Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un nuevo ring en el que el chavismo y la oposición buscan dar el golpe de nocaut

Daniel Lozano

SEGUIR
PARA LA NACION
Jueves 20 de abril de 2017
0

Venezuela cambió en sólo 22 días y las múltiples protestas de ayer así lo confirman. En un lado del cuadrilátero, el gobierno se siente con la fuerza en sus manos y con el amedrentamiento y la represión como herramientas, pese a los dos jóvenes asesinados ayer, que elevan a ocho las víctimas mortales de la rebelión de abril. En el otro, la oposición vuelve a luchar tras varios meses de nocaut en el sentido más boxístico del término, decidida a repetir hoy mismo la batalla. Y entre ambos unos árbitros internacionales que ayer fueron desoídos y unas elecciones regionales que vuelven a asomar cuando más le interesan a la revolución.

La "victoria" del chavismo

Nicolás Maduro se parapetó entre miles de seguidores, empleados públicos y milicianos, que acudieron a su llamado, buena parte de ellos con la habitual logística gubernamental. "Gloria al bravo pueblo de siempre, tremenda manifestación" y un nuevo "triunfo" en un 19 de abril (inicio de la gesta de la independencia hace dos siglos)", se ufanó el presidente, que incluso bailó con varios de sus ministros, como si realmente creyera la cifra de manifestantes chavistas (tres millones!) aportada por él mismo. Alegría fingida, porque el bombardeo sobre miles y miles de personas con gas lacrimógeno y petardos consiguió de nuevo blindar el centro administrativo de la capital ante la protesta opositora. En su fuero interno, y pese a sus gruesas afirmaciones ("estamos desmantelando el golpe de Estado terrorista"), el "hijo de Chávez" sabe que se enfrenta a un nuevo escenario, producto de sus propios errores y marcado por la oposición resucitada, una presión internacional inédita y la rebeldía de uno de sus poderes, la hasta ahora disciplinada fiscal del Estado, Luisa Ortega, que por segunda vez en tres semanas volvió a citar la Constitución bolivariana para recordar al gobierno que la protesta pacífica es un derecho.

La unidad opositora

"Fue un nuevo 19 de abril, se desbordó el país, derrotamos al miedo." Stalin González, jefe de la bancada de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), resumió anoche el sentir de la oposición, que volvió a escenificar su unidad y fortaleza, en la declaración ofrecida al país y que sólo pudo verse a través de Internet. Sus dirigentes sienten que pese al miedo impuesto por la "salvaje represión" consiguieron levantar el espíritu de sus seguidores, casi 200.000 por todo el país, según unas primeras estimaciones. Capriles convocó para repetir las marchas hoy mismo, con inicio en los mismos puntos que ayer.

La mirada internacional

"Estoy listo para reunirme y verme la cara con los voceros de la oposición y pedirles que rectifiquen. Después, que no digan que no se lo planteé." Maduro se plagió a sí mismo en sus palabras de ayer, siete meses después de que la MUD tomó las calles de Caracas. Una nueva llamada al diálogo, que la revolución utiliza como válvula de escape ante la presión internacional. ¿Quién puede estar en contra de dialogar? Capriles respondió pronto a la iniciativa presidencial, a la espera de los avances que haya obtenido Luis Almagro en su reunión con Leonel Fernández, uno de los facilitadores. Para el gobernador opositor, no habrá diálogo si no cambian esos mismos facilitadores. De momento Maduro puso al frente de las conversaciones al ministro Elías Jaua, uno de los hombres fuertes del PSUV.

Elecciones "pronto"

Maduro puso sobre la mesa la convocatoria electoral, e incluso aseguró: "Yo quiero ir a elecciones pronto para tener una victoria total". La realidad demuestra todo lo contrario. La revolución ordenó en 2016 suspender en sus tribunales el proceso del referéndum revocatorio del presidente y seis meses después nada se sabe. Lo mismo ocurre con las importantes elecciones a gobernador, previstas para diciembre pasado, pero archivadas en alguna caja fuerte del Palacio de Miraflores. Son precisamente estos comicios a los que el primer mandatario se refiere ahora, incluso adelantando que el Partido Socialista Unido de Venezuela cuenta con el 36%-40% de los votos "y sin hacer campaña, ¡vamos pa'rriba!". Las encuestas, en cambio, ofrecen números menos optimistas para la revolución. ¿Y por qué sí ahora? El chavismo cree que con el amago electoral resquebrajará la unidad de la MUD y además enfriará las protestas internacionales. Pero Luis Almagro, secretario general de la OEA, contestó por anticipado: "Las regionales son una medida cosmética".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas