Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las licencias por nacimiento

Viernes 21 de abril de 2017
0

Diputados nacionales del Frente para la Victoria, encabezados por Eduardo "Wado" de Pedro, han presentado un proyecto para la denominada ley de protección a la primera infancia, que propicia la modificación de la ley de contrato de trabajo, para aumentar la licencia por maternidad, que actualmente es de 90 días: 45 antes del parto, que pueden ser no menos de 30, y 45 después del parto, a los que se adicionan 15, en caso de optar por los 30 días previos, en lugar de 45. La propuesta extiende la licencia a 180 días, 60 antes del parto y 120 días después de éste. La iniciativa también contempla que el "otro progenitor" goce de una licencia de 30 días. Actualmente, el padre tiene sólo dos días de licencia.

Se aduce que la expresión "otro progenitor" tiende a proteger las uniones de un solo sexo, pero no se entiende muy bien, en el caso de las parejas de varones, cuál será ese "otro" progenitor, ni cuál de los integrantes de la pareja contará con 180 días de maternidad, ni cuál con los 30 días propuestos. En esto el proyecto es confuso.

Más razonable, sin perjuicio del plazo de 180 días, de por sí largo, es el supuesto de la licencia por adopción, donde se propone que los adoptantes distribuyan entre ellos el plazo de licencia para ausentarse del trabajo. En rigor, en el juicio de adopción, la declaración de adoptabilidad y la guarda con fines de adopción, con un plazo máximo de seis meses, más la espera en el registro de adoptantes, son plazos suficientes para que éstos se preparen para el advenimiento del hijo adoptivo. Ello sin perjuicio de que la adopción no necesariamente sea de lactantes.

El proyecto de los legisladores kirchneristas también prevé una licencia de 30 días para las trabajadoras que se sometan a un procedimiento de fertilización asistida y de 20 días para quienes sufran una interrupción no voluntaria del embarazo. En la actualidad, en caso de nacimiento pretérmino, se acumula al descanso posterior todo el lapso de la licencia de la que no se hubiere gozado antes del parto, hasta completar los 90 días.

En el régimen actual, durante el período de lactancia, no superior a un año, la madre tiene derecho a dos pausas diarias, de treinta minutos cada una, para amamantar a su hijo.

En los fundamentos del proyecto se plantea que en otros países las licencias por maternidad son más prolongadas. Suecia, por ejemplo, permite un período de licencia de hasta 480 días, que puede ser repartido entre la madre y el padre. En el Reino Unido es de 52 semanas, en tanto que en Chile es de seis meses, que se suman al período prenatal de seis semanas, y en Brasil es de cuatro meses, aunque se puede extender a seis en el sector público.

Los plazos de las licencias pueden ser más largos o más cortos según se dé una multiplicidad de factores propios de cada realidad social. Lo cierto es que tanto la prohibición del despido por embarazo como las indemnizaciones agravadas en tales casos y toda medida antidiscriminatoria hacia la mujer contenida en la legislación general han tenido por objeto protegerla en orden a asegurarle el acceso al empleo en igualdad con el varón y la estabilidad en su trabajo.

En ciertos exámenes prelaborales se suele preguntar por la situación afectiva de la futura empleada ante el temor del empleador a un embarazo y el juego de las consiguientes licencias.

De allí pues que, tomados todos los recaudos que las autoridades sanitarias aconsejen para la preservación de la salud de madres e hijos, se deberá ser cautelosos al aumentar los períodos de licencia, especialmente en tiempos de alta desocupación y mientras no vaya aumentando el empleo. De lo contrario, se podría terminar perjudicando a potenciales empleadas que cada vez podrían verse más excluidas de la posibilidad de acceder a un puesto de trabajo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas