Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El voraz colmillo de Lionel Messi se afila en la búsqueda de nuevas presas

En la mira: persigue a Müller como máximo goleador con la misma casaca y acecha a Bianchi como mayor anotador argentino en las ligas

SEGUIR
LA NACION
Martes 25 de abril de 2017
Lionel Messi
Lionel Messi. Foto: Reuters
0

Que estaba limitado posicionalmente, que era previsible como extremo derecho con el perfil invertido, que era frágil y se lesionaba con frecuencia, que no pateaba los tiros libres, que vivía colgado de un desierto y los procesos melancólicos lo hundían frente a la responsabilidad. Que le faltaba gol por tratarse de un delantero. "Os aconsejo que no le pongais a prueba porque os hará callar", profetizó un buen día Pep Guardiola. Se refería a Lionel Messi, claro, cuando alguna crítica amenazaba la admiración que el entrenador nunca escondió.

Pero quemar redes contrarias se hizo natural para Messi. Intimida con su metralla y hace tiempo que atropella a la historia. Es un huracán desbocado. Le sobran récords. De los trascendentes y de los decorativos. Los acumula sin darse cuenta. Es el máximo goleador histórico de la Liga española (343 gritos), el máximo goleador del derbi (23), el máximo goleador de la Argentina (58), nadie convirtió más goles en un año calendario (91, en 2012), atesora el récord de marcar durante 21 encuentros consecutivos en la Liga española 2012

13. El listado se vuelve interminable.

En la estación actual, la 2016

17, el rosarino logró por octavo año consecutivo marcar al menos 40 goles en una temporada (lleva 46: 31 por la Liga española, 11 en la Champions y 4 en la Copa del Rey). Y también durante este torneo español se ha transformado en el primer jugador en la historia de la Liga en marcar al menos 25 goles durante ocho años consecutivos. Los números apabullan. A un solo club de primera le faltaba perforar para completar el álbum. y lo hizo en enero pasado: Las Palmas. Ya son 35 las víctimas. El rosarino se enfrentó a 38 equipos en la Liga española a lo largo de su carrera y para decorar la gesta necesitaría que Xerez, Cádiz y Murcia vuelvan a la división mayor.

Messi buscará ser el máximo goleador de Europa con la misma camiseta. Y lo puede lograr este año. Si se toman las cinco ligas más importantes del Viejo Continente, Messi está a sólo 25 goles del alemán Gerd Müller, quien convirtió 525 con Bayern Municch. Si se toman todos los países europeos, el máximo goleador con una sola camiseta es el checo-austríaco Josef Bican, quien conquistó 534 con Slavia Praga. A él también lo puede atrapar. ¿Y si se incluye todo el planeta? Aparece Pelé, con 643 tantos oficiales en Santos.

Lo que sí está al alcance de Messi es convertirse en el argentino más goleador en ligas. Hasta hoy, con 385, Carlos Bianchi es el criollo que más veces festejó en torneos nacionales (jugó en Argentina y Francia). Messi lleva 343 goles en España, su única liga. Son 42 gritos de distancia., nada intimidatorios para Messi.

Barcelona lanzó ayer un video institucional para homenajear a Messi por sus 500 festejos en el club. "Leo, mi hermano, yo que te regalé el primero de estos 500 estoy muy contento. Toda la felicidad del mundo", le dice Ronaldinho, que le dio la asistencia para el bautismo, ante Albacete, en 2005. "Hola Papi. Me pone muy contento. Estás muy bien. Te mando un abrazo y seguí rompiendo récords", le desea el Kun Agüero. "Se que es una cifra bestial, impresionante, pero tratándose de vos nada sorprende. Todo es posible", agrega Gabriel Milito. "No te retires nunca y disfruta este momento", le pide Puyol. "Es irrepetible", sentencia Carles Rexach. Y Menotti, en ESPN Radio, también dejó su rúbrica: "Messi es un mágico. Los ángeles de la inspiración lo visitan más que a otros. Es el mejor del mundo. La diferencia con el segundo es mayor a la que marcaba Cruyff".

Si la FIFA no reduce la sanción de cuatro fechas, para reencontrarse con la selección Messi deberá esperar hasta el 10 de octubre. Porque con la Argentina también espía varias marcas. Una, aparece a un paso: con 19 goles, Hernán Crespo y el uruguayo Luis Suárez son los filtradores históricos de las eliminatorias sudamericanas. Messi atropella con 18. Y entre los goleadores de todos los tiempos de las selecciones campeonas del mundo, le apunta a Pelé, que festejó 77 tantos para Brasil entre 1957 y 1971. Messi tiene 19 menos, y en el medio aparecen el español David Villa (59) y el alemán Miroslav Klose (71).

Messi es el futbolista con más recursos en el mundo para explotar su brillo individual. Y si lo ponen a prueba, responder se transforma en una obsesión. Cuando Marcelo Bielsa participó en octubre del año pasado del congreso deportivo Aspire4Sport, que se realizó en el Amsterdam Arena, ofreció una charla sobre metodologías de entrenamiento. En un pasaje se posó sobre las diferencias entre los jugadores. Los dividió en dos: "Hay futbolistas normales y hay genios. Los grandes incorporan las respuestas a las cuestiones que se les presentan durante un partido de manera natural, pero al resto hay que mostrárselas. Yo copio las soluciones de los genios, los que inventan sin imitar. No hay que inventar nada, hay que copiar de los que lo hacen bien, de los ídolos. El ídolo es ídolo porque lo quiero imitar", explicó. Y no se le pudo ocurrir mejor cierre a Bielsa cuando miró a los asistentes y les preguntó: "Por cierto, ¿les dije ya que todo esto es para ustedes y para mí pero no es para Messi...?".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas