Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Asesinaron a un agente encubierto que hacía tareas de inteligencia en una villa

El agente Alan Dolz, de 21 años, revistaba en la Federal desde diciembre; hay cuatro detenidos por el crimen

SEGUIR
LA NACION
Viernes 28 de abril de 2017

Alan Maximiliano Dolz egresó en diciembre de la escuela de suboficiales y agentes de la Policía Federal Enrique O'Gorman. Su primer destino fue la Superintendencia de Drogas Peligrosas. No tuvo ni tiempo de hacer carrera en la fuerza. Murió en una de sus primeras misiones. Fue asesinado a balazos cuando, con dos compañeros, hacía tareas de inteligencia en la villa Loyola, de San Martín.

Alan Dolz
Alan Dolz. Foto: Facebook

Fue ayer, a media mañana. Dolz ingresó en el hospital Manuel Belgrano, de San Martín, en estado desesperante, con un proyectil de calibre 9 milímetros en el pecho. No sobrevivió.

El principal sospechoso del homicidio ya fue identificado, informaron a LA NACION fuentes de la investigación. Se trata de Blas Gómez Galarza, que el 27 de agosto del año pasado cumplicó una condena por portación ilegal de arma.

El drama comenzó a las 10.20, cuando la brigada de Operaciones Federales de Drogas integrada por Dolz, el subinspector Walter Zárate y el agente Hernán Godoy Manzanares salió en un móvil no identificable hacia la villa a pocas cuadras de las avenidas General Paz y Constituyentes.

"La brigada tenía que hacer tarea de campo o inteligencia criminal. Obviamente no estaban uniformados", dijo a LA NACION un jefe policial. Trabajaban en la investigación de puntos de venta de droga en la villa Loyola, encomendados por el juez federal de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta.

Estacionaron el Crevrolet Corsa en las inmediaciones de la villa. "El fin era recorrer los pasillos de la villa para observar los supuestos puntos de venta de droga marcados en una denuncia presentada ante una fiscalía federal que dio origen a la investigación", explicaron las fuentes policiales consultadas.

Ese recorrido fue interrumpido por el repentino ataque. "Iban por uno de los pasillos, Dolz atrás y delante de él, uno de sus compañeros. Salieron cuatro o cinco delincuentes, tiraron al agente al piso, le pegaron y le empezaron a disparar. Le dieron unos cuatro balazos", dijo a la agencia Télam un jefe policial.

El otro policía salió corriendo mientras disparaba; eso hizo que los asesinos de Dolz se dispersaran, lo que le permitió cargar a su compañero malherido y llevarlo hasta el auto para trasladarlo a algún centro médico. El agente murió poco después de ingresar en el hospital.

"Estamos tratando de determinar si ya los estaban esperando, si les tendieron una emboscada o si los descubrieron de casualidad", afirmó otro de los jefes policiales que trabaja en la investigación y fue consultado por Télam.

El homicidio del agente Dolz quedó a cargo del juez federal Culotta y del fiscal Paul Starc, con la colaboración de la Superintendencia de Drogas Peligrosas y de la División Homicidios de la Policía Federal.

En esta nota:
Te puede interesar