Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A Sampaoli ya lo empiezan a despedir con silbidos

El futuro DT de la selección ahora debe rendir examen a cada paso en Sevilla, que se impuso a Granada

Sábado 22 de abril de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Sampaoli y una situación incómoda en España; “sólo pienso en el presente”, se defiende
Sampaoli y una situación incómoda en España; “sólo pienso en el presente”, se defiende.

La voz del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán cumple su trabajo, como siempre: anuncia los nombres y apellidos de los futbolistas y el entrenador de Sevilla, el dueño de casa, y de su adversario ocasional, Granada, por la 33ª fecha de la Liga de España. Uno por uno, suenan el aliento y los aplausos. Hasta que se desprende el nombre del entrenador, Jorge Sampaoli, hasta ayer nomás, admirado por el estilo y por su clase sanguínea. Los silbidos caen desde las tribunas, insolentes. Hace tiempo, desde que se selló el acuerdo tácito de que será el próximo DT del seleccionado argentino, que es mirado con recelo. Con enojo. Los mismos que antes lo adoraban. “Decisión de la gente, no lo sé... Yo sentía el cariño de la gente de este club. Voy a dejar todo para que esté lo más arriba”, aseguró, minutos después de un modesto triunfo por 2 a 0 sobre Granada, que lo mantiene en el 4° lugar en la Liga española. El límite para la Champions, luego de quedar afuera con el débil Leicester apenas semanas atrás.

El seleccionado sobrevuela su imagen. No puede evitarlo: antes y después de cada encuentro en Sevilla, surge, lógica, la pregunta circunstancial. “Ya lo aclaré. Estoy en este presente del equipo que es muy importante, no voy a desviar la atención de esta mirada. Estoy agradecido que la selección de mi país se fije en mí, es un orgullo como argentino. Tuve la misma posibilidad y la deseché, solo me toca mirar el presente. No tengo otra ilusión que acceder a la Champions”, resume.

Entiende el juego: mientras los hinchas lo reprueban, los medios lo desnudan. Hoy, ahora mismo, hasta lo martirizan por Ganso, la figura, el autor de los goles, que no suele ser utilizado. “Ganso jugó un gran partido. ¿Por qué vino... y por qué no jugó más? Tuvo que ver conmigo”, comentó el DT. Sus explicaciones, en realidad, esconden la realidad: sufre todos los días en Sevilla, mientras espía el calendario. El día que asumirá el desafío de su vida. “En la posición de Ganso están Franco Vázquez, Iborra, jugamos incluso ahí con Correa... hay competencia activa desde el principio. Es mi responsabilidad. Creía que el equipo necesitaba otra cosa”, se defendió. Minutos antes de conocerse una mala noticia: Marcos Rojo habría sufrido una seria lesión en la rodilla derecha. Aunque hoy, ahora mismo, no vea más allá de su propia silla.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas