Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El apoyo de Hollande a Macron consolida el frente contra Le Pen

El presidente advirtió sobre el riesgo de un triunfo de la extrema derecha y pidió votar al candidato de centro; Melenchon fue el único líder que evitó pronunciarse; empiezan a moverse las fichas de cara a las legislativas

SEGUIR
LA NACION
Martes 25 de abril de 2017

PARÍS.- El apoyo del presidente François Hollande al candidato social-liberal Emmanuel Macron consolidó ayer el frente republicano formado por los partidos del arco democrático para impedir que Marine Le Pen , del Frente Nacional (FN), de extrema derecha, pueda llegar al poder en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, el 7 del mes próximo.

Ese pronunciamiento coincidió con la intensa actividad desarrollada en la cúspide de los grandes derrotados de la jornada electoral del domingo, el partido de derecha conservadora Los Republicanos (LR) y el Partido Socialista (PS), ambos sumergidos en graves crisis internas y feroces guerras de clanes.

En su mensaje de ayer, transmitido en directo por televisión desde el Palacio del Elíseo, Hollande calificó la extrema derecha como "un riesgo para Francia". "Frente a los riesgos que supondría la victoria de Le Pen, no es posible callarse o refugiarse en la indiferencia. Hay que movilizarse. Yo votaré por Emmanuel Macron", advirtió.

Macron, ayer, durante un acto de la comunidad armenia
Macron, ayer, durante un acto de la comunidad armenia. Foto: Reuters / Lionel Bonaventure

Entre los riesgos que representa el FN, Hollande enumeró "su historia y sus métodos", sus "vínculos con grupos extremistas en toda Europa" y sobre todo "las consecuencias que tendría la aplicación de su programa". En particular denunció su proyecto de abandonar el euro, que significará "una amputación del poder adquisitivo".

El vicepresidente del Frente Nacional, Florian Philippot, reaccionó a esa posición diciendo: "Macron es el candidato de Hollande, ahora las cosas están claras".

Desde el momento en que se conocieron los resultados, los principales dirigentes del país apelaron a votar a Macron contra Le Pen. Los primeros pronunciamientos en ese sentido procedieron de los dos candidatos derrotados, François Fillon y Benoît Hamon. Durante la jornada de ayer ese tipo de llamamientos se multiplicó en todo el arco que integran los llamados partidos democráticos. Las instancias dirigentes del LR y del PS se pronunciaron igualmente por Macron.

En la misma línea se inscribieron las dos principales instituciones judía (CRIF) y musulmana (GMP).

El entorno del primer ministro, Bernard Cazeneuve, hizo trascender a la prensa que su gobierno sostenía en forma "incondicional" a Macron.

Las únicas dos grandes excepciones fueron la Iglesia Católica, que publicó un prudente comunicado, y el líder de ultraizquierda Jean-Luc Melenchon, que anteayer ocupó la cuarta posición, con 19,2% de votos. Visiblemente decepcionado, el candidato del movimiento La Francia Insumisa (LFI) se negó a pronunciarse y anunció que consultará a los militantes para definir la posición de su partido. Su actitud fue severamente criticada por la gran mayoría de dirigentes de los otros partidos.

Al mismo tiempo, el partido LR mantuvo varios cónclaves para definir la posición que asumirá frente al futuro gobierno si Macron gana el ballottage del 7 de mayo y, sobre todo, la estrategia que adoptará en las elecciones legislativas del 11 y 18 de junio. En ese marco, Fillon apeló a la unidad, reconoció que "no tenía la legitimidad necesaria" para dirigir la batalla de las parlamentarias y anunció que, a partir de ahora, será un "simple militante de corazón".

Macron, ayer, durante un acto de la comunidad armenia
Macron, ayer, durante un acto de la comunidad armenia. Foto: AFP / Joel Sage

LR decidieron confiar a los dirigentes Christian Jacob y Eric Woerth la dirección de la próxima campaña legislativa. Ese acuerdo, logrado con el padrinazgo de Nicolas Sarkozy, permitió postergar el estallido de la crisis interna. El ex presidente es partidario de lograr una amplia victoria en las legislativas que obligue a Macron a aceptar una cohabitación con una mayoría de LR en el Parlamento y un primer ministro republicano que podría ser incluso el propio Sarkozy.

También los mercados se pronunciaron ayer por Macron. La Bolsa de París subió 4,14% (su mayor progresión desde agosto de 2016) y el resto de las plazas europeas también terminaron en fuerte alza. Esa tendencia se propagó a Wall Street, reforzó el euro e hizo bajar las tasas de riesgo de los títulos franceses en los mercados de obligaciones soberanas. Esos movimientos fueron interpretados como un signo de alivio tras la desaparición o al menos la disminución del riesgo que representa la eventual llegada de la extrema derecha al poder.

Marine Le Pen, que no recibió ningún apoyo significativo susceptible de reforzar su candidatura, anunció que abandonará provisoriamente la presidencia de su partido para consagrarse exclusivamente a la campaña del ballottage.

Tres institutos de sondeo coinciden en pronosticar una victoria de Emmanuel Macron frente a Marine Le Pen el 7 de mayo en el ballottage de las elecciones presidenciales francesas: el instituto Ipsos anticipa 62% contra 38%; Ifop-Fiducial, 60-40%; Ellabe, 65-45%, y OpinionWay, 61-39%.

En esta nota:
Te puede interesar