Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Habló Pablo García Aliverti, tras recibir la condena

En una entrevista con LA NACION, el hijo del locutor y periodista Eduardo Aliverti se refirió al proceso judicial que vivió luego de la muerte de Reinaldo Rodas

Viernes 21 de abril de 2017 • 22:22
SEGUIR
LA NACION
García Aliverti fue condenado a cuatro años de prisión por homicidio culposo
García Aliverti fue condenado a cuatro años de prisión por homicidio culposo. Foto: Télam / Amarelle Gustavo

Ayer se conoció la sentencia para Pablo García Aliverti, hijo del locutor y periodista Eduardo Aliverti. El Tribunal Oral Número 6, determinó una condena de cuatro años de cárcel por atropellar a Reinaldo Rodas, mientras circulaba por la Panamericana en la madrugada del 16 de febrero de 2013.

En una conversación telefónica con LA NACION, ya en su casa, García Aliverti se mostró dispuesto a conversar tras una tarde clave en su vida. Se refirió a la condena por "homicidio culposo" recibida y empezó diciendo: "La Justicia es un valor. A mí me condenó el Poder Judicial, que está conformado por jueces que son personas que forman parte de una sociedad que le exige cosas que no tiene que ver estrictamente con el derecho". Y se explayó: "El Poder Judicial está conformado por personas, que son influenciables, y forman parte de una sociedad. Los jueces no son ajenos a esta mediatización".

En cuanto al proceso, García dijo que "siempre" se puso a disposición de la Justicia y que cumplió con todos los pasos del procedimiento judicial. En ese sentido, se siente tranquilo.

Luego de conocerse la condena, el hijo de Rodas habló con los medios y arremetió contra él: "Nunca pidió perdón", dijo ante las cámaras de TV. El ahora condenado respondió a este reclamo y contó que intentó contactarse en más de una ocasión con este hombre, pero no hubo respuesta del otro lado. "Siempre tuve la actitud e intenté acercarme pero no quisieron", contó a LA NACION.

Esa resistencia, dijo, no se manifestó en Catalina Ramírez, viuda del vigilador. Según García, con ella tiene una relación "cordial". Hablaron varias veces y según él hay un vínculo entre ellos. "Con ella tengo un trato cotidiano, hablamos una vez cada dos semanas. He ido una vez a Pilar a verla y tomamos algo juntos. Es una señora muy católica y entiende la situación un poco más por el lado del amor y de seguir adelante", relató.

Y agregó que con ella pudo establecer una cercanía que ayuda y que va paralela a la cuestión judicial. "Ella tiene sus necesidades en cuanto al pedido de Justicia, pero también hay una parte humana a la que algunas personas están abiertas y otras no".

- ¿Sirve que pidas perdón?

- De qué sirve el perdón cuando se perdió una vida. Es una formalidad que no va al fondo de cómo están las cosas. Y yo con Catalina pude llegar a una conversación más intensa respecto a lo que pasó. Uno dice: 'Perdón' cuando se empuja sin querer con alguien en la calle. Considero que en un caso como este es necesario algo más profundo. Nosotros charlamos, nos conocimos y ella entiende que fue un accidente y yo no soy un asesino, que no salí con una pistola a matar a nadie, sino que fue algo que pasó.

Sobre el final de la conversación, García manifestó: "Yo tengo claro lo que quiere ella, porque perdió una vida. Yo entiendo ese dolor. Me ve a mí como el culpable de esa muerte". Pero agregó que, por otro lado, esas charlas con Catalina les sirvieron a los dos para conocerse como personas. "Ella sabe lo que yo pienso de lo que pasó y yo sé lo que ella piensa".

Te puede interesar