Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Contratar a Messi, el sueño imposible que entusiasma al Real Madrid

Martes 25 de abril de 2017
0

Florentino Pérez, el poderoso millonario que preside el Real Madrid, no lo reconoce en público, pero su sueño más preciado pasa por seducir al protagonista de su principal pesadilla, Lionel Messi. Dicho más claramente: Pérez quiere que el jugador más importante de la historia del Barcelona vista la camiseta del club más ganador de Europa. Que vista de blanco.

“¿Cuánto cuesta Messi?”, le dijo Pérez siete años atrás al por entonces presidente del Barcelona, Sandro Rosell, que retrucó rápido entre sonrisas: “No vendemos”. Lo que pudo pasar por broma no lo era tanto. Según pudo confirmar la nacion, Pérez hace llegar periódicamente al entorno de los Messi que el interés sigue ahí, que está dispuesto a dar el golpe del siglo. Un claro win-win para el presidente blanco: es prácticamente imposible que Messi haga lo que en su momento Luis Figo, pero la mera insistencia en la oferta alcanza para poner nerviosos al Barcelona y quizás incluso al propio jugador. Pérez, en cambio, se divierte. Y gratis.

Lionel Messi
Lionel Messi. Foto: Reuters

El futuro no pasa por un Messi vestido de blanco, sino por uno cada vez más poderoso en su camiseta azulgrana. Si dos temporadas atrás la posibilidad de pasar al Manchester City fue seria, hoy Jorge Messi está en Barcelona con el objetivo de negociar la renovación de un contrato que vence en 2018 y que se perfila histórico. Tras los extraños devaneos de Rosell, que le ocultó a Messi que le pagaba menos dinero que a Neymar, la exhibición del 23 de abril de 2017 en el Santiago Bernabeu clausura cualquier debate: Messi es el rey, la medida de todas las cosas en el club. Se hará lo que él pida, no en vano es el salvador de un equipo que hoy necesita sutura y unas cuantas gasas como esa que llevaba mientras, sangrando, metía el primero de sus dos goles. Una imagen que quizás calme a aquellos que le piden que sea Maradona en vez de Messi.

No calma, en cambio, la pregunta obsesiva y previsible que iba y volvía en la tele en la noche del domingo: ¿por qué Messi no juega así en las finales con Argentina? Es de esas preguntas a las que se puede responder con otra: ¿Llegaba la Argentina a esas finales de no haber tenido en sus filas a Messi? El “no” se agiganta con sólo pensar que la selección podría haberse ido eliminada en la primera fase de Brasil 2014 en un grupo integrado por Bosnia, Irán y Nigeria. Si sobrevivió y jugó la final es porque tenía a Messi.

Lo notable es que, por primera vez en su vida, Messi es el líder de dos equipos en serios problemas. Lo de la Argentina es sabido, a tal punto que si se planteara la pregunta de quién es hoy el Sergi Roberto de Messi con la celeste y blanca, la respuesta sería... Messi.

La novedad pasa por un Barcelona agotado y espasmódico que depende más que nunca de su gran estrella. Por eso es que, quedándose allí, Messi hará valer dos cosas: es el principio y el fin de todas las cosas en el equipo. Y es el indiscutible mejor futbolista del mundo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas