Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un hombre abusó sexualmente de su pareja y de su hija durante once años

La mujer ya había denunciado las agresiones en 2006; desde entonces fue esclavizada en una vivienda en Cañuelas

Viernes 21 de abril de 2017
El hombre acusado de abusador fue arrestado en Florencio Varela
El hombre acusado de abusador fue arrestado en Florencio Varela. Foto: Policía de Buenos Aires

La mujer había hecho una denuncia por violencia de género contra su pareja en 2006. Por entonces la familia vivía en Ezeiza, pero lejos de recibir asistencia ante las agresiones la víctima fue obligada por su atacante a mudarse a Cañuelas, donde la situación empeoró. Amenazas de muerte hacia ella y abusos sobre su hija, una chica de 25 años con discapacidad e imposibilidad de movilidad autónoma. Así lo expuso la mujer nuevamente ante la Justicia luego de que uno de sus hijos, que no vivía con ella, rompió la puerta de la casa para rescatarla. El hombre señalado como agresor fue arrestado.

Fuentes policiales informaron que el atacante, identificado como Miguel Ubaldo Reynoso, de 55 años, fue detenido anteanoche en la casa de otra hija en el partido bonaerense de Florencio Varela, donde se había ocultado desde que, el 15 de marzo pasado, comenzó a ser buscado por los abusos.

Reynoso está acusado, según consignó la agencia DyN, de reducir a la esclavitud a su familia durante casi una década en una casa del barrio Santa Rosa, de Cañuelas, donde al parecer abusó sexualmente de su pareja y de su hija, que está embarazada de ocho meses. Además se lo señaló como autor de otras vejaciones sobre sus nietos de tres y cinco años.

Los investigadores trataban ayer de establecer si Reynoso es padre tanto del hijo que lleva en su vientre la chica discapacitada como de aquellos dos niños. Esa situación se analiza ahora a partir de la declaración de la mujer afectada por las reiteradas agresiones sexuales.

Según el portal de noticias InfoCañuelas, Reynoso mantenía cautiva a su familia bajo amenaza de muerte y en condiciones infrahumanas. Tanto es así que las mujeres, por ejemplo, tenían sólo "una lata para hacer sus necesidades".

Las víctimas pudieron escapar, según los informes, después de que otro hijo de la pareja visitó en forma inesperada la vivienda de Solís al 500, donde debió derribar la puerta para ingresar.

La pareja de Reynoso, identificada como Marcela Alejandra del Este, de 47 años, radicó entonces la denuncia en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Cañuelas.

Agresiones reiteradas

Según surge de esa presentación, el hombre la había obligado a mudarse de Ezeiza a Cañuelas luego de que ella lo denunció por abusar sexualmente de su hija con discapacidad, quien, agregó, fue madre de un niño y de una niña fruto de las violaciones.

Esa causa por abuso sexual aún se encontraría en trámite en la Fiscalía N° 7 y el Juzgado de Garantías N° 2 del Departamento Judicial de Esteban Echeverría-Ezeiza.

"El hombre era transportista y cuando salía a trabajar dejaba a las mujeres y a los niños encerrados y amenazados de muerte", dijo a la agencia de noticias Télam el jefe de la Policía Comunal de Cañuelas, comisario Adrián Pawlowski. Y agregó: "Se presume que los otros dos hijos que tiene la joven podrían ser de Reynoso, pero eso no lo tenemos confirmado por ningún peritaje ni estudio".

En los últimos meses Reynoso había conseguido trabajo en una remisería de Florencio Varela. Tras ser liberadas sus víctimas, la chica con capacidades especiales fue llevada al hospital Marzetti, de Cañuelas, donde los médicos constataron el avanzado embarazo.

Al ser asistida, la joven dijo que el embarazo era producto de una nueva violación a la que había sido sometida por su padre. El resto de los integrantes de la familia son asistidos por un gabinete de psicólogos, psiquiatras y especialistas en traumas complejos.

Reynoso está acusado de los delitos de privación ilegítima de la libertad agravada por la condición de conviviente de menores de 18 años y por resultar una de las víctimas una persona discapacitada, coacción y lesiones leves agravadas, en una causa que quedó a cargo de la fiscal Norma Pippo.

Te puede interesar