Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El Siena, de fábrica, ahora en versión GNC

Al volante

Prosiguiendo con su programa, Fiat presentó este nuevo modelo que sale equipado de fábrica con equipo de gas.

Por   | LA NACION

El programa GNC de Fiat sigue evolucionando tras el éxito de la versión con gas del Duna, lanzada en febrero de 1999. Un año después, la marca italiana recurrió a la plataforma del Siena, mucho más moderna y con un motor de mayor cilindrada, para incorporar un sistema GNC directo de fábrica.

Ya es conocido el ahorro que significa la utilización de este combustible y el Siena S no es la excepción: en el ámbito urbano, incluida la circulación por autopistas, con un gasto de 3 pesos se recorren 100 kilómetros. Dicho con otras palabras, la capacidad de los cilindros del Siena (13,5 m3) deparan unos 140 kilómetros de autonomía en ciudad, lo que traducido en dinero son 4,49 pesos (a 0,333 peso por m3 de GNC).

Los automovilistas con vehículos nafteros saben muy bien lo que significa llenar el tanque de sus unidades. En el caso del Siena, con un tanque de 48 litros, la suma ronda los 50 pesos.

También es cierto que el rendimiento del vehículo con GNC no es igual que con nafta, pero no se puede tener todo. Además, la diferencia, para un auto que apunta más a los sectores laborales (taxis y remises) y familiares, no es importante.

A modo de comparación, a los valores expresados en la ficha técnica, tomados con GNC, se le oponen éstos utilizando nafta: 80 CV de potencia máxima; 11,67 segundos en la recuperación 80-120 km/h en cuarta; 14.75 segundos para idéntica prueba en quinta marcha, y una velocidad final 10 kilómetros superior.

En el balance, la merma de rendimiento es apenas notoria utilizando el vehículo en forma normal. Además, el ahorro de combustible lo justifica con creces.

El motor es demasiado ruidoso a alto régimen, punto que tampoco soluciona la insonorización del habitáculo.

Desde el origen

Para soportar mejor el peso del par de cilindros de gas ubicados en el baúl (64 kilogramos), el Siena GNC está provisto de espirales y amortiguadores de mayor rigidez, así como de un rodado más grande (175/65 x 14) que el original. Estos cambios, que tienen como propósito evitar la tendencia a caerse de cola que exhiben los automóviles a los que se adapta el sistema, no modifican para nada el comportamiento dinámico del Siena, que en general es correcto, aunque sin alardes.

A diferencia del Duna GNC, que contaba con un único depósito, la ubicación superpuesta de los 2 cilindros no quita mucho espacio al baúl, que mantiene un volumen útil de 322 litros.

Respecto de la comodidad interior, el Siena cuenta con un buen espacio para los pasajeros, pero el equipamiento es básico si no incluye el paquete de confort compuesto por el equipo de aire acondicionado y los espejos regulables desde el interior en forma manual. Muy pobre es el instrumental: sólo cuenta con velocímetro, odómetro total analógico y medidor de combustible, que sirve para nafta y GNC (según lo que esté conectado).

El precio del Siena S está compuesto por una base de $ 13.900, a la que se suman $ 1400 por el equipo de GNC y, para contar con aire acondicionado y espejos regulables, son necesarios otros 1500 pesos. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYActividad económicaArgentina en defaultElecciones 2015Narcotráfico