Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los viajes de estudio se ponen exóticos

A la hora de aprender inglés y buscar nuevas experiencias, cada vez más millennials se saltean los clásicos y toman rumbo hacia destinos inusuales como Malta, Hawai, Sudáfrica y hasta Tasmania

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 23 de abril de 2017
Foto: Javier Joaquín
0

Viajar y estudiar es una combinación muy apreciada, sobre todo por los jóvenes que cuentan con la posibilidad de partir al exterior y quieren aprender o perfeccionar un idioma, generalmente el inglés. Los viajes de estudio no son una novedad. Pero, como se sabe, los millennials no se andan con chiquitas y, entre otros cambios culturales de su generación, parecen pasar de destinos tradicionales como Londres, Nueva York o Boston en favor de alternativas como Malta, Honolulu o Ciudad del Cabo.

La tendencia es incipiente pero sostenida y parece haber llegado para quedarse. Una de las opciones en ascenso es Malta, una isla en el medio del mar Mediterráneo con una costa idílica, 400.000 habitantes y una capital que es patrimonio de la humanidad de la Unesco.

Con ruinas más antiguas que las pirámides de Egipto y el pasado colonial británico presente en las cabinas telefónicas rojas, en los típicos pubs y en que el inglés es idioma oficial, Malta es uno de los destinos más económicos por lo que, desde hace unos años, se convirtió en referencia internacional de los jóvenes que quieren vacacionar y estudiar inglés al mismo tiempo.

Malta, una sorpresa entre la oferta de cursos de inglés para viajeros
Malta, una sorpresa entre la oferta de cursos de inglés para viajeros. Foto: Shutterstock

Por ejemplo, Melanie Goschain, de 20 años, que cursa administración de empresas en la Universidad Di Tella y también es fotógrafa, viajó por un mes a la ciudad de San Julián con su hermana Luciana, dos años menor. Cuenta que lo eligieron porque querían estudiar en un lugar "original, divertido, atípico para nuestra vida cotidiana y para los lugares que ya conocíamos". La experiencia le resultó "superrecomendable. Me abrió la cabeza y el corazón. Me hice amigos de distintas partes del mundo y amplié mis conocimientos generales de cultura, más allá del objetivo original, que era perfeccionar mi inglés", explica Melanie.

Con playas paradisíacas, cosmopolita y con bastante vida nocturna, Malta también ofrece un rico patrimonio cultural para disfrutar. En ese sentido, Melanie cuenta: "Estuvimos allá para el carnaval, en febrero. Todos se disfrazan y cantan y bailan por las calles, es muy impresionante". Comenta que además de aprender un idioma, el viaje es una oportunidad para conocerse más a uno mismo. "La experiencia de estar solo en otro país, en el que se habla otro idioma, te hace crecer mucho", confirma.

Casa de familia

Education First (EF) es una empresa de origen sueco, con sede en 116 países, que organiza viajes de estudio e intercambios culturales desde hace más de 50 años. Ofrece la posibilidad de aprender siete idiomas (inglés, francés, italiano, alemán, chino, japonés y español). Para el más popular, inglés, cuentan con sus propios materiales de estudio avalados por la Universidad de Cambridge. Florencia Codevilla, coordinadora en la Argentina de los Programas de Universitarios y Adultos, explica que los cursos ofrecen al alumno seguro médico y de viaje, alojamiento (en casa de familia) y media pensión. Pueden extenderse desde quince días hasta un año, con clases de cuatro horas y media de lunes a viernes. La agencia cuenta con una oficina en cada destino para organizar actividades entre los compañeros de cursada en 44 escuelas alrededor del mundo.

Además, cuentan con el Programa Ambassadors para aquellos que ya viajaron con EF alguna vez y que, participando de sus actividades, juntan puntos que luego pueden canjear por nuevos viajes. Tal es el caso de Juana Yabron, de 22 años, vecina de Palermo y oriunda de Pergamino. Estudiante de Derecho en la UBA y traductorado público de inglés, ya había hecho un curso con EF en Cambridge y como quería prepararse para otro examen pensó en repetir la experiencia, pero en un destino atípico. Entonces, voló a Ciudad del Cabo, Sudáfrica, con su hermana Mora, recién egresada del colegio y dispuesta a vivir su primer viaje de estudios en un lugar que le presentara desafíos.

Monos y jirafas

Juana es categórica: "Siempre se lo recomiendo a cada persona que me pregunta. Hay actividades para todos los gustos y las edades: safaris, caminatas, ferias, playa y deportes náuticos". Y hace hincapié en el toque distintivo que tiene el destino: "La geografía es especial. Tiene lugares y paisajes increíbles: costas, bahías, montañas, rutas panorámicas. La diversidad cultural que existe hace que sea mucho más interesante. ¡Ves desde monos hasta jirafas por la calle! Además, hay aves de todos los colores y es muy divertido tanto por su naturaleza como por su oferta cultural y nocturna".

Sudáfrica: un paseo por el lado salvaje
Sudáfrica: un paseo por el lado salvaje.

Welcome Abroad es otra empresa de viajes de estudio y trabajo en el exterior con más de 30 años en el país. Marcelo Pironelli, uno de sus directores, cuenta que más allá de los destinos tradicionales para aprender inglés en ciudades del Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda también proponen otros alternativos como Malta, Ciudad del Cabo y algunos cursos de perfeccionamiento en Hobart (capital de Tasmania) a los que suman Kanazawa para aprender japonés y San Petersburgo para ruso.

Sobre la experiencia en SACE, una escuela de inglés "ecológica" en la isla de Tasmania, Pironelli detalla que está rodeada de bosques y playas, a sólo diez minutos de caminata del centro de la ciudad. Por su singular geografía y ubicación ofrece grupos de estudio pequeños con una mezcla equilibrada de nacionalidades, ideal para todos aquellos millennials que quieran foguearse culturalmente y que busquen una vivencia singular, en medio de la naturaleza.

En el Pacífico

Un caso similar en exotismo es el de Honolulu, la capital de Hawai, situada en el medio del océano Pacífico. Ámina Nur Abbas, de 24 años, vive en Capital Federal y estudia Medicina en la UBA y eligió Honolulu. Con un anterior viaje de estudios a Oxford, decidió reincidir y se animó a Honolulu. "Fue genial. Es un destino que combina aventura, playa y tranquilidad -define-. Hay muchas cosas para hacer: caminatas en las montañas, tours en helicóptero y nado con delfines y tortugas marinas en su ámbito natural. Conjuga muy bien estudio y vacaciones por lo paradisíaco del paisaje, el clima cálido y la buena onda de los lugareños. Además, allá había muchos estudiantes de otras nacionalidades, como suizos y alemanes, y el intercambio con ellos también fue muy enriquecedor".

Hawai, a la altura de las expectativas de los estudiantes
Hawai, a la altura de las expectativas de los estudiantes.

Otro de los destinos codiciados por los millennials de espíritu aventurero es Cairns, en Australia. Con la Gran Barrera de Coral, montañas, bosques tropicales, playas de arena blanca y lagunas sobre el océano, en esta ciudad cosmopolita y multicultural siempre es verano. Punto destacado para buceadores y amantes de los deportes acuáticos, desde Welcome Abroad ofrecen la oportunidad de estudiar inglés en dos escuelas de moderna infraestructura que comparten campus: la de Eurocentres y el Cairns Business College. En lugares así, más que viajes de estudio se trata de pequeñas temporada en el paraíso.

Argumentos en dólares

Millennials o no, el bolsillo siempre pesa a la hora de tomar decisiones. Y lo cierto es que estos destinos alternativos son más baratos que los tradicionales. Así, mientras el curso intensivo de cuatro semanas de EF (que incluye materiales de estudio, matrícula de inscripción, seguro médico, alojamiento en casa de familia y media pensión) cuesta en Londres alrededor de US$ 3700, en Ciudad del Cabo ronda los US$ 2880 y en Malta los US$ 3000. Un motivo más para animarse a elegirlos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas