la receta ideal para el desastre".

Por otro lado, Hall reconoció que uno de los problemas centrales tiene que ver con las demoras en el tránsito: "Este es uno de los puntos que más cuesta resolver y, a la vez, es trascendental poder avanzar en una solución definitiva".

Además, el experto canadiense destacó el papel que desempeñan los distintos grupos de interés que confluyen para el éxito de la relación puerto-ciudad: "Al referirnos a planificación portuaria tendemos a cerrar la red antes que a extenderla o abrirla, y por el contrario necesitamos generar debate, abrir el diálogo a los diferentes actores involucrados, desde desarrolladores inmobiliarios hasta organizaciones barriales o grupos ambientalistas".

En definitiva, "la idea es llegar a un punto en que resulte estratégico reinsertar la planificación portuaria dentro de la planificación urbana y viceversa", resumió Hall.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas