Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con la pegada de Acuña y el pizarrón de Cocca, cada córner de Racing es peligro de gol

La mayor virtud de la Academia es el poder de fuego que tiene en ataque; lo volvió a demostrar el sábado, en la victoria por 4-3 ante Atlético Tucumán

Domingo 23 de abril de 2017
0
Miguel Barbieri salta más alto que Neri Leyes y convierte de cabeza el 2-1 parcial de la Academia en el Cilindro
Miguel Barbieri salta más alto que Neri Leyes y convierte de cabeza el 2-1 parcial de la Academia en el Cilindro. Foto: Hernán Zenteno

Si uno saca una foto previa a un córner para Racing , puede ser una buena muestra de la jerarquía que tiene este equipo: los que se preparan para patear son Marcos Acuña y Gustavo Bou, los dos diamantes de Diego Cocca, de las mejores individualidades del fútbol argentino. La mayor virtud de la Academia es el poder de fuego que tiene en ataque y eso no sólo se basa en el nivel de sus delanteros. También aprovecha cada tiro de esquina para llevarse los tres puntos en partidos que vienen complicados, como ocurrió ayer ante Atlético Tucumán : cinco de los 13 goles que marcó como local en este año llegaron por esa vía.

El tiro de esquina es uno de los tantos recursos que tiene Racing para lastimar, además del temible nivel de sus delanteros, Bou y Lautaro Martínez. Cuando el visitante le había sacado la pelota, manejaba los tiempos del partido y sus hinchas se empezaban a impacientar, supo echar mano a otros recursos, como fueron los frentazos de Miguel Barbieri y Marco Torsiglieri, que en el área de enfrente fueron lo decisivos que no están logrando ser en la que defiende Agustín Orion. "Los centrales pudieron hacer goles de pelota parada, que es lo que veníamos trabajando. La idea es no depender sólo de los delanteros. Buscamos esa jugada para que ellos puedan convertir y lo hicieron", contó el DT luego.

Como muchos de los detalles de este equipo, la precisión en los córner no es una novedad para Cocca. En su ciclo anterior también supo aprovechar la pelota parada. Con aquellos jugadores, la marca registrada era cortinar a Luciano Lollo para que entrara sin marca al punto del penal, a cabecear un centro flotado que llegaba con la comba hacia afuera. El movimiento es similar al que hizo ayer Torsiglieri para marcar el cuarto gol del local, después de un preciso centro de Acuña.

La zurda de Acuña resulta imprescindible, aún más importante que la tarea de los cabeceadores. La prueba está en que los goleadores cambian pero el pateador no: Diego González marcó dos de esa manera, Martínez otro y los dos restantes fueron de Torsiglieri y Barbieri. La jugada a la que apuesta Cocca en este modelo 2017 es el centro fuerte al primer palo, con la comba hacia adentro para que un anticipo ofensivo descoloque al arquero. Así llegaron los goles de Barbieri ayer, y los del Pulpo y Lautaro ante Tigre. También, claro, está la cuota de suerte incluso en los asuntos más trabajados como son las pelotas paradas: el gol de cabeza de González ante Godoy Cruz llegó de un córner que pateó apurado Bou, la pelota cayó en el segundo palo y Maximiliano Cuadra la metió en el corazón del área chica para que el ex Lanús la empujara con el arco vacío. La orden del banco de suplentes, según reconoció el propio mediocampista, no era esa sino insistir al primer palo.

La fortuna también apareció ayer. Con Sergio Vittor recuperado de su molestia muscular, Cocca apostó por mantener en la zaga a Barbieri y a Torsiglieri, que no habían mostrado demasiada seguridad ante Sarmiento y Tigre. Ayer la defensa central de la Academia tampoco aportó firmeza, por eso los hinchas sufrieron hasta la última pelota, ante un Atlético que hizo méritos para incomodar a Orion. Pero los dos centrales tuvieron la virtud de ganar en el área tucumana y marcaron dos goles clave. Y le dieron la razón al respaldo del entrenador. Quizá, esa haya sido una de las razones de la continuidad. En esta semana cargada de tres partidos, los titulares sólo entrenaron cuatro días: el lunes y el jueves hicieron regenerativo post partido mientras que el martes y el viernes practicaron pelota parada para explotar ese recurso.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas