Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vecinos de las 15 comunas opinan sobre las futuras reglas para construir en la ciudad

El Gobierno puso en debate los proyectos de reforma de los códigos de Planeamiento y de Edificación; hará las devoluciones durante mayo

SEGUIR
LA NACION
Viernes 28 de abril de 2017
0

Nuevas alturas, eliminación de las zonificaciones, incorporación de instrumentos relacionados con la sustentabilidad y la eficiencia energética, identidad barrial e inclusión social son algunos de los cambios que el gobierno porteño propone para reformar los códigos de Planeamiento y de Edificación y que ya se presentaron a los vecinos en las comunas.

Durante el mes que termina, el Ministerio de Desarrollo Urbano abrió los proyectos a la comunidad para que pueda analizarlos, discutirlos y sumar sus observaciones; la ronda continuará en mayo. Y ésta no será la última etapa abierta a debate, ya que se trata de dos normas que requieren doble aprobación en la Legislatura local, un proceso que incluye una audiencia pública con participación vecinal.

La Ciudad busca que las alturas sean más homogéneas
La Ciudad busca que las alturas sean más homogéneas. Foto: Archivo

El borrador del Código de Planeamiento, según la versión oficial, termina con las interpretaciones arbitrarias mediante el establecimiento de alturas fijas y claras para cada cuadra, agiliza los trámites y el seguimiento de procesos online, considera la reurbanización e integración de villas y su conversión en barrios, y premia la cesión y/o incorporación de áreas verdes y absorbentes en los nuevos edificios, entre otros cambios.

"Buscamos que la ciudad de Buenos Aires se convierta en más deseable entre las personas que ya la habitan y entre quienes llegan todos los días para hacer sus actividades. Aunque según el censo somos tres millones de habitantes; la realidad es que 6,5 millones usamos el distrito cada día", indicó Franco Moccia, ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, en una presentación a la prensa.

Esa "deseabilidad" de la que habla el funcionario no sólo redunda en nuevas construcciones, sino también en servicios y beneficios para la gente que no puede afrontar los costos de vivir en la gran ciudad. "El nuevo código viene a reemplazar la idea de demoler para construir; viene a regular ese 50% de la Capital que ya está construido", agregó Moccia.

Alturas

Los datos oficiales indican que el distrito cuenta con 320.000 parcelas de terreno; de ésas, sólo hay 2500 con edificaciones de 15 o más pisos. "Buenos Aires no es una ciudad densa ni muy alta. Aún tiene un 40% de capacidad constructiva", indicó Carlos Colombo, subsecretario de Planeamiento. Esas cifras se traducen en unos 104 millones de metros cuadrados de construcción posible (ver aparte).

Sin embargo, los funcionarios aseguran que la idea no es llenar la ciudad de torres. "En 200 años se construyeron 220 millones de m2; si se hace una proyección con la normativa propuesta, resulta en que el 60% de Buenos Aires tendrá construcciones con menos de cinco pisos", destacó Moccia.

Para el ministro, el código vigente y ciertos cálculos matemáticos conocidos como factor de ocupación total, factor de ocupación del suelo y tangente permiten esas torres sorpresivas. "Hoy, si comprás cuatro terrenos linderos podés sumar y hacer más altura. Con la nueva norma esos lotes tendrán un límite y no se podrá edificar por encima de eso", ejemplificó.

Respecto del Código de Edificación, las reformas tienen que ver con inclusiones de técnicas y de materiales constructivos, hoy prohibidos. "Hay conceptos que antes no se tenían en cuenta, por ejemplo la eficiencia energética. Hoy, si tenés doble vidrio se considera que la vivienda es de lujo y la tasa de ABL se duplica. La intención es dar beneficios tributarios a esos cambios que permiten mejorar la eficiencia térmica, por ejemplo", agregó Colombo.

Otro caso llamativo es que actualmente no se permite el ladrillo hueco, aunque igualmente se utiliza. "Todas estas cosas sirven para hacer negocios. Queremos que la normativa sea algo que el vecino pueda entender sin una traducción y también que pueda ser adaptable y actualizable. No podemos esperar luego otros 40 años para reformarlo", dijo Moccia.

El Código de Edificación data de 1943, mientras que el urbanístico fue sancionado en 1977. Vecinos, urbanistas, arquitectos, desarrolladores y especialistas en el tema ya fueron consultados en las presentaciones realizadas durante todo 2016. Del proceso también participó la Sociedad Central de Arquitectos, que utilizó como modelo el Plan Urbano Ambiental aprobado por ley en 2009.

"Se van a favorecer el ambiente y la utilización del espacio público. Lo que tenemos que generar para ser sustentables es no permitir que siga creciendo la mancha urbana", indicó Moccia.

Las rondas de discusión en las comunas seguirán en los próximos días. Por más información y detalles de los encuentros: http://www.buenosaires.gob.ar/desarrollourbano/abren-la-convocatoria-para-participar-en-los-nuevos-codigos-de-edificacion-y.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas