Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bolívar supo perseverar para volver a ser campeón

Cuatro finales perdidas ante UPCN no frenaron su espíritu; gran festejo en la ciudad y un mimo para Tinelli

SEGUIR
LA NACION
Sábado 22 de abril de 2017
Un selfie del equipo y Tinelli en el festejo con la gente de la ciudad
Un selfie del equipo y Tinelli en el festejo con la gente de la ciudad. Foto: @BolivarVoley
0

La primera asociación es inevitable tras la consagración de Bolívar en la Liga Argentina de Clubes de voleibol: Marcelo Tinelli, su mentor e hincha más famoso, pudo darse una gran alegría con la final ganada por el equipo sobre UPCN San Juan luego de una semana en la que el animador adujo problemas de salud al cancelar su viaje a España para encontrarse con Lionel Messi y renunció a todos sus vínculos con el fútbol. Pero detrás de la séptima coronación en el certamen local sobresale, especialmente, el triunfo de la perseverancia de un conjunto que no se rindió cuando la consagración le daba vuelta la cara. Su clásico rival le había ganado las cuatro finales anteriores en la que coincidieron en esta década.

Anteanoche, después de siete años, Bolívar volvió a festejar el título y lo hizo en su casa, el estadio República de Venezuela, y con un desenlace al que le quitó suspenso aunque fuera el quinto y definitivo juego: el último choque lo resolvió por 3-0, con parciales de 25-23, 25-23 y 25-19. El festejo se extendió hasta la tarde de ayer, con una choriceada en el Centro Cívico de la ciudad y los campeones rodeados de su gente, que invadió las calles desde el mediodía bonaerense y les hizo sentir el amor por el club a los jugadores y el cuerpo técnico encabezado por Javier Weber. Ellos levantaron la copa en el escenario montado especialmente para la ocasión y no pararon de emocionarse.

A 15 años de su fundación, Bolívar reflotó con su mística, su juego y sus sueños. Para los experimentados Demián González, Leonardo Patti y el búlgaro Todor Aleksiev hubo un condimento especial: ellos fueron verdugos jugando para UPCN y ahora estuvieron del otro lado de la cancha, con la camiseta celeste. Por estos tiempos, casi como levantar la copa con Boca y con River en el fútbol. Toda una particularidad.

González, armador del equipo e integrante del plantel de la selección argentina, fue uno de los últimos refuerzos, en "una gran apuesta", como lo describió a Télam el jugador de 34 años, pieza clave junto con el goleador Thomas Edgar, el primer australiano en llegar a la Liga. En diciembre pasado, Demián dejó el Halkbank, de Turquía, y optó por Bolívar antes que UPCN, con el que había ganado sus previos cinco títulos locales en forma consecutiva.

"Había mucha presión en estas finales. Cuando jugué en UPCN también di lo mejor de mí y ahora que me tocó estar de este lado pasó lo mismo. Yo siempre dejo todo del lado donde estoy e intento cumplir al máximo en el lugar que me toca. Estoy contento porque hacía mucho que no se le daba a Bolívar y lo estamos disfrutando con la familia y los amigos ", agregó González.

Edgar, de 2,12m, capitán y referente de su seleccionado, fue el máximo anotador del último juego, con 20 tantos. El gigante de 27 años ha sido otro pleno ganador en el armado del plantel. Considerado MVP de las finales, el opuesto recordó enseguida que en septiembre pasado, al llegar al país, "venía con la ilusión de hacer una gran temporada".

Aquel entusiasmo, la búsqueda de fortalecerse cada día como grupo terminó con el mejor resultado. Un "mimo al alma", como describió Tinelli, pero para todos en Bolívar.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas