Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El moyanismo amenaza con abandonar la CGT

A ocho meses de la reunificación, la central sindical quedó al borde la ruptura; ningún sector oculta las tensiones y Pablo y Facundo Moyano podrían renunciar

SEGUIR
LA NACION
Viernes 21 de abril de 2017 • 12:32
Los Moyano, junto a Juan Pablo Brey
Los Moyano, junto a Juan Pablo Brey. Foto: Instagram
0

Después de la tensa reunión de consejo directivo de ayer, en la que Héctor Daer y Facundo Moyano protagonizaron un fuerte cruce de acusaciones, el bloque moyanista evalúa su salida de la CGT.

Si bien Juan Carlos Schmid, el representante de los gremios que comulgan con Hugo Moyano en el triunvirato de mando, desmintió ante LA NACION una ruptura, otros dirigentes de peso del sector reconocieron que "es el momento más tenso" y que "puede pasar cualquier cosa".

Tras el abrupto desenlace de la reunión de ayer, el moyanismo mantuvo un encuentro íntimo en el despacho de Pablo Moyano, secretario gremial de la CGT. Asistieron Pablo, Facundo y Hugo (h.) Moyano, todos hijos del jefe camionero, Juan Pablo Brey y Schmid. "Vamos a la mierda, ¿para qué nos vamos a quedar?", agitó Pablo Moyano. Todavía hervían los ánimos por el duro intercambio con Daer. Brey y Schmid plantearon bajar las tensiones y "dar pelea" desde adentro.

En medio de estas tensiones, la CGT encabezará un acto el 1° de mayo en Obras Sanitarias. El martes próximo habrá una reunión para definir los detalles de la organización. "Si no nos arreglamos, el acto del Día del Trabajador puede ser cualquier cosa", temió un dirigente con aires de conciliación. En la vereda de enfrente del moyanismo están "los Gordos" (grandes gremios de servicios), a quienes representa Daer; los denominados "independientes" (estatales de UPCN y Aysa y la Uocra), y el barrionuevismo, que encarna Carlos Acuña, el otro integrante del triunvirato de mando.

Además de la posible retirada del moyanismo, cuyo poder dentro del consejo directivo es de 15 cargos jerárquicos sobre un total de 35, podría sumarse la renuncia de algunos dirigentes del transporte. El ferroviario Omar Maturano se retiró ayer muy enojado y cuestionó la falta de adhesión de algunos gremios al paro del 6 de abril pasado. Apuntó a Armando Cavalieri (Comercio) y a Luis Barrionuevo (Gastronómicos). Y Mario Calegari, de los colectiveros de la UTA, admitió "disensos" al ser consultado sobre la interna en radio La Red.

"Los gremios del transporte no nos vamos a ir de la CGT", intentó concilar Maturano al ser consultado por LA NACION.

No es la primera vez que Pablo Moyano amenaza con irse de la CGT. Ya se había molestado el año pasado cuando el triunvirato de mando había acordado con el Gobierno el pago de un bono y la excención de Ganancias del medio aguinaldo. Ayer, Pablo Moyano puso sobre la mesa otra disputa que está latente: su pulseada con el metalúrgico Francisco Gutiérrez por la normalización de las seccionales cegetistas del interior. La puja entre Moyano y Gutiérrez es de vieja data: los camioneros se opusieron cuando el dirigente de la UOM intentó municipalizar el servicio de recolección de residuos del municipio de Quilmes.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas