Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Independiente sigue sin poder ganar de local y Estudiantes pierde terreno en la cima: el 2-2 no le sirvió a ninguno

La gente del Rojo destacó el esfuerzo del equipo, que sufre mucho en Avellaneda

Viernes 28 de abril de 2017 • 20:08
SEGUIR
PARA LA NACION
  |  
IndependienteIndependiente

-

P
Estudiantes La PlataEstudiantes La Plata

-

P
0

-
-. Foto: FotoBAIRES

Pasó demasiado tiempo. El 4 de diciembre de 2016, en Avellaneda, Independiente ganó por última vez en su casa, en el Libertadores de América. Fue un tímido 1 a 0, sobre una alternativa formación de River. El destino es curioso: el gol fue anotado por Diego Vera, hoy una pieza indispensable en la ascendente campaña de Colón. El técnico era Gabriel Milito, hoy en la carpeta de muchos especialistas; entre ellos, para los seleccionados juveniles. El conjunto de Avellaneda, que supo crear una fortaleza en su escenario, que se hizo gigante en las viejas batallas internacionales, hoy sufre porque no gana. No sólo eso: lo padece demasiado y se libera en otros terrenos. Anoche, ni siquiera haciendo el primer gol (la chilena de Benítez) y quitándose un peso de encima logró el desahogo tan buscado. Porque no sólo se trataba de ganar, sino también de buscar una clasificación para alguna copa internacional. Y, para Estudiantes, la igualdad tuvo sabor a derrota, porque había dado vuelta el partido y se ponía a tres puntos del líder Boca, pero el 2-2 le dejó gusto a poco.

Antes de empezar esta fecha, Independiente era el equipo que menos puntos había sacado de local (11) y el que mas sumó de visitante (23), tomando sólo ese rubro sería el hipotético líder, ya que Boca (el puntero real), estaría segundo, con una unidad menos conseguida fuera de la Bombonera. De hecho, el Rojo se impuso a Arsenal, en Sarandí (2-0), el domingo pasado. Derrotó a Talleres en Córdoba por 2-0. Y superó por 5-0 a Patronato, en Paraná. En su cancha, sin embargo, se marea: cinco empates (uno internacional) y una derrota. Ariel Holan, el conductor, hizo su presentación en un empate sin goles increíble con San Martín, de San Juan. Dispuso de dos tiros en los palos: un zurdazo de Gigliotti y un disparo de Benítez. Contra Alianza Lima, por la Copa Sudamericana, Leao Butrón, el arquero peruano, de 40 años, le atajó un penal al experimentado delantero.

Estudiantes le sacó provecho al clima tenso que irradiaba la hinchada del Rojo. Práctico y efectivo, logró sacar ventajas con la pelota parada y los centros de Dubarbier y las anotaciones de Facundo Sánchez y Aguirregaray. De los tres centros que ejecutó hasta ese arranque del segundo tiempo, capitalizó dos.

"Nos merecemos un poquito más, pero el fútbol es así. Nos está costando de local, pero estamos haciendo las cosas bien. Vamos mejorando y queremos la clasificación a la Libertadores", dijo Benítez anoche, tras el partido. Gigliotti, con un gol mal anulado ayer y varios intentos fallidos, se sumó, sin quererlo, al despiste local. Como Holan, como Erviti, como todos sus compañeros: Independiente afuera se libera, en casa se intoxica. Juega con la ansiedad del público, siempre exigente. Patea con la adrenalina del murmullo. Los Rojos, recuperado en el juego y convincente con algunas victorias imprescindibles, no la pasa bien en su estadio, desde diciembre y más allá. "De visitantes estamos más tranquilos. Por ahí, la diferencia con los encuentros que nos tocó fuera de casa es que convertimos rápido y después tuvimos más situaciones para ampliar la ventaja", analizó el N° 9.

Holan trabaja en todos los ámbitos. Con conos, con tecnología, con psicología. "Hay que saber jugar con la impaciencia de la gente", asumió. El entrenador entiende, de algún modo, el clamor popular. "Le quiero agradecer a la gente por el apoyo multitudinario. Nos están dando una mano muy grande, con su respaldo. Tenemos que bajar la ansiedad, es cierto. Nosotros tenemos muchas ganas de ganar y devolverle a la gente su aliento", comentó, días atrás. Ayer Independiente volvió a empujar y la gente nuevamente alentó, pero más allá del coraje de Barco en el penal, otra vez no pudo salir del empate.

El primer gol de Independiente

El primer gol de Estudiantes

El segundo de Estudiantes

El segundo de Independiente

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas