Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sebastián Driussi, el "hincha" que se consolida como el tercer goleador de la era Gallardo

El delantero, que de chico iba a la popular del Millonario, acumula 24 goles con el que anotó frente a Sarmiento

SEGUIR
PARA LA NACION
Lunes 24 de abril de 2017 • 16:45
Driussi no para de hacer goles
Driussi no para de hacer goles. Foto: Archivo
0

Mientras todo River lamenta el empate ante Sarmiento que le impidió seguir recortándole la distancia a Boca, uno de sus delanteros crece partido a partido. Es Sebastián Driussi, quien se consolida como el tercer goleador de la era Gallardo, detrás de Lucas Alario y de Rodrigo Mora. Después de haber jugado como mediocampista durante los primeros dos años del ciclo del Muñeco, Driussi parece sentirse mucho más cómodo en su posición natural de delantero y, ya sea en el campeonato local como en la Copa Libertadores, se da el gusto de gritar goles seguido. Una circunstancia que le genera una alegría doble por su condición de goleador-hincha.

En la era Gallardo, Alario suma 35 goles, Mora lleva 29 y Driussi llegó a los 24 con el que anotó frente a Sarmiento, el domingo en el Monumental. Al paso actual, la sensación es que no pasará demasiado tiempo hasta que alcance al uruguayo y quede ubicado como el segundo goleador desde la llegada del Muñeco. Driussi es el máximo artillero del campeonato local, con 13 festejos, y ya anotó tres en los dos partidos que jugó River por la Copa Libertadores, ante Deportivo Independiente de Medellín (uno) y Melgar de Perú (dos).

El click se produjo durante la pretemporada que el plantel realizó en Orlando a mediados del año pasado. Buscado por Vélez y por Huracán, que se lo quisieron llevar a préstamo, Driussi tuvo una charla con Gallardo en la que le pidió jugar en su puesto natural de delantero. El técnico, quien siempre lo tuvo muy bien considerado al punto de que fue titular en el frustrado Superclásico del gas pimienta ante Boca en la Bombonera, le dio la posibilidad de jugar adelante. Desde entonces, le ganó el puesto a Mora, uno de sus mejores amigos del plantel junto a Gonzalo Martínez.

Detrás del juvenil de 21 años que de chico iba a la popular a alentar a River, aparecen tres futbolistas que ya no están en el equipo: Teófilo Gutiérrez (hoy en Rosario Central), con 19; Carlos Sánchez (Monterrey), 18; y Fernando Cavenaghi (se retiró del fútbol), 13. Pity Martínez, quien en los partidos frente a Tigre y Sarmiento bajó su nivel en relación con los elevados rendimientos que había exhibido en los encuentros anteriores, suma la misma cantidad que Cavenaghi.

De los 24 goles que lleva con Gallardo como técnico, Driussi anotó 17 por campeonatos locales, cinco por torneos internacionales y dos por la Copa Argentina.

Futbolista y fanático de River

Dos semanas atrás, Driussi confesó -en una entrevista concedida a La Nación- que vive de manera particular cada vez que anota un gol por su condición de hincha del equipo en el que juega. "Soy fanático de River y el profesionalismo no mata al hincha. El otro día le contaba a Marcelo (Gallardo) que estuve en la tribuna cuando le hizo el gol de tiro libre a Abbondanzieri. También cuando Mora hizo los dos goles contra Boca. Cuando era chico iba a la popular. Fui alcanzapelotas cuando debutó Manu Lanzini. Mi viejo fue el que me hizo tan fanático. Vive comprando los diarios, me vive haciendo preguntas porque quiere saber todo sobre el equipo", dijo. Y contó que la noche de la consagración en la Copa Libertadores 2015, ante Tigres de México, fue una de las veces en que se le volvió imposible abstraerse de su condición de hincha: "El aliento de la gente se escuchaba permanentemente y no podías quedarte al margen. Era muy difícil estar ajeno a eso porque la gente estaba enloquecida. Cuando me tocó entrar, traté de jugar más con la gente que en la cancha porque íbamos ganando 3-0. Traté de disfrutarlo como hincha y como jugador a la vez".

En noviembre del año pasado renovó su contrato con River hasta junio de 2019 y su vínculo con el club tiene una cláusula de rescisión de 15 millones de euros. Con su presente, la sensación es que se trata de una cifra que no debería espantar a ningún club europeo que pose sus ojos sobre su talento.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas