Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alivio para Europa: ganó el centrista Macron en Francia y suma apoyo contra Le Pen

Virtual desconocido hasta hace poco, venció a la líder ultraderechista y recibió un amplio respaldo para el ballotage; derrota histórica de los partidos tradicionales

SEGUIR
LA NACION
Lunes 24 de abril de 2017
Macron y su mujer, Brigitte Trogneux, tras conocer ayer los resultados
Macron y su mujer, Brigitte Trogneux, tras conocer ayer los resultados. Foto: Reuters / Philippe Wojazer

PARÍS.- Francia alejó ayer la amenaza de la extrema derecha en la primera vuelta de las elecciones presidenciales al otorgar 23,9% de los votos al social-liberal Emmanuel Macron, que se convirtió así en el virtual futuro presidente.

Tras recibir el apoyo de la mayoría de las fuerzas políticas, y con una intención de voto del 62% para la segunda vuelta, se da por descontado que vencerá el 7 de mayo a Marine Le Pen , candidata del extremista Frente Nacional (FN), que ayer obtuvo el 21,4%.

Esos resultados constituyen una verdadera revolución en la vida política francesa. Por primera vez en la historia de la Quinta República, fundada por el general Charles de Gaulle en 1958, el voto popular llevó a las puertas del poder a un dirigente que hasta hace apenas dos años era casi desconocido. Macron, que fue ministro de Economía del presidente socialista François Hollande, forjó su ascenso fuera de las estructuras tradicionales. Su vertiginosa carrera, en cambio, la construyó al frente de un movimiento creado en abril de 2016, hecho inédito en Francia en los últimos 60 años.

cerrar

"En nombre de ustedes, encarnaré (...) la voz de la esperanza para nuestro país y para Europa", dijo Macron anoche ante sus exultantes seguidores. "En un año, hemos cambiado el rostro de la vida política francesa", agregó.

"En momentos en que nuestro país atraviesa un momento inédito, marcado por el terrorismo, los desafíos económicos y ecológicos, los sufrimientos sociales, respondió de la mejor manera, yendo a votar masivamente", señaló, y dijo que quiere ser "el presidente de los patriotas contra la amenaza de los nacionalistas".

Fue un mensaje directo para Marine Le Pen, que anoche, en un anticipo de lo que será la campaña, no dudo en calificar a su contrincante en el ballottage como "el heredero de Francois Hollande y de sus cinco años al gobierno catastróficos".

Le Pen intentó transmitir una imagen ganadora ayer
Le Pen intentó transmitir una imagen ganadora ayer. Foto: AFP / JOEL SAGET

En tercera posición llegó François Fillon, del partido Los Republicanos (LR), de la derecha conservadora, con 19,9%, seguido por el líder de ultraizquierda Jean-Luc Melenchon, del movimiento Francia Insumisa, que totalizó 19,5%. El candidato del Partido Socialista (PS), Benoit Hamon, quedó relegado a la quinta posición, con 6,4% de votos.

Detrás se ubicaron Nicolas Dupont-Aignan (derecha), con 4,8%; Jean Lassalle (ruralista), 1,2%; Philippe Poutou (trotskista), 1,1%; François Asselineau (soberanista), 0,9%; Nathalie Arthaud, 0,7%, y Jacques Cheminade (conspiracionista), con 0,2%.

Apenas conocidos los resultados, el primer ministro, Bernard Cazeneuve, y la gran mayoría de los dirigentes de los grandes partidos alentaron a los electores a actuar con "espíritu republicano" en la segunda vuelta y votar por Macron, para impedir la victoria del FN de Marine Le Pen. Sólo Melenchon, visiblemente decepcionado, evitó pronunciarse y anunció que su partido consultará a los militantes para definir una posición.

El veredicto que arrojaron las urnas también constituye un auténtico cataclismo para los llamados "partidos de gobierno", que se alternan el poder desde hace 35 años: los herederos del gaullismo, agrupados ahora en el partido LR, y los socialistas. En un acontecimiento sin precedente, ambos fueron eliminados en la primera vuelta y, por lo tanto, será la primera vez que ambos queden fuera del ballottage.

Tanto Fillon como Hamon reconocieron el carácter catastrófico de sus respectivas derrotas y el cambio que significaba para Francia.

Ambas derrotas contienen los gérmenes de dramáticos arreglos de cuentas dentro de sus partidos, que pueden llegar hasta el cisma entre corrientes antagónicas.

Por otra parte, la victoria de Macron marca el final de la polarización derecha-izquierda y su reemplazo por un modelo reformista moderado ubicado en el centro del espectro ideológico. El propio Macron se define como un hombre que no es "ni de izquierda ni de derecha".

"En un año cambiamos el rostro de la vida política francesa", afirmó en su discurso, pronunciado dos horas y media después de conocidos los resultados.

El caudal de Marine Le Pen, que llega por primera vez a un ballottage, marca un sensible progreso con respecto al 16,86% que obtuvo su padre, Jean-Marie, en la primera vuelta de 2002. Luego fue derrotado por Jacques Chirac en la segunda vuelta, por 82,2% contra 17,8%. En la batalla presidencial de 2012 Marine Le Pen totalizó 17,9%, pero ocupó la tercera posición, detrás de François Hollande y Nicolas Sarkozy, y quedó eliminada del duelo final.

Su resultado de ayer decepcionó a los dirigentes del FN porque parece confirmar que el partido tropieza con un "techo de vidrio" en su ambición de llegar al poder. Ese límite traduce la desconfianza de la sociedad francesa frente a ese partido xenófobo, racista, antimusulmán, antieuropeo y anti-OTAN.

El 21,4% de ayer marca un retroceso de cinco a seis puntos con relación a las intenciones de voto que tenía en los sondeos hace un par de meses.

Más que la segunda vuelta, que en teoría está prácticamente definida, el gran desafío para Macron consistirá en extender el perímetro de su movimiento para asegurarse una confortable mayoría en las elecciones parlamentarias, previstas para el 11 y el 18 de junio.

La ausencia de mayoría parlamentaria puede constituir una amenaza para el futuro presidente, pues lo obligaría a recurrir a negociaciones permanentes y alianzas circunstanciales para imponer su programa de gobierno, lo que significaría un regreso al sistema de la IV República.

Para los otros partidos también constituye un desafío crucial porque la elección de 577 diputados -que se juega esencialmente a nivel local- les puede permitir recuperar el impacto de la derrota de ayer y mantener una fuerza capaz de influir en el próximo quinquenio.

Fortalezas y debilidades

Tendrán dos semanas para ampliar su electorado

Emmanuel Macron (Partido en marcha)

Fortalezas

Posición central: Contará con el aval de buena parte del establishment económico y político, del amplio espectro de votantes que ven el FN como un partido de corte casi fascista, y con el apoyo del partido Los Republicanos, del conservador François Fillon

Ambigüedad ideológica: Con sólo 39 años y apenas dos en cargos públicos, su perfil apolítico lo beneficia

Debilidades

Sin plataforma política: Su partido, En Marcha, tiene menos de dos años de existencia y no cuenta con un plataforma política fuerte. Además, deberá hacer concesiones para lograr mayoría en el Parlamento

Falta de experiencia: Es relativamente novato en la política y nunca ocupó cargos de elección popular. Fue dos años ministro de Economía del presidente François Hollande

Marine Le Pen (Partido Frente Nacional)

Fortalezas

Apoyo de los jóvenes: Tuvo fuerte apoyo entre los votantes jóvenes, que la ven como una defensora de los trabajadores y de los intereses nacionales frente a la globalización

Apela al patriotismo: Con un mensaje nacional fuerte, buscará seducir a los votantes del sector más duro de Los Republicanos y a los de la extrema izquierda que quieran dar un golpe al sistema

Debilidades

Mensaje antieuropeo: El programa que propone, como la salida de la Unión Europea y del euro para regresar al franco francés, va en contra del 70% de los franceses que quieren permanecer en el bloque

Voto rechazo: Por más que anteriormente fue el partido más votado en elecciones regionales, en la segunda vuelta el resto de los votantes se unió en contra y lo eliminó

En esta nota:
Te puede interesar