Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El juego de las diferencias: ¿es verdad que los partidos son más atractivos en Europa que en la Argentina?

A la habitual intensidad y en un contexto siempre parejo, el torneo local tiene otro condimento: creció el promedio de gol; sin embargo, ¿se acortó la distancia?; qué dicen los especialistas extranjeros

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 26 de abril de 2017
Barcelona, candidato de siempre en España; Racing, que viene de atrás, también anima el torneo argentino
Barcelona, candidato de siempre en España; Racing, que viene de atrás, también anima el torneo argentino.
0

Las comparaciones no siempre son odiosas. Suele afirmarse, por ejemplo, que las principales ligas europeas -España, Italia, Alemania, Inglaterra- son más atractivas que la de nuestro país, envuelta en una crisis global en todos los aspectos, aunque no tanto en el campo de juego. El torneo insostenible de los 30 equipos, la ausencia de hinchas visitantes, la falta de organización y planificación -que hasta incluyó el retraso de la continuidad del campeonato, que volvió a jugarse 80 días después-, convierten a nuestro medio en un indescifrable escenario. No hay dobles lecturas: los mejores jugadores y los mejores entrenadores, -decenas de argentinos en ambos aspectos-, recorren esos destinos con calidad individual y estrategias de otra dimensión. Los mejores de acá, suelen jugar allá. La ley del mercado gobierna en el fútbol desde hace décadas: los presupuestos anuales son una bofetada para los clubes argentinos, que sostienen débiles estructuras.

Sin embargo, en las últimas semanas, en nuestras canchas se disfrutan de mejores espectáculos. Al menos, más entretenidos, más allá de la intensidad habitual, con un promedio de gol más próximo a los europeos. Boca, River, Racing, Independiente, Lanús, Talleres y hasta Atlético de Rafaela, último en los promedios, son muestras frecuentes de que la audacia se inclina sobre la cautela. "Mantenemos nuestra esencia, a pesar de todo. Y contra todos", suscribe Juan Manuel Llop, el conductor de Rafaela, que logró un impensado empate 0-0 contra Boca, el líder, el domingo pasado.

La competitividad es un punto a favor para el fútbol argentino: los primeros cuatro equipos siguen con chances de pelear por el título, algo que no ocurre en Europa
La competitividad es un punto a favor para el fútbol argentino: los primeros cuatro equipos siguen con chances de pelear por el título, algo que no ocurre en Europa.

En el descenso -aquí por promedios y allá los últimos tres o dos de la clasificación-, suelen caer los más débiles: en eso, no hay diferencias drásticas, más allá de los frescos casos de River (2011) e Independiente (2013).

A veces, los datos respaldan las teorías, algunas miradas parciales. En la Argentina, de los últimos diez campeones de los torneos domésticos, sólo se repitieron dos ganadores: Boca y Vélez. En cambio, en España suelen ser Barcelona y Real Madrid; en Italia Juventus; en Alemania Bayern Munich, y en Inglaterra se repartieron, en su mayoría, entre Chelsea y Manchester United. La excepción, una de vez en cuando, resulta Leicester, suerte de Cenicienta exitosa en la temporada que pasó en la Premier League. Hoy, ahora mismo, los citados están a punto de consagrarse una vez más. Sin embargo, los especialistas resaltan el liderazgo europeo en el fútbol universal. Con tres o cuatro conceptos, en teoría, irrefutables. Los que expone David Ruiz, periodista free lance y escritor español. "En España hubo un punto de inflexión en la temporada 2013

2014, cuando Atlético de Madrid consiguió el título de la Liga. Hasta ese momento, el abismo entre los dos grandes y el resto era abrumador. Se decía que nuestra liga era como la de Escocia, en la que siempre ganan Celtic y Rangers", analiza. "Esa sensación cambió con el sorprendente título del Aleti del Cholo Simeone. Varió la idea de la gente. Estuvo cerca, hasta no hace mucho, el Sevilla de Sampaoli. La gente cree que a la Liga es más competitiva en los últimos tres años. Ahora, hay dos favoritos y un pelotón que no se achica", asume.

-¿Cómo jugó el factor selección, en su etapa exitosa?

-En los años de oro, de 2007 hasta 2014, se produjo un proceso que no había sucedido nunca en España: la gente le prestaba más atención a la selección que a la propia liga, que aburría. Ahora, cambió la vara: la gente se incomoda cuando llega la fecha FIFA, lo interesante es otra vez el torneo. Y más aún, luego del clásico del domingo pasado.

-¿Se sigue el fútbol argentino?

En las principales ligas de Europa, el promedio de gol por partido es superior al de la Argentina
En las principales ligas de Europa, el promedio de gol por partido es superior al de la Argentina.

-En un campeonato que tiene 30 equipos, que además se queda sin los principales jugadores, que emigran rápidamente a Europa, es difícil hablar de competitividad, más allá de que hay buenos equipos, como Boca, River, Newell's o San Lorenzo. Hay un paquete de elencos -serán unos ocho-, que provocaron que bajara el nivel. Con menos dinero, porque también emigran a México o Chile, la situación se convierte en alarmante. En España se sigue menos el fútbol argentino.

Jörg Wolfrum es un periodista alemán de la revista Kicker que conoce muy bien nuestro medio. "La liga argentina no está en un alto nivel. Yo lo ubicaría en el octavo lugar mundial. Tiene mucha dinámica, pero el estilo no se puede comparar con la liga alemana, la veo más parecida a la portuguesa. Un ejemplo: apenas un tiempo atrás, Javier Pinola ya no tenía un buen nivel en Nüremberg, en la segunda división alemana y en la Argentina suele destacarse en Rosario Central. Los mejores jugadores van a Europa y no sólo eso: a veces se van sin madurar. A la distancia no se entiende que vuelvan jugadores como Verón, que fue un crack., hace 10 años", explica el experto.

-¿Puede ser atractivo un torneo como la Bundesliga en el que siempre gana el mismo equipo?

Otra prueba de la competitividad del fútbol argentino, que tuvo ocho campeones distintos en los últimos diez torneos; en las principales ligas de Europa, son muy pocos los clubes que tienen chances de consagrarse
Otra prueba de la competitividad del fútbol argentino, que tuvo ocho campeones distintos en los últimos diez torneos; en las principales ligas de Europa, son muy pocos los clubes que tienen chances de consagrarse.

-Desde el punto de vista exterior, se entiende que le quita interés que todos los años salga campeón Bayern Munich y por bastante distancia. Ahora, dentro de Alemania, no tanto. Todo el mundo ya sabe quién va a salir campeón, pero el resto de la liga es competitiva por las clasificaciones a las copas. Los otros 17 conjuntos tienen su propia pelea. Además, los partidos cada día son mejores, hay más goles. Es lo que le da éxito al modelo alemán.

Una mirada más profunda aporta Diego Torres, un especialista del diario El País, de Madrid: en nuestro medio no sobran el pico y la pala. "No tienen defensores y volantes de contención de jerarquía en su medio y sí, una superproducción de atacantes. Da la impresión de que en el semillero de la Argentina se trabaja exclusivamente para exportar. Es más fácil vender goles y el fútbol argentino quedó cautivo del mercado", reflexiona. Sin embargo, hay espacio para el confort. "Es competitivo, a pesar de eso. Hay buenos jugadores en casi todos los equipos, Lanús y River juegan muy bien, los equipos de mitad de tabla para arriba podrían ser competitivos en cualquier liga europea", se entusiasma. Y cita a Ricardo Centurión y a la "delantera de Racing", como faros revitalizadores. Entre tantos despistes, algunas huellas para seguir motorizando la pasión.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas