Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Detienen a 11 barras de Racing con un revólver, municiones y cuchillos antes del partido contra Atlético Tucumán

Fue en el playón de estacionamiento del Cilindro

Sábado 22 de abril de 2017 • 15:37

El fútbol argentino atraviesa una crisis profunda, en todos los ámbitos. Y el detrás de escena -hinchas, barras, impunidad- crece a pasos agigantados. En apenas una semana, ocurrieron dos episodios que exhiben cómo está el contexto general. Son dos casos diferentes, es cierto; los iguala la violencia, de un modo u otro. El sábado pasado, en Córdoba, Emanuel Balbo, un hincha de Belgrano, fue arrojado desde la tribuna Willington, que compartía con simpatizantes del mismo equipo, durante el clásico entre el equipo celeste y Talleres; murió días después y reabrió un debate profundo, mientras se comenzó una investigación para esclarecer el crimen. Ayer, en otro sábado por la tarde, un grupo de 11 barras bravas de Racing fue detenido dentro del club, con armas, entradas y documentación muy comprometedora. Minutos después, se jugó el partido, en el que Racing superó a Atlético Tucumán por 4 a 3. Y por la noche, hubo 32 integrantes de la barra oficial, la Guardia Imperial, detenidos en la Comisaría 1ª de Avellaneda, por haber querido ingresar en el estadio en una jornada con custodia en todos los ángulos. Una hipótesis es que el "armamento" de los fanáticos se debía a una interna por el poder y supuestos negocios.

Antes del encuentro, la policía de la provincia de Buenos Aires detuvo a 11 integrantes de la barra de Racing, conocida como "La 95", por distintas "irregularidades" en un vehículo que se requisó, en la antesala del encuentro de la fecha 21a del torneo de primera. También fue detenido un empleado de Utedyc, señalado como cómplice, porque estaba encargado de uno de los controles de acceso. La Agencia de Prevención de Violencia en el Deporte (Aprevide) detectó que componentes de la facción oficial "La 95" -una parte de la hinchada de la Academia- habían llegado en un vehículo que se quedó en el estacionamiento del club.

Al procederse a la revisación, la policía provincial secuestró "droga, sevillanas, manoplas, un revólver, municiones, cuchillos y objetos punzantes", según un parte firmado por el departamento de prensa de Aprevide. También se constató que había "documentos (de identidad) que no se correspondían con los detenidos y entradas pertenecientes a otros partidos", se dijo.

En síntesis, fueron secuestrados "un revólver calibre 32 marca Smith and Wendson con 6 cartuchos intactos en su tambor, una manopla metálica, una sevillana automática, una varita desplegable de metal", aseguró el documento.

También se incautó "un vehículo marca VW Fox", dentro del que se secuestró "una bolsa conteniendo 19 cartuchos (calibre 32), una funda y un cuchillo de hoja metálica". Mientras que en los interiores de sendos automóviles Peugeot Partner, 2 Renault Clío y VW Amarok "se incautaron documentaciones varias y una bolsa que contenía cocaína".

En Racing creen en una causa, de algún modo, "armada". Una suerte de pase de factura por los serios incidentes producidos durante la jornada en la que Racing se enfrentó con Lanús, en el Cilindro. Después de los destrozos de los hinchas granates en los baños y en otros sectores, Víctor Blanco, el presidente de la Academia, advirtió que "no estaban dadas las condiciones para la vuelta del público visitante", una medida impulsada por el Aprevide.

"No es habitual que haya gente dentro del estadio cuando las puertas están cerradas", se advirtió desde la policía, con una doble lectura: responsabilizar al club por la irregularidad y dejar al descubierto una política que es habitual en la mayoría de las entidades de nuestro fútbol. En público, Blanco saludó la intervención policial.

Durante el partido, no hubo cánticos de ningún sector -ni a favor ni en contra- y llamó la atención la ausencia de banderas en las tribunas y en las plateas. Se supo que la mayoría de los violentos pudo ver el encuentro, pero distribuidos estratégicamente. De ellos, 32 fueron detenidos por la noche.

El titular del Aprevide, Juan Manuel Lugones, estuvo al frente del operativo. En la causa, caratulada "Tenencia Ilegal de Arma de Uso Civil y Averiguación de Ilícito", interviene la UFI N° 1, a cargo de la Dra. María Alejandra Olmos Coronel, del Departamento Judicial de la localidad de Avellaneda..

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.