Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La fórmula de Diego Cocca para tener siempre lo mejor de Gustavo Bou

Juntos fueron campeones con Racing en 2014 y ahora vuelven a potenciarse; el delantero tiene una eficacia que asombra

Viernes 21 de abril de 2017
Bou, con Cocca, hizo 34 goles en 67 partidos
Bou, con Cocca, hizo 34 goles en 67 partidos.
0

El 10 de diciembre pasado, en la 13ª fecha del actual torneo, Racing cerraba el año como local ante Olimpo. A falta de veinte minutos, caía por 1 a 0 y tenía un penal. Lisandro López era el encargado de patearlo, pero se lo cedió a la Pantera, que falló ante Nereo Champagne. Esa escena fue la confirmación de lo que en esas semanas era un secreto a voces en el Cilindro: Bou no seguiría en el club, según contaban desde su entorno, cansado de algunos cortocircuitos con la dirigencia. En la despedida del 2016, parecía imposible imaginar este presente feliz que atraviesa Gustavo Bou.

Después de esa errática noche ante Olimpo llegó la renuncia de Ricardo Zielinski. Y el anuncio de que volvía Diego Cocca. El regreso del entrenador que lo había hecho brillar cambió el mapa del futuro de Bou. Incluso antes de reencontrarse con el plantel, en un móvil televisivo desde La Floridita, un bar de amigos en Vicente López que es como su oficina, Cocca lanzó un mensaje: "Va a ser un desafió recuperarlo". Siete fechas después, ya se puede decir que es un logro: Bou lleva cinco tantos en 7 partidos y fue fundamental con cuatro asistencias para dos goles de Lautaro Martínez, uno de Brian Mansilla y otro de Marcos Acuña.


44 goles en 96 partidos suma Bou en Racing, con una media de 0,45. Diego Milito marcó 59 en 220 (0,26) y Lisandro López lleva 42 en 108 (0,38).
Compartilo

El entrerriano llegó a Avellaneda junto con el entrenador, a mediados de 2014. La polémica por su arribo fue grande: el goleador, que llegaba de un paso discreto por Gimnasia, y el DT tenían el mismo representante (Christian Bragarnik) que otros cinco refuerzos (Nicolás Sánchez, Grimi, Acuña, Nelson Acevedo y Facundo Castillón). "Busco buenos jugadores, no me importa el representante que tengan", se defendió Cocca. Todos esos reproches, que incluso fueron bandera, se transformaron en agradecimientos a fuerza de gritos. Bou fue el artillero del campeón 2014, el goleador de la Libertadores 2015 y el héroe en algunos partidos clave, como triunfos ante Boca e Independiente como visitante.

Todo, claro, con el entrenador que más lo potencia. "Él sabe lo que significa para mí y yo sé lo que significo para él. Siempre que lo pueda dejar adentro de una cancha lo voy a dejar, a menos que me pida el cambio. Si lo veo para salir, si lo veo fastidioso, igual la confianza es mutua: no lo saco", es la explicación que le da al DT a esa química que existe con el 7 bravo. La fórmula Cocca-Bou es garantía para Racing. Lo muestran los números que aporta @ElMetodoRacing: con el actual técnico, lleva 34 goles en 67 partidos (0,51); con Sava hizo 6 en 16 (0,37); y con Zielinski, 4 en 13 (0,30).


0,51 es su promedio de gol por partido bajo la conducción de Diego Cocca. En tiempos de Sava tuvo 0,37, y con Zielinski registró 0,3.
Compartilo

Cuando Bou brillaba en 2014 y 2015, muchos explicaban sus goles por los movimientos mecánicos que generaban con Diego Milito. Una vez que Milito se retiró, otros apuntaban que la jerarquía de Lisandro López era la que potenciaba a Bou. En este arranque de 2017, con Licha lesionado, el entrerriano demuestra que vale por su propia calidad. Y que incluso puede ayudar a una joven promesa como Lautaro Martínez. "No comparo al Bou de antes con el de ahora. Lo que sí puedo decir es que hay una evolución", indica Cocca. El 7 admite que se siente más maduro. El festejo de su primer gol ante Tigre es una muestra de eso: repitió la celebración de "el cangrejo" con Martínez y después fue abrazar a López, que (lesionado) miró todo el partido desde la entrada del túnel que lleva al vestuario local, mientras espera volver, algo que aún el cuerpo técnico no decidió si sucederá mañana ante Atlético Tucumán o frente a Temperley.

Más números que pueden servir para comprender cuál es el lugar del goleador en Racing. Milito, en 220 partidos, marcó 59 goles. Lisandro lleva 42 gritos en 108 presentaciones. La Pantera tiene 44 tantos en 96 partidos. En ese trinomio de ídolos, Bou no desentona.

No sólo el cierre del 2016 no había sido el ideal para el delantero. En el arranque, no viajó a la pretemporada en Mar del Plata porque su contrato seguía siendo uno de los más bajos del plantel. Luego se frustró una venta millonaria a China. Él mismo admitió que su cabeza no estaba bien y se notaba: las molestias musculares y un dolor en la zona del quinto metatarsiano no le permitían entrenarse con normalidad. Esa falta de potencia, clave en su juego, se veía en los partidos. A lo largo del año, llegó a estar catorce partidos sin marcar en el Cilindro. Hasta que volvió Cocca, para recrear esa química que genera en él la fórmula perfecta para llegar al gol.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas