Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Denuncian que en Turquía una joven argentina desapareció con su novia

María Jimena Rico Montero, de 28 años, fue a Dubai a visitar a sus suegros; desde ahí advirtió por mensajes que ellos las perseguían por su orientación sexual

Jueves 27 de abril de 2017

MADRID.- "Si antes del mediodía no vuelves a tener noticias mías, será que algo malo ha pasado." María Jimena Rico Montero, de 28 años, nacida en la Argentina, se despidió así de su madre en una llamada telefónica el domingo por la noche desde la localidad turca de Samsun. Estaba desesperada y pretendía tomar un micro hacia Estambul.

Incapaz de saber nada más de ella, la madre -argentina y residente en la ciudad española de Torrox (Málaga)- denunció ante la Guardia Civil que la joven desapareció mientras huía de una persecución desatada por la familia de su pareja, una mujer musulmana de origen egipcio de nombre Sasha Se, de 30 años.

Rico Montero trabaja y reside en Londres desde hace cuatro años. La semana pasada había viajado a Dubai, donde vive la familia de su novia. Les habían avisado que la madre de la chica estaba gravemente enferma. Sin embargo, al llegar, según denuncian, descubrieron que era falso: se trataba de una estrategia del padre de Sasha para retenerla en el país y denunciarla ante la policía por homosexualidad, que allí se considera un delito grave. "Llegamos hoy, era mentira. La encerraron en la casa. La quieren literalmente matar, están hablando con las leyes de aquí y la quieren matar. A mí no pueden porque soy europea y la ley me protege, pero me pueden mandar a la cárcel 14 años", relató la joven en un mensaje que envió a una amiga.

Foto: LA NACION

La familia de su novia le compró un pasaje a Tiflis, la capital de Georgia. Pero ella consiguió llevarse también a Sasha. Cuando el jueves pasado intentaban tomar la conexión hacia Londres el padre de Sasha las encontró en el aeropuerto y las agredió, las amenazó, intentó llevarse por la fuerza a su hija y rompió el pasaporte español de Rico Montero.

Según la denuncia ante la Guardia Civil, las dos chicas fueron liberadas 10 horas después. Se trasladaron en auto hacia la frontera con Turquía.

Tras varios intentos, Rico Montero entró en el país y tomó un micro hasta Samsun, en la costa del mar Negro. En esa ciudad volvió a ser demorada unas horas por las autoridades. Su madre, Ramona Teresa Montero, relató que desde allí tuvieron su última conversación por teléfono.

María del Valle, hermana de la chica desaparecida, amplió que el último dato que se conoce sobre su paradero es del lunes a las 9.36. Rico Montero llamó a Angelika Balczareková, su compañera de piso en Londres, que le había reservado un hotel en Estambul. Le dijo que tenía previsto ir a la embajada española para que la ayudaran a salir de Turquía.

"Por lo visto nunca llegó al hotel ni a la embajada. El teléfono móvil lo tiene apagado y la embajada nos dice que están buscándola, que ya han dado orden a la Interpol", contó María del Valle. Ella logró comunicarse por redes sociales con una hermana de Sasha: "Me dice que no sabe nada de su padre ni de su hermana".

Los padres de la joven desaparecida son argentinos y emigraron hace 15 años a Torrox. Tienen otros tres hijos (dos viven en la Argentina).

Rico Montero trabaja en la barra de un bar en Londres, según relató a LA NACIÓN su compañera de departamento. A Sasha la conoció en un viaje a Dubai, a donde había ido por un contrato temporal a fines del año pasado. Se enamoraron.

Poco después de que María Jimena regresó a Gran Bretaña, Sasha se escapó de su casa y la siguió. Su familia se enteró. Fue entonces cuando la llamaron engañada con la mentira de que su madre se estaba muriendo y que necesitaba despedirse de ella. Le dijeron que la perdonaban y la aceptaban. La chica hispano-argentina quiso acompañar a Sasha en el duro trance que suponían le tocaría vivir. El drama que se encontraron fue otro.

Ante la falta de noticias, la familia Rico Montero inició gestiones ante las embajadas española y argentina en Turquía, pero hasta anoche no había surgido ninguna información fehaciente sobre el destino de las dos jóvenes. La policía turca está rastreándoles la pista, mientras fuentes de la Guardia Civil calificaron el caso como "muy inquietante".

La madre de Rico Montero expresó su angustia y preocupación por la vida de las dos chicas. "La homosexualidad es un delito muy perseguido en los países árabes", señaló.

En el enfrentamiento que habían tenido en Georgia, el padre de Sasha las había amenazado de muerte. En la familia de la chica hispano-argentina temen que la persecución hubiera continuado después de aquel altercado en el aeropuerto. La hermana de María Jimena describió al padre como "un hombre poderoso que se mueve con escolta".

"A medida que pasan las horas crece nuestra inquietud, porque nos dijo que avisásemos a las autoridades si no teníamos noticias de ella -añadió la madre-. Estaba claro que temía por su vida."

Los mensajes de Rico Montero sobre un plan de escape

Dubai

Los padres se enteraron de que es gay y que estaba conmigo. La hicieron volver [a Dubai] y le dijeron que la aceptaban, que su madre se estaba muriendo. Era todo mentira. La encerraron en la casa. La quieren, literalmente, matar. Están hablando con las leyes de acá y la quieren matar. A mí no pueden porque soy europea y la ley me protege. Pero me pueden mandar a la cárcel 14 años.Los padres me sacaron un pasaje para que me vaya esta noche. Ella va a salir corriendo y una amiga mía la va a estar esperando para que se escape. No tiene pasaporte, así que no puede salir del país. Mi amiga la va a llevar a todas las embajadas para intentar sacarla de aquí (...) Ella se escapó y ahí [en Londres] estaba a salvo. Pero en este país el padre le quita el pasaporte y nadie puede hacer nada. Él es su dueño. La quieren llevar para matarla. Ella está aquí, en la casa. Cuando me lleven ahora al aeropuerto, ella se va a bajar conmigo. Les va a decir a ellos que se va al baño y se va a ir corriendo. Le di dinero para que tome un taxi y se vaya con otra amiga, que la va a esconder. Pero cuando vean que no vuelve, me van a detener. Van a saber todo. No me importa. Asumo el riesgo de ir a la cárcel. Quiero dejar constancia de lo que voy a hacer ahora. Y si sale todo bien y la puedo esconder, la voy a dejar escondida y me voy a tomar un vuelo. Me voy y voy a buscar la manera de sacarla. Si algo pasa y no puedo, quiero que ustedes sepan dónde estoy y qué me está pasando.

Georgia

Estábamos en el aeropuerto y el padre se presentó con toda la familia, una abogada y una jueza, y se la intentaron llevar por la fuerza. Estoy detenida con la policía y ella está conmigo, pero no sé qué voy a hacer porque el vuelo es a las 5.20 y para en Estambul. La familia está loca y dice que nos van a matar. (...)[inaudible] a un detective y un sicario privado acá en Georgia.

Con la colaboración de Tomás Marcó del Pont

En esta nota:
Te puede interesar