Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Newell's, bajo protesta: los jugadores se entrenaron con su propia ropa como medida por los salarios adeudados

Lo hicieron en solidaridad con la medida de fuerza de los empleados, a los que les adeudan meses de sueldo; también se reunieron con Sergio Marchi, de Agremiados

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 25 de abril de 2017
Los jugadores durante el entrenamiento del lunes: cada uno con su propia indumentaria
Los jugadores durante el entrenamiento del lunes: cada uno con su propia indumentaria. Foto: LA NACION / Marcelo Manera
0

Los tiempos son contradictorios en Newell's Old Boys . Problemas institucionales, por un lado, protagonismo deportivo por el otro. Resabios de la nefasta presidencia de Eduardo López, que incluyó el vaciamiento del club, la violencia inusitada de la barra brava, y complicidad de varios sectores y que todavía le trae dolores de cabeza en los tribunales de justicia santafecinos. No hay un día en que la vida de Newells no pase por el despacho del juez Bellizia, a cargo del salvataje deportivo de la institución.

En lo que referencia a lo deportivo, los números de la tabla de posiciones no traducen ese mal momento. Al contrario. Hoy, como pidiendo permiso, con armas nobles, alejado de la estética que marca su historia, pero con el compromiso y convencimiento que pueden dar los líderes de este plantel, Newells está segundo en el campeonato a tres puntos del trastabillante Boca Juniors.

El plantel ha estado firme y unido en toda esta etapa, tanto afuera como adentro de la cancha. Hay líderes, es cierto. El protagonismo de Maximiliano Rodríguez , Ignacio Scocco , Sebastián Domínguez , entre otros, sostienen al equipo y respaldan con fortaleza al entrenador. El tan mentado sentido de pertenencia cobra valor en esta crisis.

Por caso, el lunes fue un día intenso. Los jugadores entrenaron con ropa particular en solidaridad con la medida de fuerza de los empleados a los que les adeudan meses de sueldo. Por la tarde, la dirigencia se reunió con Sergio Marchi, de Futbolistas Agremiados. La charla del ex jugador de San Lorenzo con los dirigentes fue productiva. El acuerdo entre las partes, establece que en mayo la situación estaría normalizada. El "cheque de la televisión" llegó, aunque el largo trajinar por expedientes judiciales demoró su ejecución.

En tanto, la ropa del protagonismo la tiene bien puesta dentro de la cancha. El entrenador Diego Osella llegó al club para sostenerlo en primera división, ya que el promedio de puntos no era el mejor y una mala campaña lo hubiese puesto en la zona roja.

Osella, de fuerte personalidad, no está ajeno a la crisis y en más de una oportunidad se ha parado con demandas públicas. Incluso no se achicó ante el presidente Eduardo Bermúdez antes de viajar a Mar del Plata, -ya que el cuerpo técnico debió viajar a la ciudad feliz en micro, mientras lo jugadores lo hacían en avión-. Por suerte para él, el regreso fue agradable. Bermúdez, un hombre de larga historia en el club, no se quedó callado: "Que Osella se ocupe del fútbol que sabe mucho, que la dirigencia se encarga del resto". "La crisis cansa", dijo por lo bajo Osella.

¿Qué tiene el Newells para estar ahí? Determinación. Eso como punto de partida. Osella fue armando un equipo de atrás para adelante. En el inicio del torneo, la seguridad defensiva era el objetivo principal. Retocó la defensa, hizo cambios, y hoy parece estar acercándose a su ideal. Sebastián Domínguez, tantas veces criticado por los hinchas hoy tiene el temple del buen jugador que fue siempre. Néstor Moiraghi, que llegó mirado de reojo por todos, hoy es intocable. Y si ellos erran, está Luciano Pocrnjic, el del apellido difícil, pero que hace simple su trabajo. Es la segunda defensa menos vencida, con trece goles, solo superado por Independiente.

Es el medio campo donde mas le cuesta encontrar el equipo. Sills, Elías, Amoroso y Quignon, alternan buenas y malas. Claro está que el mayor capital está en el ataque. Maxi, Nacho Scocco y Mauro Formica, talento en cantidad, encienden las ilusiones. Entre los tres marcaron 21 de los 30 goles de la temporada. Cuándo ellos están en buena sintonía, el equipo crece.

En un torneo irregular, claramente Newells disimula falencias. Muchas veces defiende muy atrás, regala la pelota y queda expuesto al rival. Solo se conecta cuando Facundo Quignon, se hace dueño del medio con buen pase y visión. Las necesidades pusieron al equipo del Parque Independencia en una versión utilitaria, lejos del buen gusto, que en muchas oportunidades caracterizó a la institución, como en la etapa de Gerardo Martino.

"Miro a mi lado y veo un grupo con unos huevos bárbaros", dijo Maxi tras la resonante victoria ante Aldosivi que lo dejó a tres puntos de Boca, y donde el ex jugador de la selección fue figura.

"Si ganamos siete partidos de los nueve podemos ilusionarnos", sentenció Diego Osella. El camino es arduo: Huracán, Independiente, el clásico en el Parque y Boca. Allí se jugará el destino próximo. Determinación y unión. Hasta ahora, le alcanza para estar arriba.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas