Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Leo Gutiérrez, "cebador olímpico" y el mejor jugador de la historia de la Liga

Ganó con 5 equipos diferentes 10 veces la Liga Nacional, tiene 1102 partidos en la competencia, 2267 triples y dos medallas olímpicas; algunos hinchas se burlaban porque en Atenas 2004 jugó sólo cuatro minutos

Lunes 24 de abril de 2017 • 19:08
SEGUIR
LA NACION
0
Leo Gutiérrez, el mejor jugador de la historia de la Liga anuncia su retiro
Leo Gutiérrez, el mejor jugador de la historia de la Liga anuncia su retiro. Foto: LA NACION / Mauro V. Rizzi

Cuando se repite hasta el cansancio que la Liga Nacional es la madre de la Generación Dorada , no hay demagogia en esa afirmación. El anuncio del retiro de Leonardo Gutiérrez es la prueba más fiel de ello. El mejor jugador de la historia de la competencia, por cómo se paró sobre ella, la dominó y ganó cuanto se propuso, fue pieza importante de esa camada magnífica. Es uno de los hombres que dejó una marca profunda en la selección argentina con una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, una de bronce en Pekín 2008, y se ganó el título de "Cebador Olímpico".

A los 15 años cuando debutó en Olimpia, de Venado Tuerto, y dejó su trabajo como albañil, quería ganar y no pensaba en otra cosa. Entre Atenas, Obras Sanitarias, Ben Hur, Boca Juniors y Peñarol, conquistó 10 títulos de la Liga Nacional, se convirtió en el jugador con más partidos en la historia de la competencia con 1102 y es el máximo anotador de tres puntos con 2267 triples. Entre diciembre de 2009 y junio de 2014 Peñarol fue campeón once veces, entre Liga Nacional, Sudamericana y de las Américas. Ah, y mientras Curry en Golden State Warriors estableció un récord en la NBA con 13 triples en un juego, Leo Gutiérrez tuvo una noche más efectiva en 2010, ante Boca, cuando quemó las redes del polideportivo de Mar del Plata con la camiseta de Peñarol, de esa ciudad, con 48 puntos y ¡15 triples!

"Llegó el momento de decir basta", dijo Gutiérrez, pero en realidad jamás podrá quitarse de encima la pasión que siente por este juego. Desde ese lugar se erigió en el jugador más importante en la historia de la competencia y hasta Andrés Nocioni lo reconoció hace algunos años: "Es el más grande de la historia de la Liga no sólo por sus récords sino también por su inteligencia para elegir los equipos y la ambición por el resultado colectivo. Siempre empujó para hacer mejores a sus compañeros".

Su influencia en la competencia y su talento lo ubicaron siempre dentro de la elite del básquetbol. Si bien su adaptación a España (Drac Inca) y a Colombia (Paisas de Medellín), no resultó como quería, nadie jamás pudo dudar de su talento. Es cierto que algunos hinchas lo bautizaron como el "Cebador Olímpico", porque en los Juegos de Atenas 2004, apenas jugó cuatro minutos ante España y Rubén Magnano después no le dio más juego. Después, cuando Leo volvió a jugar con Ben Hur, cuando iba de visitante le colgaban banderas que con mates y los anillos olímpicos, ya que insinuaban que Leo había ido a Atenas a cebarles mates a Ginóbili y compañía. Aquello podría haber generado malestar en él y sus compañeros de selección, sin embargo, se convirtió en una broma interna. Así lo cargaban todos y él siempre lo entendió como parte de la química del grupo. "Compré tres paquetes de yerba y estoy interesado en ocupar el lugar de Cebador Olímpico. Eso sí cebo dulces...", publicó Juan Gutiérrez, en su cuenta de Twitter, antes de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, recordando a Leo.

Chapu Nocioni en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016

Esta historia tuvo un capítulo determinarte en 2008, cuando Leo se colgó su segunda medalla olímpica, en Pekín. En el encuentro por el tercer puesto la Argentina jugaba ante Lituania y sin Manu Ginóbili, que estaba lesionado en su tobillo izquierdo. Sergio Hernández, ya lo tenía como pieza importante del equipo. Y Leo fue vital en ese choque. Metió tres triples y consiguió uno fundamental en el cierre del encuentro. Determinante para que la Argentina se quedase con su segunda medalla olímpica. "¡Para esto lo trajimos! ¡Para esto lo trajimos!. Este es el cebador de mate que mete triples en los momentos importantes! ", gritaba descontrolado Andrés Nocioni, en la zona mixta mientras abrazaba a su amigo.

"A mis amigos, hermanos de camiseta, toda la Generación Dorada que no sólo es de 2004, porque empezó mucho antes, estoy agradecido por lo que me dieron, lo que aprendí a su lado. Compromiso, humildad y trabajo, todos para un mismo lado sacando los egos personales", dijo Gutiérrez. Así resumió qué aprendió en tantos años de básquetbol. Así anunció su retiro de la actividad y como cebador olímpico...

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas