Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Copa Davis que Del Potro debería volver a jugar y la nueva vida de Guillermo Vilas

LA NACION
SEGUIR
Sebastián Fest
Lunes 24 de abril de 2017
Imágenes de la Copa Davis
Imágenes de la Copa Davis.
0

Hay una buena noticia: la Copa Davis no se esfumó, sigue estando aquí, en la Argentina. Otra cosa es que pasen las semanas y los meses y el trofeo permanezca oculto. Es, cinco meses después del hito de Zagreb, una Davis fantasma: difuminada, es imposible tocarla. Años y décadas esperando ganarla para que viva repartida entre un depósito y una caja de seguridad. Aquella prometida gira del trofeo por todo el país nunca se concretó, aunque el presidente de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), Armando Cervone, asegure ahora que es inminente.

"En diez días se inicia la gira de la Copa Davis por varias ciudades", dijo el presidente a LA NACION. ¿Por qué recién ahora, cuando faltan menos de cinco meses para que el trofeo vuelva a manos de la Federación Internacional de Tenis (ITF)? Porque la ITF puso muchos obstáculos legales y comerciales, explicó el presidente, porque el costo de llevarla por diferentes ciudades del país es muy alto y no hay dinero para financiarlo. Si llega a una ciudad va a ser gracias al sostén indirecto de otro evento. Será, en todo caso, ver para creer, porque la promesa ya fue hecha por primera vez hace unos meses. Por ahora habrá que conformarse con ver el descomunal tatuaje en la espalda de Daniel Orsanic, el capitán del equipo campeón.

Sereno como casi siempre, Cervone habló del futuro de la Davis durante una fresca noche de sábado en el Buenos Aires Lawn Tennis Club (BALTC), que celebraba sus 125 años de vida con emoción, recuerdos y planes de futuro. Entre brindis y brindis, el tema para muchos fue Juan Martín del Potro, su relación con la Davis y su actualidad en el circuito. La idea de que está jugando en un nivel inferior al del enorme "rush" de la segunda parte de 2016 era casi unánime entre gente que sabe, y mucho, de tenis: ex jugadores, ex capitanes de la Davis y la Copa Fed, avezados dirigentes y periodistas. A la hora de explicar por qué, otra vez hubo coincidencia: es difícil entender que alguien que tenía 2017 como el primer año del resto de su gran carrera, siga sin entrenador ni preparador físico estables. Por ahora trabaja con gente que lo "ayuda", pero nadie fijo y comprometido con un plan integral a largo plazo. Lo ayuda Santiago Quirno, capitán del Tenis Club Argentino (TCA), como peloteador. Lo ayuda Daniel Cinti, de la reserva de Boca Juniors, como preparador físico. Y lo ayuda (¿ayudaba?) Orsanic como entrenador.

Las "ayudas" tienen la ventaja de que son baratas, evitan que el jugador pague lo que realmente hay que desembolsar para contar con un equipo de trabajo. Pero tienen, por supuesto, otro costo, el deportivo. El tenis ya entra en la parte medular de la temporada y Del Potro sigue en la indefinición. Aquellos que lo tratan con frecuencia dicen que busca alguien que le genere "confianza".

Pallarols en el BALTC recrea el trofeo Río de la Plata
Pallarols en el BALTC recrea el trofeo Río de la Plata. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez

Fuentes de la AAT aseguraron a LA NACION que Del Potro pidió permiso para que Orsanic lo acompañara en las primeras semanas de año como entrenador. A cambio, dicen, el tandilense dio el "sí" para estar en la Davis este año. Sólo le queda una oportunidad, viajar a Kazajistán para ayudar a evitar que la Argentina descienda diez meses después de consagrarse campeona. Lo haría sin ser entrenado por Orsanic, esa situación que sigue incomodando a muchos.

"En mi época me explicaron claramente que yo no podía entrenar a ningún jugador de los equipos que dirigía", dijo a LA NACION Ricardo Rivera, ex capitán de la Davis y la Fed. La expectativa en la AAT es que la dupla Orsanic-Del Potro sea asunto del pasado. No les gusta, tampoco a Federico Delbonis, que vivió una situación especial en el reciente choque entre ambos en Indian Wells. La pregunta fue planteada por un avezado entrenador en la noche del BALTC: "¿No está dando ventaja un jugador que en los últimos años le confesó sus más íntimas debilidades y dudas a un capitán que pasa a ejercer de entrenador de un rival?". Que Mariano Hood, subcapitán de la Davis, entrene a Leonardo Mayer no es, en cambio, un problema desde el punto de vista de la AAT.

La celebración en la terraza del BALTC en la noche del sábado
La celebración en la terraza del BALTC en la noche del sábado. Foto: LA NACION / Ignacio Sánchez

Mientras el tenis argentino busca un camino que ya no podrá pasar por el efecto Davis, claramente desaprovechado, una pequeña gran historia se desarrolla bajo el radar: el segundo nacimiento de Guillermo Vilas. Todo transcurre en Mónaco, allí discurre hoy la vida del tenista más grande de la historia del país, que dejó la Argentina impulsado por su esposa Phiang Phathu, cansada de una sociedad tan tensa. Mientras Andanin, la primogénita, avanza en su juego y sus estudios en Europa, es inevitable pensar en el bebé como un potencial tenista dentro de unos cuantos años. Pero la historia no tiene por qué repetirse, y de lo que se trata en realidad es de reescribir la propia: Vilas sigue avanzando en el intento de que la ATP le reconozca retroactivamente que alguna vez fue número uno del mundo. Sueña con no escuchar más el latiguillo de "el ex número dos". Entretanto, el nuevo Guillermo Vilas nació en Mónaco y tiene rasgos tailandeses. Ya tendrá tiempo de pensar en el tenis. O no.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas