Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La gente no olvida y los despidió con honores

Jueves 20 de abril de 2017
0

BARCELONA.- En el Camp Nou hay una minoría de gente que tiene una extraña costumbre: se va de la cancha antes de que termine el partido. Público que está ajeno al resultado, no importa si el Barça se llena la panza de goles o si se lleva una paliza histórica. Son tipos que no quieren sufrir el tráfico ni subirse a un subte colapsado, mucho menos esperar minutos interminables a que llegue el ómnibus. Pasó el día de la gesta memorable ante el PSG, también ayer contra Juventus. El Barça de Messi no pudo con el muro que construyeron Buffon y sus compañeros, pero consiguieron algo prácticamente insólito: con el adiós consumado, la gran mayoría de la hinchada se quedó animando a sus jugadores.

Un reconocimiento que sorprendió a propios y ajenos. Desfilaban los futbolistas azulgranas por la zona mixta con un mensaje que se repetía: "Gracias a la afición". Era previsible, no se esperaban semejante aplauso. El número 10, por supuesto, fue el principal foco de los mimos de la hinchada culé. El siempre soso "Messi, Messi, Messi" que se escucha cada vez que el rosarino les regala goles a los catalanes, retumbó inéditamente el día que la Pulga se quedó mudo, otra vez contra Buffon, su kriptonita. El capitán de la Argentina no sabe lo que es gritarle un gol al arquero de Juventus. Y eso que lo intentó. Tiró siete veces al arco, una sola entre los tres palos. Sin éxito, claro. Pero al Camp Nou no le importó. Hasta coreó su nombre cuando Messi, al mejor estilo Piojo López, arrancó de wing izquierdo y mandó un centro a la tribuna. "Messi, Messi, Messi", se volvió a escuchar.

La gente del fútbol sufre de amnesia, sobre todo en las malas. Sin embargo, un estadio que despidió de mala manera a viejas glorias como Romario, Ronaldo, Laudrup y Ronaldinho, ayer se acordó de que estos jugadores ganaron ocho de las últimas 10 Ligas españolas. Todas con un mismo hilo conductor: Lionel Messi. Barcelona no pudo repetir el milagro del PSG, pero hizo otro: se llevó una ovación inolvidable en la derrota. Dos milagros. San Messi en el Camp Nou.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas