Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cinco maneras en que leer ficción sirve para hacer carrera en el trabajo

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 26 de abril de 2017
Foto: Archivo
0

No es ningún secreto que la gente exitosa es lectora. Leer lo ayuda a estar al día con nuevas tendencias y aprender técnicas que puede usar en su carrera. Bill Gates y Warren Buffet informan cuáles son sus libros favoritos al final de cada año, y sus listas están llenas de títulos que no son de ficción.

¿Pero qué pasa con la ficción: es puro entretenimiento? Michel Morvan, fundador de la compañía de tecnología CoSMo, lee un par de capítulos de una novela de misterio cada noche y dice que no es sólo por diversión: "Para conducir una empresa hay que estar involucrado profundamente en todas las minucias, desde la estrategia, pasando por los productos hasta las contrataciones", dice. "Meterme en la historia, identificarme con los personajes y tratar de resolver el misterio tiene dos efectos en mí. Primero es una manera muy eficiente de desconectarme de todos los problemas que enfrento en el trabajo. Segundo, inmediatamente destraba mi creatividad. Mi mente no tiene límites al leer y no debería tenerlos cuando manejo los negocios."

Por cierto, investigaciones han concluido que leer ficción puede ayudarlo a mejorar capacidades que son tan importantes como los conocimientos técnicos que puede obtener de obras que no son de ficción. Estas son cinco cosas que una novela transmite a su cerebro:

Mayor capacidad de razonamiento

Leer ficción puede dar una visión de cosas que lo ayudan a trabajar más allá de la lógica, dice Michael Benveniste, profesor de idioma en la Universidad de Puget Sound. En situaciones que pueden verse matizadas por emociones o experiencias pasadas, lo ayuda a cultivar el razonamiento cualitativo, que se obtiene de las descripciones.

"La ficción ofrece un espacio para especular respecto del rol constitutivo que tienen los valores «borrosos» o «vagos» como creencias, normas y experiencias en contextos sociales", dice.

Comprensión de los problemas

La gente que lee ficción obtiene una comprensión más amplia de los demás, según un estudio de la Universidad de Toronto. "Estos efectos se deben en parte al proceso de relacionarse con las historias, lo que incluye hacer inferencias y estar involucrado emocionalmente, y en parte a los contenidos de la ficción, que incluyen personajes y circunstancias complejas que podríamos no encontrar en la vida diaria", escribe Keith Oatly, profesor emérito de Psicología Cognitiva de la Universidad de Toronto.

Empatía

Imaginar la situación de un personaje puede ayudar a tener más empatía con la gente en la vida real. Eso se debe a que cuando se lee una historia se conecta con experiencias personales, según estudios de Raymond Mar, psicólogo de la Universidad de York en Canadá.

En un discurso en la convención anual de la Asociación Psicológica de Estados Unidos, Mar dijo que a menudo tenemos pensamientos y emociones que son coherentes con la historia. "Las experiencias que hemos tenido moldean nuestra comprensión del mundo?, y las experiencias imaginadas a través de la narración de historias de ficción también es probable que nos moldeen o nos cambien."

Alivio de las tensiones

Leer una novela alivia las tensiones mejor que escuchar música, ir de paseo o tomar una taza de té, según un estudio de la Universidad de Sussex.

Leer redujo los niveles de tensión en un 68%, dijo el neuropsicólogo cognitivo David Lewis. Sólo seis minutos de lectura redujo el ritmo cardíaco de los participantes en el estudio y alivió la tensión de los músculos. De hecho, la lectura logró reducir los niveles de tensión de los sujetos por debajo del punto inicial.

Fuertes modelos de roles

Las novelas a menudo tienen personajes atractivos cuyos rasgos son descritos en detalle. Juliette Wells, profesora adjunta de lengua del Gocher College en Baltimore, Maryland, da clases de ficción del siglo XIX y dice que las novelas de Jane Austen le dan fuerzas.

"Muchas de estas dinámicas se trasladan de modo útil al mundo del trabajo", dice. "A menudo me he encontrado citando para mí a Elizabeth Bennet de Orgullo y prejuicio, que dice: «Mi coraje surge con cada intento de intimidarme»."

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas