Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rafaela fue la kryptonita que le puso freno a una fortaleza de Boca jugando fuera de la Bombonera

El equipo de la Ribera tropezó ante la Crema y detuvo su marcha triunfal lejos de la Bombonera; hasta ayer, había encadenado seis triunfos consecutivos de visitante

Lunes 24 de abril de 2017 • 08:41
0
Boca detuvo su marcha triunfal como visitante en Rafaela
Boca detuvo su marcha triunfal como visitante en Rafaela. Foto: Marcelo Manera

Boca tenía todo servido para reaccionar tras el frustrante 1 a 1 con Patronato en la Bombonera. La racha de seis victorias seguidas en condición de visitante le permitía ilusionarse con volver a sumar de a tres fuera de casa. Sin embargo, el paso por Rafaela también terminó con caras largas y rostros cabizbajos, como consecuencia de un opaco 0 a 0 que le puso fin a esa racha.

Es curioso. Para el equipo que conducen los Barros Schelotto, salir de la Bombonera resultó un dolor de cabeza durante un largo período. Desde que asumieron en marzo de 2016, los Mellizos estuvieron ocho meses sin ganar como visitante por torneos locales. Y de repente, desde la goleada a Gimnasia en noviembre último hasta la igualdad de ayer, todas fueron victorias.

En el ámbito local, los partidos fuera de casa fueron una piedra tan molesta en el zapato que aquello trajo constantes preocupaciones, malestares y hasta planteos exagerados: por esos tiempos se acostumbró a dramatizar la racha adversa para poner en el ojo de la tormenta la continuidad de Guillermo como entrenador de Boca , cuestión que lo solía poner de muy mal humor. "¿Te preocupa no ganar cuando juegan de visitante?", le consultaron tras el empate 1-1 ante Tigre, en Victoria, en octubre. La mirada lo dijo todo y su respuesta fue tan breve como amenazante: "No.".

No solo fue el comienzo del actual campeonato el que le dio la espalda jugando en esa condición: estuvo más de ocho meses sin triunfos, tiempo que incluyó gran parte del torneo transición que se disputó en la primera mitad del año pasado. Desde los tres puntos que había conseguido en San Juan (1-0 a San Martín, en febrero del 2016), con gol de Carlos Tevez y cuando Rodolfo Arruabarrena estaba tambaleando en su cargo, Boca cosechó seis derrotas (Lanús, en dos oportunidades, Vélez, Tigre, Argentinos y Estudiantes) y cuatro empates (River, Godoy Cruz, Tigre y Atlético Tucumán).

Luego de aquella clara victoria ante Gimnasia, la ecuación modificó su dirección y recién ayer detuvo la marcha iniciada en noviembre y que encadenó cinco triunfos. Cortó la sequía ante el Lobo, le ganó los clásicos a San Lorenzo y River (2-1 y 4-2 respectivamente), reanudó el campeonato con un 2-0 contundente a Banfield, derrotó nuevamente a San Martín en San Juan (2-1) y jugó el mejor partido del año ante Vélez (3-1), en Liniers. El equipo pisó el acelerador en el momento preciso y a fondo para hoy ser el único puntero del torneo, aunque los dos últimos empates entusiasmó a sus seguidores, que se arrimaron: Newell's, su más cercano perseguidor y futuro rival dentro de cuatro jornadas, hoy aparece a sólo tres unidades de distancia.

Lo que parecía ser una crisis se dio vuelta considerablemente. Tan así es que aún con la igualdad de ayer, hoy los números lo ubican a Boca como el segundo club de primera división que más puntos cosechó como visitante durante la presente competición: de las 44 unidades que le permiten liderar el campeonato, 22 fueron conseguidas lejos de la Bombonera, lo que lo ubica un punto por debajo de Independiente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas