Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un idea fija que encontró su espacio en Internet

Nicolás Kischner convirtió su ciclo en una exitosa emisora online

Martes 25 de abril de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Nicolás Kischner tiene 41 años y ejerció la labor periodística durante más de 20 años en Clarín, donde comenzó como redactor y llegó a ser editor de distintas secciones. Un buen día decidió abandonar la gráfica, seguir con su ciclo de radio La idea fija y crear una emisora online con ese mismo nombre: www.laideafijaradio.com.ar, en la que aglutina ciclos dedicados a las artes y la música.

-¿Qué decidiste cuando te fuiste del periodismo gráfico?

-Me fui cansado y enemistado con la profesión. En ese momento sufrí muchos cambios y esos hechos me llevaron a replantearme quién era. Tenía un programa de radio en el que era feliz, que se llamaba La idea fija y que después terminó siendo el nombre de la radio. Necesitaba salir de la inmediatez. Todos los que vinieron volvieron y muchos terminaron sumándose al programa y a la radio. Y sé que el nombre de la radio tiene un valor agregado.

Kischner y una oficina devenida en radio
Kischner y una oficina devenida en radio. Foto: Hernán Zenteno

-Tu programa realizó un largo recorrido, ¿cierto?

-Tiene 11 años, se inició en Radio Éter, pasó a Nacional, siguió en La Isla, con Romina Ricci, y en Identidad y en Simphony, en San Isidro. La radio en la que me sentí más cómodo fue Simphony. Vinieron muchos músicos y gente del espectáculo. Luego montamos el programa en la Web durante un tiempo, mientras armábamos este proyecto. El año pasado decidí alquilar un espacio para armar la radio en una oficina que transformamos con la ayuda de muchos amigos y técnicos. Y la emisora La Idea Fija ya cumplió siete meses.

-¿Y cómo resultó la aventura?

-La emisora ofrece contenidos de arte y música. Mi espacio sale dos veces por semana y, además, hay nueve programas más. Mi ciclo va los miércoles y viernes, a las 22, y mantengo esta idea de entrevistar a músicos. Elegí el estudio porque tiene dos ventanales con vista a la calle. Eso que hice de mi programa se fue dando en el resto. Son espacios distendidos, en los que los protagonistas pueden hablar sin que nadie los corra. Por eso son espacios de dos horas. Está Pablo Krantz, una suerte de psicólogo social. Fernando Lluró tiene un ciclo que es muy parecido al mío, es counselor. Fernando Pita, que es el líder de una banda llamada Heroicos Sobrevivientes, hace un programa conmigo y hablamos de música desde el placer. Y Andrea Tamburrino, una de las mejores bailarinas de pole dance con orientación artística. Cada espacio queda en la página con un texto y una foto ilustrativa. La gente se conecta, consume esos contenidos cuando quiere, no cuando vos le decís que lo haga. Yo hago el programa con Esteban Zunzunegui, que toca en Charly 3. También hacemos coberturas fotográficas de recitales. La portada de la página es de actualidad. Tiene noticias que pasan en la radio y a nivel artístico en el país. Y destaco un ciclo que me abrió la cabeza, que se llama Moto Hot. Vienen asociaciones de motos y músicos. Y es un mundo totalmente distinto del que uno está habituado. Y todo en www.laideafija.com.

-¿Cuál es tu mayor objetivo?

-Quiero que haya una identidad de la radio: arte y música. Yo alquilo el espacio, pero mi sueño es que los programas no tengan que pagar su espacio, sino que tengan su auspiciante que los banque; que sean felices, que puedan hacer su negocio y generar vínculos. A mí me permitió conocer gente y generar vínculos, desde Juan José Campanella hasta Bersuit Vergarabat.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas