Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un asalto comando de película conmovió la Triple Frontera

Un grupo de entre 30 y 50 brasileños robó una compañía de caudales en Ciudad del Este; la policía se lanzó a una cacería y abatió a tres del otro lado de la frontera; apuntan al PCC

Martes 25 de abril de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La fachada de la empresa Prosegur luego del cinematográfico ataque
La fachada de la empresa Prosegur luego del cinematográfico ataque. Foto: DPA

RÍO DE JANEIRO.- El "asalto del siglo" en Paraguay, que dejó un muerto y tres heridos, llevó ayer a la frenética cacería de los criminales en la zona de la Triple Frontera. En la madrugada, en una acción espectacular en las calles de Ciudad del Este, un grupo de entre 30 y 50 hombres muy armados atacó una empresa de caudales para huir con un millonario botín. Las fuerzas policiales paraguayas y brasileñas alcanzaron a algunos prófugos en Brasil, donde tres de ellos murieron y cuatro fueron detenidos.

El cinematográfico ataque contra la sede de la compañía internacional de valores Prosegur en Ciudad del Este comenzó a poco después de la medianoche del domingo. Pertrechados con rifles de asalto AK-47, fusiles antiaéreos, granadas, explosivos, chalecos antibala, miras láser y equipos de visión nocturna, los asaltantes encapuchados -que hablaban portugués y se cree que estarían vinculados a la organización criminal brasileña Primeiro Comando da Capital (PCC)- llegaron a toda velocidad en varios vehículos blindados. En medio de un feroz tiroteo lanzaron su embestida contra el edificio. En el asalto, un policía murió y tres civiles resultaron heridos.

La explosión prácticamente demolió el inmueble donde se hallaba la bóveda con capacidad para 40 millones de dólares, totalmente saqueada. Voceros de Prosegur indicaron luego que tomará un tiempo establecer el monto exacto del robo. Para distraer a la policía, secuaces de los delincuentes dispararon contra la comisaría local e incendiaron varios autos en otros puntos cercanos. Durante casi tres horas, las explosiones y los disparos produjeron pánico en Ciudad del Este, la segunda ciudad más grande de Paraguay, en el límite fronterizo con la brasileña Foz do Iguaçu y la argentina Puerto Iguazú. Según la policía, el número telefónico de emergencias recibió 875 llamadas durante las horas del ataque.

"Nunca ocurrió esto en la ciudad. Estamos como en Siria", señaló más tarde la fiscal que investiga el asalto, Denise Duarte, mientras los agentes de seguridad contabilizaban los impactos de bala en las fachadas de los edificios, recogían restos de proyecciones en las calles y retiraban los vehículos quemados.

El comandante de la policía paraguaya, Luis Rojas, alertó a sus pares de Brasil y la Argentina. Brasil ordenó de inmediato cerrar el Puente Internacional de la Amistad, que une Paraguay con Brasil, y que habría obligado a los criminales a huir hacia el Norte, en dirección a la localidad de Hernandarias. El gobierno argentino, en tanto, ordenó reforzar la seguridad en la frontera.

Informes policiales indicaron que las autoridades paraguayas sospechaban que los asaltantes eran miembros del brasileño PCC, oriunda de San Pablo, o algún grupo vinculado a él, ya que desde el año pasado, después de romper una tregua con su antiguo rival, el Comando Vermelho (CV), de Río de Janeiro, busca lograr el control de las rutas del narcotráfico (marihuana desde Paraguay, cocaína desde Bolivia) y del contrabando de armas. Tampoco se descartaba que el alto perfil del ataque fuera una represalia por la reciente captura, a principios de este mes, de uno de los líderes del PCC en Paraguay, Roberto Tenorio Bezerra, alias "Robertinho".

La teoría sobre la participación del PCC se afianzó por la tarde, cuando agentes de la policía marítima brasileña que patrullaban el lago de la represa de Itaipú avistaron a un numeroso grupo de hombres armados cruzar en lanchas desde Paraguay a territorio brasileño, a la altura de Itaipulândia, 70 kilómetros al norte de Foz do Iguaçu. Hubo un primer intercambio de disparos, pero los sospechosos lograron escapar en vehículos robados.

El presidente brasileño, Michel Temer, ordenó a la Policía Federal colaborar con las autoridades de Paraguay y prometió apoyar "con los recursos que sean necesarios".

Pocas horas después, un operativo conjunto dio con un grupo de los atacantes cerca de São Miguel de Iguaçu, a mitad de camino entre Itaipulândia y Foz do Iguaçu. Siguió un nuevo tiroteo que dejó a tres de los delincuentes muertos y cuatro detenidos. En su huida, los ladrones habían abandonado un auto con marcas de sangre, armas, municiones, explosivos, chalecos antibala y una mochila, pero no había rastros del dinero robado.

Antes de caer la noche, un enorme operativo de seguridad, del que participaban cientos de efectivos y varios helicópteros, había sido desplegado en la región para dar con el paradero de los prófugos.

La banda criminal más grande de Brasil

¿Qué es el PCC?

El Primer Comando de la Capital (PCC) es la organización criminal más grande de Brasil. Actúa principalmente en San Pablo, pero tiene presencia en todos los estados brasileños y en los países vecinos, desde donde trafica drogas y armas

Origen

Nació en 1993 como un equipo de fútbol en el Centro de Rehabilitación Penitenciaria de Taubeté, estado de San Pablo; sus integrantes eran los únicos en la prisión originarios de la capital estatal. También llamado Partido del Crimen, al principio buscaba combatir la opresión en las cárceles y vengar la muerte de once presos en la masacre de Carandirú (1992)

Miembros

Se calcula que el PCC tiene hoy entre 15.000 y 20.000 miembros. Cada socio debe pagar una tasa mensual a la organización, ya sea que se encuentre detenido o en libertad

Negocios

Es la principal banda narcotraficante en el país. Pero también se financia por medio de asaltos, secuestros, extorsiones y el tráfico de armas. En las cárceles organiza motines para proteger a sus miembros presos y garantizarse que puedan seguir realizando actividades tras las rejas y reclutando a nuevos criminales

Rivales

El principal rival del PCC es el Comando Vermelho (CV), de Río de Janeiro, una banda nacida en 1979, también en la cárcel. Ambos se disputan las rutas de la droga proveniente del exterior. A principio de año, la guerra entre los dos grupos dejó más de 130 muertos en motines carcelarios, especialmente en el Norte

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas