Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
CONTENT LAB PARA Kimberly Clark

Seis consejos para vivir más presentes

En el marco de la campaña "Viví Presente" por sus 25 años en el país, Kimberly-Clark hizo un estudio para saber cuán comprometidos estamos los argentinos con lo que hacemos y cómo podemos mejorar la conexión con uno mismo y con los demás

Jueves 11 de mayo de 2017 • 17:57

¿Cuán presentes estamos en las cosas que hacemos? ¿Cuán conectados estamos con nosotros mismos y con el otro? ¿Qué implica vivir presentes? Estas preguntas tan esenciales se hizo la empresa de higiene y cuidado personal Kimberly-Clark a propósito de la celebración de sus primeros 25 años en la Argentina y en el marco de su campaña "Viví Presente" y las respuestas mostraron que la mayoría de la gente admite no tomarse todo el tiempo que quisiera para disfrutar cada actividad que emprende.

La encuesta, realizada por la consultora Trendsity, se llevó a cabo en la provincia de Buenos Aires y utilizó como muestra a 491 personas de entre 18 y 55 años. De ellas, el 80 por ciento indicó que no logra estar presente en cada cosa que hace, aunque lo intenta por lo menos una vez al día. En el mismo sentido, el 67 por ciento cree que "vivir presente" es más difícil de lo que parece.

El multitasking o la vorágine diaria fueron señalados como algunos de los obstáculos que impiden la conexión plena, prestar atención o simplemente acompañar al otro. El diagnóstico obliga a plantearse cuáles son los caminos para poder salir de esta situación. Por eso, y en su afán de buscar siempre formas de mejorar la calidad de vida de las personas y del entorno, Kimberly-Clark también buscó la opinión de los especialistas. Y aquí sí las respuestas fueron más alentadoras.

Reaprender hábitos

En primer lugar, el estudio indagó en qué singnifica para la gente vivir presente. De acuerdo a las respuestas, en la actualidad el concepto de vivir presente involucra acción y vínculos: estar presente en diferentes ámbitos, siempre partiendo del ámbito individual para ponerse en conexión con el otro (familiares, amigos) y con la comunidad en general. Para la mayoría de los argentinos, vivir presente significa estar atentos a

las emociones, acciones y necesidades, demostrando interés. El 52% lo vincula a la escucha y al acompañamiento (44%), y sólo un 17% lo vincula a una disponibilidad física. Hoy, el concepto de vivir presente se amplía en función de los diferentes canales de comunicación: ni el contacto diario, ni la presencia física son señalados como indispensables para estar presentes con los círculos cercanos.

Involucrar el cuerpo, ejercitar pausas y recreos, adquirir nuevos hábitos saludables, encontrar la forma de encauzar la atención y administrar tiempo y energía son algunas de las maneras concretas que conlleva el vivir presente. El vértigo de la vida actual conspira claramente contra esas conductas. Sin embargo, los especialistas coinciden en que no todo está perdido y que vale la pena iniciar un reaprendizaje para valorar y saborear cada momento.

"Uno de los grandes desafíos de las sociedades modernas es generar presencia para formar vínculos emocionales sanos. La estrategia es bastante sencilla y podría resumirse en 6 ideas: trabajar juntos, reír juntos, comer juntos, viajar juntos, ver cine juntos, llorar juntos", dice el filósofo Bernardo Toro. Un recetario que según el doctor en biología Diego Golombek está entre nuestras facultades neuronales: "Es posible aprender y entrenarnos para estar presentes: si el cerebro lo incorpora, se vuelve un hábito", explica.

Así formulado puede parecer una tarea sencilla, sin embargo no lo es. Por eso, los expertos dan algunos consejos más prácticos para lograrlo, como por ejemplo realizar una "limpieza mental" de las ideas parasitarias, que son las que sacan el foco del momento; poner en juego el cuerpo para conectar con el presente; y aprender a administrar las pausas y los tiempos a través de recreos que permitan salir y entrar en las responsabilidades, renovando la atención. Vivir presentes y socializar "permite conocer, bajar los niveles de alerta hacia el otro, el distinto, y aumentar los niveles de confianza", remata Toro.

El vivir o no presente, por otra parte, impacta directamente en los vínculos con los demás y en la sociedad que terminamos construyendo. En ese sentido, del relevamiento surgió que para los argentinos hay dos ámbitos en los que la presencia "no se negocia": el 82 por ciento afirmó estar total o bastante presente con la familia y el 80 por ciento también lo hace con el trabajo.

El círculo virtuoso

Vivir presente mejora la relación con el entorno y con los otros y permite disfrutar más y mejor de todo lo que nos rodea. Reaprender esos hábitos que nos conecten de un modo humano e integrado genera un círculo virtuoso que solo puede traer beneficios.

Kimberly-Clark lo viene probando día a día desde que llegó al país y puede dar fe de ello. "Desde hace 25 años estamos comprometidos con formar parte de cada momento importante de los argentinos, de estar presentes, acompañarlos y darles bienestar en cada etapa de su vida. Ese es nuestro mayor propósito y es nuestra guía como compañía", señaló Fernando Hofmann, director de Asuntos Legales y Corporativos de Kimberly-Clark Región LAO - Austral, que con sus marcas Huggies, Kotex, Scott, Kleenex, Plenitud y Kimberly-Clark Professional se ganó claramente un lugar en los hogares argentinos.

En esta nota:
Te puede interesar