Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Kenenisa Bekele, el atleta que resurgió de las cenizas

Jos Hermens, manager de Bekele, acudió casi con desesperación a Yannis Pitsiladis. La misión: salvar a Kenenisa del que parecía ser el final de su carrera. Una aventura que lo cruzó con Marc Roig, atleta de elite y su fisioterapeuta en Etiopía. El domingo, en el Maratón de Londres, el etíope va por otra hazaña, la que le falta: batir el récord mundial de maratón

Kenenisa Bekele
Kenenisa Bekele.
Jueves 20 de abril de 2017 • 14:34
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Tiempo atrás, el ex entrenador de Kenenisa Bekele, Renato Canova, puso en debate un secreto a voces: "Las Majors o grandes maratones ya no se desviven por los récords mundiales (salvo Berlín) o por intentar hazañas monstruosas como el hecho de correr debajo de las dos horas." Para Marc Roig, atleta de elite, liebre y fisioterapeuta que lo conoce bien a partir de su incursión dentro del atletismo etíope y como parte del proyecto Sub2h en el que Bekele es principal protagonista, "Las Majors sí están interesadas en tener el récord mundial de maratón, de hecho Tokio se lo propuso como objetivo y no se quedaron tan lejos. De todos modos, dice, "Para batir el WR o incluso llegar a las dos horas, nuevos formatos aparecerán en los próximos meses o años: carreras exclusivas en circuitos perfectos con un único objetivo. Algo así como un meeting de pista, pronto será también el formato del asfalto".

Más cerca en el tiempo hay una realidad que nos ocupa el aquí y el ahora: El próximo domingo 23 de abril, en Londres, Kenenisa Bekele buscará una proeza a la altura posible, que en Berlín se le escapó por seis segundos, el récord mundial. Si bien lo intentó en Dubai en el pasado mes de enero, una pequeña lesión producto de una caída en la largada impidió que uno de los mejores atletas de pista de todos los tiempos lograra o al menos intentara batir prácticamente el único récord del mundo que le queda (posee la plusmarca histórica en cinco y diez mil metros, 12:37.35 y 26:17.53 respectivamente). En las últimas horas, la cuenta de Twitter del proyecto Sub2h de Yannis Pitsiladis se encargó de dejar bien en claro que Bekele llegará el próximo domingo a Londres en óptimas condiciones para intentarlo. Para consumar el hecho, deberá correr por debajo de 2:55 el kilómetro y pasar el medio maratón en 61 minutos. El mismo Renato Canova, unos meses después de haber dejado de ser el entrenador de Kenenisa Bekele, afirmó en el blog LetsRun que su ex alumno puede batir el récord del mundo en maratón, establecido por el keniata y aún ordeñador de vacas Dennis Kimetto, en Berlín 2014 (2h02m57s). "Creo que su forma en Berlín fue de sólo el 85%, y él tiene el potencial para aumentarlo". En el momento de la entrevista, Canova puso en la contienda por el récord a Kipchoge, que sin embargo se abocó por completo a Breaking 2 , el proyecto de Nike, que tiene el mismo objetivo de Pitsiladis; correr por debajo de las dos horas (lo intentarán en el circuito de Monza el 6 o 7 de mayo próximos). Agregándole más precisión, Renato dio su pronóstico para el domingo londinense: 2h02m30/56s.

El camino a Londres no fue nada fácil para Bekele. Aturdido por las lesiones y los rendimientos mediocres en la pista en Londres 2012, después de un buen debut en maratón en París con récord de circuito incluido en 2014 (2h03m05s) y, según él mismo las decepcionantes actuaciones en Chicago Marathon 2014 y un abandono en Dubai en enero de 2015, a finales de ese año decidió acudir a Pitsiladis y su equipo, con la esperanza de ser rescatado del que parecía el ocaso de su carrera. "Bekele fue a buscar a Yannis Pitsiladis por gestión de Jos Hermens, manager de Kenenisa. Ya estaba casi 'enterrado' y Jos quería soñar que el regreso era posible.", cuenta Marc Roig, y da más detalles sorprendentes: "Ahí apareció Pitsiladis en su continua búsqueda del Sub2. Le ofreció a Jos la opción de un tratamiento integral para Bekele en Brighton -la base del proyecto Sub2h, en Gran Bretaña- con médicos, fisios, nutricionistas y demás. Jos aceptó". El acercamiento no fue nada fácil, algo dentro de lo que Marc le cuenta a La Nación: "Costó y aún cuesta que acepte todas las modificaciones o sugerencias que le hacemos. A nadie le gusta cambiar cuando considera que lo que hace ya está bien". Y a propósito, menciona la anécdota del plátano: "A Bekele no le gustaba -el plátano-, pero tuvimos que hacerle entender que era un alimento muy rico para sus músculos, para su recuperación". Su tendón de Aquiles empezó a mejorar, los entrenamientos de resistencia a alargarse responsablemente y sus ritmos volvieron a ser los de antes. Respecto de su participación en Sub2, Roig reconoce que "Al igual que en sus entrenamientos cotidianos, fue difícil de convencer. Llevaba tiempo lesionado, empezó a desesperarse, nos agarramos de eso y fue la única oportunidad que tuvo Sub2 para hacerle una propuesta. Si él hubiera estado en su apogeo, hubiera sido imposible entrar, no le podrían haber aconsejado modificar". El catalán es aún más gráfico: "Si a nosotros nos escuchas y nos haces caso al 100%, vas a mejorar", le dijimos. Hubo recaídas, pero los acontecimientos fueron excelentes en 2016, especialmente Berlín, donde quedó a pocos segundos del récord mundial".

Comparativo de tiempos entre Kimetto, Bekele y Kipchoge
Comparativo de tiempos entre Kimetto, Bekele y Kipchoge.

El circuito y el clima, hablan

De los maratones más rápidos de los últimos tiempos sólo Berlín y Londres han mantenido la vara alta en cuanto a marcas. No sólo no han eliminado las liebres, sino que también han estimulado más al line up de corredores que cada año intentan lo que nadie puede. Londres, por su historia y su bolsa de premios (es la segunda que más entrega después de Nueva York), es el maratón perfecto para cualquier atleta popular y de elite, y una buena antesala de los maratones de otoño con posibilidad siempre latente de récord mundial (allí, de local, logró Paula Radcliffe el mejor registro femenino de la historia, con 2h15m25s en 2003). Es plana y el buen clima que acostumbra la primavera británica contrarresta sus curvas. Para el domingo, según los distintos pronósticos la temperatura rondará los 10 y los 13 grados centígrados, valores ideales para ejecutar un buen crono. En la última edición, Eliud Kipchoge, el otro candidato a batir el récord mundial estuvo a ocho segundos de lograrlo después de parar su reloj en 2h03m05s, mejor marca histórica para el circuito.

Bekele en Berlín
Bekele en Berlín.

Bekele es muy reacio a compartir entrenamientos y sensaciones, aunque las pocas certezas vienen desde fuentes directas autorizadas como Marc, que es actualmente uno de sus fisioterapeutas y que comparte regularmente entrenamientos con él. Por caso, contratos como el que acaba de firmar con Vodafone, que le permitirá correr con un reloj a modo de liebre virtual, que indica en tiempo real si el atleta transita a ritmos de récord en cada instante de la prueba, en función de un plan predefinido de carrera y se actualizará constantemente imponiéndole el ritmo de récord mundial. O la bebida Maurten, que ya utilizó en Berlín y que es cada vez más protagonista en el circuito de elite del maratón (le sacaron provecho Kipsang en Tokio y Kirui en Boston). Actualiza poco sus redes sociales y Marc repara en que ni siquiera usa Whatsapp. Es un atleta silencioso, que se dedica a entrenar y reparte su tiempo cuidando de sus niños, lavándose sus zapatillas o en los quehaceres del hogar. Las sensaciones son positivas y nadie mejor que él lo sabe. Quizás haya quienes lo tilden como acto de justicia después de haber quedado afuera de Río después de no haber sido seleccionado por la federación de su país, tal vez existan los detractores de siempre que aún le resten mérito a su extensa carrera, pero todos podrán coincidir en que la nueva oportunidad de Bekele construiría algo heroico para un atleta de 34 años, un mito viviente que ya agrandó su leyenda en un septiembre berlinés. Feyisa Lilesa, , Daniel Wanjiru, Tesfaye Abera, el último ganador en Nueva York Ghirmay Ghebreslassie y Tilahun Regassa serán algunos de los competidores directos y talentosos que querrán ganarle y, por qué no, completar una gran marca. "Todo parece indicar que Bekele es el candidato a batir el récord del mundo de maratón. Con su talento indiscutible, completó una preparación óptima de maratón y el reloj tarde o temprano demostrará de lo que es capaz.", dice Marc Roig. Eso, esperaremos ansiosos al domingo para ver a Bekele en acción otra vez.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas