Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Al San Lorenzo de Aguirre se le acaba el tiempo

Con el técnico y varios ídolos cuestionados, está al borde del abismo en la Libertadores

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 24 de abril de 2017
Torrico y Ortigoza, dos históricos que podrían salir del equipo ante la U. Católica
Torrico y Ortigoza, dos históricos que podrían salir del equipo ante la U. Católica. Foto: Jam Media
0

La memoria suele ser frágil y permeable pero si hay un tema que San Lorenzo entiende es que su relación con la Copa Libertadores fue históricamente tortuosa. Luego de décadas de espera y frustraciones, primero debió sufrir durante 65 torneos para alzarla y celebrar en el certamen más importante del continente. Posteriormente, tras el desahogo, la maldición volvió a dar vueltas por Boedo. Mañana será un día vital para no caer nuevamente en una pesadilla o, al menos, amortiguar los impactos de un plantel que acarrea golpe tras golpe. Si el Ciclón no derrota a la Universidad Católica, quedará con un pie y medio afuera en la primera etapa por tercera vez consecutiva.

Después de la caída del viernes último frente a Temperley, Diego Aguirre, evalúa un par de modificaciones que incluirían a varios históricos, entre ellos a Sebastián Torrico y Néstor Ortigoza. El entrenador uruguayo definirá hoy la formación, que podría tener a Nicolás Navarro desde el arranque luego del error del mendocino que costó la derrota 1-0 con Temperley en el Nuevo Gasómetro. El arquero también acumula una serie de encuentros en los que sus actuaciones lejos estuvieron de ser satisfactorias (Universidad Católica, en Chile y Atlético Tucumán en el estadio José Fierro). No obstante, en las entrañas del club creen que sería injusto recaer con todo el peso únicamente sobre Torrico. En la misma línea, son varios los futbolistas de mayor experiencia con rendimientos magros. Por caso, Ortigoza -el ídolo del gol histórico en la final de la Libertadores 2014- es otro de los apuntados. En lo que va del año, San Lorenzo es un equipo perdido adentro del terreno de juego, con futbolistas de buen panorama que extraviaron la fórmula para encontrar esos espacios que los destacó en 2016 (Belluschi, Cerutti). En esa zona de gestación, apenas el juvenil Merlini mantiene su protagonismo con confianza. Las complicaciones, entonces, son cada vez más difíciles de disimular para un elenco deslucido.

Aquellos planteos ambiciosos y ofensivos de San Lorenzo parecen haberse archivado. En el último mes, los simpatizantes azulgranas perdieron la paciencia con el entrenador y le cuestionan varias de sus decisiones respecto de los futbolistas que elige. Y si bien Aguirre dejó entrever que nunca pensó en dar un paso al costado, también aseguró que si no ganan mañana ante los chilenos "será todo muy complicado" y podría dar un paso al costado. Un triunfo es imperioso para que el equipo mantenga alguna chance de acceder a los octavos de final del certamen continental. Los de Boedo acumulan apenas un punto sobre nueve disputados en esta competencia y una nueva frustración se tornaría insostenible. En este camino espinoso, se desprende que por delante hay mucho más que tres puntos en disputa.

De todos modos, el mundo San Lorenzo tiene en claro que el DT no es el único responsable del mal momento. Las culpas se reparten y se esparcen entre los dirigentes y la política de compras en los últimos mercados de pases: Botta, Coloccini, Bergessio, Piris da Motta, Costa, todos futbolistas con escasos minutos y actuaciones inestables.

Y si la Copa Libertadores actual se transformó en un karma, en el club ya miran de reojo la del año próximo: después de transitar un torneo que lo tenía a tiro de Boca, San Lorenzo dejó de estar en la zona de clasificación tras el triunfo de Racing en la última jornada del campeonato doméstico. De hecho, si Colón vence esta noche a Tigre, los de Boedo bajarán a la séptima colocación en la tabla.

De tocar el cielo de América a este presente opaco que lo tiene con sus ídolos en la mira. Así marcha hoy San Lorenzo, a los manotazos, con esos mismos protagonistas que no encuentran el rumbo.

Históricos bajo la lupa

El DT piensa en sacar a los referentes y espera recuperar lesionados

Con la última carta que le queda en el mazo para respirar en la Copa Libertadores, Diego Aguirre no sólo tiene en mente modificaciones que involucren a algunos de los históricos del plantel (Torrico y Ortigoza), sino que además, el uruguayo sigue de cerca la recuperación de varios lesionados. Paulo Díaz, que arrastraba una sobrecarga muscular, completó el entrenamiento de ayer a la par del resto de sus compañeros. En tanto que Fernando Belluschi (que tiene un golpe en un tobillo) y Ezequiel Cerutti (que tiene un desprendimiento cicatrizal) muestran una buena evolución y hoy se los exigirá nuevamente para saber si llegarán en condiciones. Además, el juvenil Tomás Conechny (con una entorsis de tobillo) quedó descartado para el encuentro frente a Universidad Católica. El Ciclón volverá a entrenarse hoy, desde las 16.30, en la Ciudad Deportiva. Luego de la práctica, el plantel quedará concentrado a la espera del partido ante los chilenos (mañana, a las 21). Se asoma un día clave para el futuro azulgrana.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas