Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tras el doping, Maria Sharapova vuelve a jugar y el circuito estalló: la polémica alrededor de su regreso

La rusa cumplió 15 meses de sanción por positivo de meldonium y este miércoles se presenta en Stuttgart; las críticas por las invitaciones que le dan los torneos

SEGUIR
LA NACION
Martes 25 de abril de 2017 • 20:01
Sharapova regresa este miércoles a las canchas
Sharapova regresa este miércoles a las canchas. Foto: AP
0

El 7 de marzo del año pasado, Maria Sharapova se dispuso a realizar "un anuncio importante". Se especuló, en principio, con su retiro. Una situación inesperada, que se producía días después de que la rusa, por entonces 7ª en el ranking mundial, anunciara su baja del torneo de Indian Wells. Pero la noticia fue más conmocionante: Sharapova informó que había dado positivo de meldonio (o Meldonium) en un control antidoping que le efectuaron durante el Abierto de Australia 2016.

La ex número 1 admitió que consumía meldonio desde 2006 para combatir la diabetes, y adujo no estar al tanto de que la sustancia había sido incorporada recientemente a la lista de medicamentos prohibidos por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), a pesar de que cada tenista profesional recibe a fin de año un informe con las novedades en la lista de sustancias no permitidas para el consumo. Sharapova fue sancionada con dos años de suspensión, reducidos luego a 15 meses luego de apelar ante la Corte Arbitral del Deporte (TAS), en Lausana.

El regreso de Sharapova al WTA Tour se producirá este miércoles, cerca de las 13.30 de la Argentina, cuando se enfrente con la italiana Roberta Vinci, por la primera rueda del torneo de Stuttgart. La ausencia prolongada hizo que Sharapova no pudiera sumar más puntos, perdió todo lo que tenía en la clasificación y arranca, literalmente, de cero. El torneo alemán dispuso, entonces, ofrecerle una invitación especial (wild card), una situación que seguramente se repetirá con otros certámenes. Madrid también confirmó que le permitirá participar: "Maria es una de las mejores jugadoras de los últimos 15 años y además es campeona del Mutua Madrid Open. Aquí siempre juega muy bien y estoy seguro de que volverá a las pistas motivada y con ganas de hacerlo bien en sus primeros torneos", dijo Manolo Santana, director del torneo de la capital española.

Roland Garros evalúa darle un wild card, ya no para el cuadro principal, sino para la qualy. En el caso del abierto francés, hay dos elementos a tener en cuenta: la lucha permanente que este certamen tuvo contra los casos de doping, por un lado, y la condición de ex campeona de Sharapova en París, por el otro. Bernard Giudicelli, nuevo presidente de la Federación Francesa de Tenis (FFT), le dijo a L'Equipe: "No podemos invertir un millón y medio de euros en la lucha contra el dopaje y luego invitar a una jugadora sancionada por el consumo de un producto prohibido". Palabras que coinciden con las del británico Andy Murray, número 1 entre los varones: "Creo que realmente debería ganarse su vuelta. Sin embargo, la mayoría de los torneos harán lo que crean mejor para ellos. Si creen que tener grandes nombres en el torneo va a vender más entradas, entonces van a hacerlo".

Estas invitaciones son las que encendieron la controversia: así como lo expresó Murray, muchas colegas de Sharapova se enojaron con la determinación de los torneos de otorgarle wild cards a la rusa. En este contexto, la coincidencia es que preferirían que la ex número 1 comenzara su camino de regreso "desde abajo", con humildad, jugando los torneos más chicos, como quien recién empieza. Las críticas no tardaron en llegar. "Ella podrá llegar el miércoles y empezar su torneo como si nada. Es un poco raro para las otras jugadoras", comentó la alemana Angelique Kerber , actual número 2 del mundo, que también jugará en Stuttgart. La polémica apunta a que la siberiana tendrá una ventaja que no contarán otras jugadoras involucradas en una situación semejante, y no tendrá que empezar su vuelta al tour desde los Womens Circuit, la menor de las categorías del Tour profesional, con torneos de 15.000 a 100.000 dólares en premios.

Pero, por otro lado, hay otros factores a tener en cuenta: Sharapova ya cumplió su condena, cumplió 30 años, y claramente, no es cualquier jugadora, pues es una de las tenistas más convocantes y ha desarrollado una carrera brillante. Ganó 35 títulos de WTA (incluidos los cuatro Grand Slams), y además de haber llegado a la cima del ranking, y acumula más de 36 millones de dólares sólo en ganancias oficiales -se calcula que sus ingresos por publicidad quintuplican esta cifra-, y según Forbes, es una de las atletas que más dinero generan en el mundo de los deportes. Un tema para nada menor.

Mientras, la controversia continúa. Hay, además, cuestiones personales. La eslovaca Dominika Cibulkova , en su momento, dijo sobre Sharapova: "Es arrogante, engreída y fría". Ahora, la número 4 del mundo amplió: "No creo que esté bien que le den invitaciones, ¿pero qué podemos hacer? Aún descalificada puede jugar esa misma semana. Es algo muy extraño. He hablado con otras jugadoras y todas están de acuerdo conmigo. En mi opinión no es justo, todos los que se hayan dopado deben empezar de cero". Caroline Wozniacki coincidió: "Sea quien sea, que se le permita competir esa semana a una jugadora que está suspendida es una falta de respeto a las otras. Cuando una tenista ha sido sancionada por dopaje, debe empezar desde abajo y luchar".

Hay, claro, opiniones a favor. "Cometió un error y ya está. Estará de vuelta, será un plus enorme para el tenis. Maria tiene mucho seguidores, aporta mucho entretenimiento para todos", dijo su compatriota Svetlana Kuznetsova . Y Venus Williams añadió: "Las entidades ya tomaron su decisión y ella tiene una oportunidad de volver y continuar su carrera. Creo que debería permitirse eso; si le quieren dar wild cards, es una decisión de cada torneo, pero yo creo que será bueno tenerla de regreso en el circuito". Entre los varones, Juan Martín del Potro expresó: "Para el mundo del tenis será bueno verla de regreso, todos están esperando por ella", y Novak Djokovic evaluó: "Entiendo que no tuvo intención de cometer doping, porque las reglas cambiaron, pero hubo un error, y ella ya ha pagado las consecuencias".

Por su lado, Roger Federer buscó un punto de equilibrio, sin ser concluyente en su análisis: "Es un tema difícil. Ella pagó el precio por lo que hizo. Veo los argumentos de los jugadores que critican que le den wild cards, quién lo merece o quién no. Quizás se debería revisar esa regla, la de que cada director de un torneo decida si Maria, o cualquiera, hipotéticamente hablando, merezca una invitación después de haber sido prohibido. Es un buen debate para nosotros, y al mismo tiempo, es muy complejo. De lo que sí estoy seguro es que ella está feliz por volver a jugar".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas