Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juan Martín del Potro, más relajado y con la Davis como un lindo recuerdo

El tandilense puso en duda su presencia en el repechaje de la Copa Davis, está cómodo sin coach y Tokio 2020 está en su radar

SEGUIR
LA NACION
Viernes 21 de abril de 2017
Del Potro jugó cuatro torneos en el año
Del Potro jugó cuatro torneos en el año.
0

Juan Martín del Potro logró volver a jugar al tenis luego de tocar fondo. Ése fue su primer gran examen superado el año pasado. De a poco fue sintiéndose mejor, recobrando cosquilleos extraviados en la angustiante inactividad. Recuperó el foco y la muñeca izquierda, operada tres veces en apenas quince meses, le permitió competir con regularidad. Ganó partidos y todos en el circuito empezaron a mirarlo de nuevo con admiración. Maravilló en los Juegos Olímpicos de Río, donde obtuvo la medalla plateada. Volvió a ganar un título de ATP (Estocolmo) después de 1017 días. Y cerró una temporada milagrosa siendo la bandera del primer equipo argentino que ganó la Copa Davis.

Su regreso fue cinematográfico e, inclusive, mucho más brillante que lo que pudo sospechar en su sueño más placentero. Cómo mantener encendido el fuego interno es el mayor reto de un deportista que dentro de cinco meses cumplirá 29 años y que, luego de conocer las peores profundidades de la psicología, se liberó y sólo quiere disfrutar el tiempo que le quede en el tour. En ese contexto, no llama la atención que el tandilense ponga en duda su presencia en el repechaje por la Davis en Kazakhstán (15 al 17 de septiembre próximo. Pero claro que, teniendo en cuenta el estrecho vínculo entre él y Daniel Orsanic (de hecho, éste lo acompañó en los torneos de este año en Estados Unidos), cuesta creer que Del Potro no intentará ayudar al capitán a esquivar el descenso.

"Hoy me siento realizado con todo lo que he hecho con la Copa Davis", contó el número 34 del mundo. "A lo largo de mi carrera me han tocado cosas lindas y feas en la Davis, pero finalmente en 2016 trajimos la copa, que para mí siempre era un objetivo trunco, que no conseguía. Ahora me pongo otros desafíos, como los torneos en polvo de ladrillo, subir en el ranking. Y cuando pienso en Copa Davis, sinceramente, recuerdo que la ganamos hace unos meses y no pienso en cuándo jugaría. Somos los campeones y hoy en día no pienso en otra cosa que lo vivido en la final de Zagreb", apuntó Del Potro, que reaparecerá en el circuito en Estoril (certamen que ganó en 2011 y 2012 y que comenzará el 1º de mayo) y luego actuará en los Masters 1000 de Madrid y Roma, y en Roland Garros.

El choque con Kazakhstán resulta incómodo para los tenistas argentinos. "En el sorteo había muchas opciones de rivales. Creo que podría haber tocado más fácil y también más difícil. Después del año pasado, ahora me siento más relajado, más realizado en el tenis. Me vienen recuerdos de lo que fue Zagreb, me cruzo con gente que revive la final y prefiero pensar en eso y no en lo que venga", añadió, en un hotel porteño, durante el anuncio de la presentación de un nuevo auspiciante.

Del Potro no participó en la gira por Oceanía ya que la competencia por la Davis y el festejo por el título modificaron los tiempos. Hasta ahora actuó en cuatro torneos y jugó apenas diez partidos (seis triunfos, cuatro derrotas). La pronta despedida de Miami (en su segundo encuentro, contra Roger Federer, el mejor del año) hizo que estuviera en Buenos Aires antes que lo pensado. Todavía sin un cuerpo técnico conformado (el único estable es el kinesiólogo Diego Rodríguez), durante estas semanas hizo ejercicios físicos pautados por Daniel Cinti, el preparador físico de la reserva de Boca que ya lo ayudó varias veces desde el segundo semestre de 2015, cuando el tenista rompió su largo vínculo con Martiniano Orazi.

¿Sumará un entrenador o seguirá sin tener uno? Según Del Potro, le gustaría contar en determinados certámenes con ex figuras. "Orsanic me acompañó porque tenía un tiempo acomodable para viajar, pero no es mi entrenador, no estoy buscándolo para las próximas giras. Tenemos una gran relación y hemos hecho un trabajo perfecto juntos. Como experiencia puede ser lindo pensar en [Pete] Sampras o Guga [Kuerten]. Hablé con varios y hay ilusión por parte de las dos personas, pero de ahí a concretarlo, por los compromisos que tienen, es difícil. No es algo que me preocupe realmente", dijo Del Potro.

¿Se plantea seguir jugando hasta alguna edad puntual? "En Miami charlé con Ferrer, que es un tipo grande (35 años) y ahora no está en el ranking (33º) al que se acostumbró. Cada vez físicamente le cuesta más y hablábamos un poco de estas cosas. No es lo mismo tomar una decisión cuando estás arriba, que cuando el tenis te va corriendo lentamente. Yo creo que después de todas mis lesiones y de todo lo que me costó volver al tenis, estoy con la barrita llena de ganas de jugar. Mucha gente me dice que en Londres 2012 conseguí la medalla de bronce, en Río la de plata y que vaya a Tokio por el oro. En mi cabeza tengo presente llegar en una condición física aceptable a Tokio 2020", expresó Del Potro, que sigue teniendo sueños, pero luego de semejantes batallas ganadas el año pasado, está cómodo y será difícil verlo hacer movimientos bruscos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas