Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trump apuesta a salvar sus primeros 100 días con un masivo recorte impositivo

Luego de varios fracasos legislativos, el mandatario presentó un nuevo proyecto para reestructurar el sistema de impuestos; preocupación por el déficit de las cuentas públicas

Jueves 27 de abril de 2017
0
Trump, ayer, antes de firmar un decreto que revisa la desginación de monumentos nacionales en tierras federales
Trump, ayer, antes de firmar un decreto que revisa la desginación de monumentos nacionales en tierras federales. Foto: AFP

WASHINGTON.- El gobierno del presidente Donald Trump lanzó ayer un ambicioso proyecto de reforma fiscal con fuertes recortes de impuestos, una de las promesas de campaña del entonces candidato republicano que prometía estimular la creación de empleos y la prosperidad de la clase media, pese a que el gobierno batalla con una deuda creciente.

La propuesta se anuncia tras el fracaso del mandatario de derogar y sustituir Obamacare, la reforma de salud puesta en marcha por el ex presidente Barack Obama, y luego de que el Congreso se dispuso a aprobar la ley de presupuesto sin la inclusión de los fondos necesarios para la construcción del muro con México. Otro de los puntos fuertes de su campaña.

El presidente cumplirá pasado mañana sus primeros 100 días en la Casa Blanca con un balance deficitario, marcado por la polarización política, una creciente persecución a los inmigrantes sin papeles y por la normalización de un relato presidencial plagado de "hechos alternativos" y denuncias que nunca llegan a la Justicia.

Además, la popularidad de Trump registra los valores más negativos desde su llegada al poder, donde apenas un 42% de la población aprueba la gestión del presidente. Con el proyecto de reforma fiscal, el magnate buscará sumar un victoria a un inicio de mandato poco productivo.

La iniciativa, calificada por el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, como "la mayor reforma impositiva de la historia de Estados Unidos", propone revisar por completo todo el sistema fiscal del país. Pero su aspecto sobresaliente es que reduce de 35% a 15% los impuestos a las empresas, un recorte de 20 puntos porcentuales que podría tener efectos directos en el déficit federal.

Aunque los republicanos controlan tanto la Cámara de Representantes como el Senado, algunos aspectos de las propuestas de Trump podrían ser difíciles de vender, sobre todo para los "halcones" fiscales de su propio partido.

La Casa Blanca anunció que mantendrá reuniones en mayo para "escuchar" a los contribuyentes, mientras el Congreso continúa trabajando para "desarrollar los detalles de un plan que generará puestos de trabajo y hará que Estados Unidos sea más competitivo".

En una conferencia de prensa, Mnuchin aseguró que el plan no tendrá efectos negativos y, por el contrario, impulsará la creación de nuevos empleos, que a su vez implicará una mayor recaudación fiscal. Asimismo, remarcó que con estas medidas Estados Unidos puede alcanzar "una tasa de crecimiento económico anual del 3% o superior". "Esto se pagará a sí mismo con crecimiento, y con menos reducción de diversa índole y con el cierre de fisuras en la normativa", dijo el secretario del Tesoro.

El borrador está diseñado para ser una guía para los legisladores en el Congreso, aunque es probable que se quede corto respecto de la amplia reestructuración que llevan largo tiempo debatiendo los republicanos.

En general, los legisladores oficialistas son favorables a la reducción de impuestos, pero una parte de ellos, defensores del equilibrio presupuestario, expresan preocupaciones sobre su impacto en las cuentas públicas.

Mnuchin, sin embargo, adelantó que hay conceptos fundamentales del proyecto que "no son negociables". "El nudo central es que queremos tornar competitivos los impuestos a las empresas, traer miles de millones de dólares para crear empleos, simplificar las declaraciones individuales y reducir la carga impositiva. Estos principios fundamentales no son negociables", dijo.

Además, sostuvo que el gobierno espera que la propuesta sea aprobada lo más rápido posible, pero no adelantó un cronograma. "Es parte del impacto por los primeros 100 días del nuevo gobierno", dijo.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, comentó en una reunión de lobbistas y abogados que había visto un adelanto del borrador. "Nos gusta mucho. Nos pone en la misma página, estamos de acuerdo en un 80% y sobre el restante 20%, estamos en la misma cancha", indicó.

Según analistas, un recorte de 20 puntos porcentuales en la carga impositiva de las empresas podría significar 2000 millones de dólares adicionales de déficit en apenas una década. Entre octubre de 2016 y marzo de este año, el déficit estadounidense llegó a los 526.800 millones de dólares.

Analistas económicos señalan, además, que la idea de un crecimiento del empleo mediante recortes de impuestos a las empresas no se apoya en experiencias previas.

El líder del bloque del opositor Partido Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, adelantó que la idea encontrará resistencias. "Si se trata de una enorme recorte de impuestos para los más ricos, eso no será apoyado por los demócratas", adelantó.

Agencias AFP, DPA, AP y Reuters

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas