Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Javier Mascherano contó qué pensó antes del penal y por qué se animó a patearlo

El volante de la selección habló tras marcar su primer gol en Barcelona

Miércoles 26 de abril de 2017 • 19:31
0
Mascherano, un segundo antes de su gol
Mascherano, un segundo antes de su gol. Foto: LA NACION / Adrian Quiroga

La noche estaba servida para que Messi celebrara sus 500 goles con la camiseta del Barça en el Camp Nou. "Gracias Leo", rezaba la pancarta que le dedicó la directiva azulgrana al rosarino. El 10 no alteró su rutina y se sumó a su propio homenaje con dos goles. Hasta ahí, todo normal. Sin embargo, llegó lo nunca visto en el estadio catalán: el goleador menos esperado de nombre Javier Mascherano. El Jefecito rompió con su maleficio y pegó su primer grito con la camiseta del Barcelona. Eso sí, la tuvo fácil: lo metió de penal.

"Quería esquivar el tema, pero ante la presión de los compañeros y el público se hizo difícil y tuve que hacerme cargo. Lo único que pensé antes de patearlo era no pasar a la historia por no marcarlo", contó el ex capitán de Argentina. Derechazo fuerte y al medio y chau fantasmas estadísticos.

Hacía rato que en el vestuario del Barcelona le hacían bromas a Mascherano por su sequía en la red. Los chistes empezaron en privado, hasta que el siempre descarado Piqué le mandó un misil público. "Superar a Reiziger como el jugador con más partidos en el FCB sin meter un gol es ser una leyenda", tuiteó el central catalán. Reiziger fue un discreto lateral derecho holandés, que jugó siete temporadas en el Barça, entre 1997 y 2004. En sus 253 partidos con la camiseta azulgrana, Reiziger, por supuesto, nunca celebró una conquista propia. Y ya hacía rato que Mascherano había limpiado la pobre imagen goleadora del holandés.

Fueron 318 partidos sin hacer un gol. Pudieron ser más, pero la hinchada se apiadó de Masche. Con la goleada consumada ante el descendido Osasuna, la Grada de Animación (así le llaman en el Camp Nou al público más ruidoso que se coloca atrás de un arco) empezó a corear el nombre de Mascherano, cuando Rakitic estaba a punto de patear el penal. "Piqué me dijo que se lo dejara tirar a Masche", explicó el croata. "Era una anécdota que un jugador top como es él y con su personalidad no había marcado un gol", lo defendió Luis Enrique.

El último gol de Masche había sido en 2014 con Argentina (3-0, con Trinidad y Tobago) y había que bucear hasta 2008 para encontrar un tanto suyo en un club, con el Liverpool (2-1, contra el Reading). "Mañana le vamos a hacer el pasillo (una especie de malteada). Igual, conociéndolo, vamos a tener que pegarle con respeto", concluyó Rakitic. En la fiesta del Pichichi Messi, se coló Mascherano, el goleador inédito.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas