Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nik, el observador

Cuando no está inmerso en el mundo de Gaturro, disfruta de su tiempo en familia; también es un apasionado de los juguetes y los libros, caminante entusiasta y habitué de las calles y comercios de su barrio

Lunes 24 de abril de 2017 • 15:05
Nik, un ociólogo que incluso en su tiempo libre está atento a nuevas ideas
Nik, un ociólogo que incluso en su tiempo libre está atento a nuevas ideas.
0

Por si no quedó claro que estamos en la oficina de Gaturro, decenas de peluches, libros, cuadros y muñecos reinan en un ambiente pleno de reproducciones del amigo felino. Este mundo es el de Nik, aquí están su tablero, su computadora y sus libros. Algunos pisos más arriba está su hogar, que comparte con su novia, Pilar, y sus hijas, Mía, de 9, y Ema, de 6. "Al tener todo en el mismo edificio, aprovecho más el tiempo", explica sobre su gusto por moverse a pie por el barrio.

Como buen historietista, se mantiene actualizado en lo que a estrenos respecta. No se pierde ni una película animada con sus hijas y se declara fanático del cine en general. "Me gustan las películas que se dicen para chicos pero que van para todo el mundo", declara. Otras actividades predilectas con sus niñas son los juegos de mesa, los museos y el teatro. Con Pilar, disfruta de la rica comida, y el delivery es siempre un buen plan. Puertas afuera, la pareja suele compartir recitales y salidas con amigos, y, siempre que pueden, organizan algún viaje: "Me gustan las ciudades donde está todo concentrado en un lugar y podés recorrerlas caminando, como Nueva York, Londres o Barcelona", cuenta.

En ese sentido, se declara un aplicado caminante. "Me gusta caminar mucho y ver lo que pasa en la calle, la gente, los negocios", dice sobre su predilección por moverse a pie. "Por suerte puedo moverme en un círculo reducido y evito reuniones cuando hay tráfico. Prefiero aprovechar ese tiempo para ir al gimnasio o caminar una hora todos los días, cuando baja el sol". No sale nunca sin un cuaderno y lápices o marcadores. "Voy anotando todo lo que veo, lo que se me ocurre y las cosas que van pasando en la calle, que es donde está la acción", completa.

Ping Pong

¿Alguien a quien admirás? En el cine, me gusta mucho Woody Allen. En deporte, no me pierdo ningún partido de Messi o Del Potro. En la pintura, me parece que Picasso es el máximo exponente del último siglo. Lo mismo opino de Quino en el humor gráfico. En literatura me gusta lo latinoamericano, el boom del realismo mágico de Cortázar y García Márquez. En cocina, Martitegui. También, por los productos que me gustan, admiro a Steve Jobs y al CEO de Lego.

¿Un libro de cabecera? Rebelión en la granja, de Orwell. Me impresionó tanto que mi primera historieta se llamaba "El crucero de Noé", y cada animal representaba una clase social o política. Ahí nació un gatito que después fue Gaturro.

¿Una profesión frustrada? De chico quería ser arquitecto. También me gustaría saber escribir muy bien, poder escribir una novela. Me encantaría pintar con óleos y con técnica. Y me habría gustado ser programador de apps o trabajar dentro de Google.

¿Algo que te sale bien? La gente cree que yo dibujo. En realidad, mi trabajo se basa en pensar y en detectar tendencias y denominadores comunes que se van dando en la sociedad. Soy una antena receptora de las cosas que pasan.

¿Algo que te sale mal? Cocinar y jugar al fútbol.

¿Tu personaje animado preferido? Los Simpson. Me gustan sobre todo las primeras siete temporadas, son las más creativas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas