Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Indiferencia externa a las complicaciones en la cosecha

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 22 de abril de 2017
0

Parece increíble que nuevamente una gran parte de la zona productiva de nuestro país esté atravesando -o mejor dicho reeditando- los mismos acontecimientos de hace exactamente un año. En tal sentido, el partido de General Villegas quizá sea el epicentro de todas las miradas, pero la realidad indica que hay muchas localidades anegadas por los excesos pluviométricos acaecidos en las últimas semanas.

Cierto es que la situación no resulta tan grave, pero no deja de ser complicada. Más allá de las cuestiones vinculadas al rendimiento y, por ende, a la producción, está la cuestión logística. Buena parte de las subas verificadas en las cotizaciones internacionales a igual fecha del año anterior estuvo relacionada con la imposibilidad de trasladar la mercadería en tiempo y forma hacia el circuito comercial. Y esta situación genera también mucha preocupación entre los compradores en la presente temporada.

La pregunta sería: ¿por qué Chicago parece indiferente a estas cuestiones? Simplemente porque entienden que no son tan graves. Además, la atención está centrada en otra variable no menos importante. América del Sur (y esto es a criterio de todos) está "levantando" la mayor cosecha de la historia, tanto en soja como en maíz.

En el mercado de Chicago entienden que las complicaciones para la cosecha no son tan graves
En el mercado de Chicago entienden que las complicaciones para la cosecha no son tan graves.

En el caso de la oleaginosa supera los 182 millones de toneladas, ubicándose 10 millones por encima del récord anterior, de la campaña 2014/2015. Claramente la Argentina no hace la diferencia, sino que es nuestro vecino el que impulsa la región. Por el lado del forrajero, los algo más de 142 millones estimados para América del Sur mejoran la mejor marca registrada en 14 millones.

La diferencia fundamental entre estos dos productos radica en lo que Estados Unidos haga en materia de siembras. Mientras que el área destinada al maíz baja a los mínimos estimados por los operadores, la implantación de la oleaginosa se ubicaría bien por encima de los pronósticos.

Con estos factores arriba de la mesa, pareciera que a la soja le cuesta mucho desviar la mirada. El devenir de la demanda y del clima en los Estados Unidos se esgrimirán como factores clave a la hora de definir una tendencia de precios.

El autor es socio de Nóvitas SA

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas