Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Racing quedó de rodillas frente a Temperley y empieza a perderle pisada a Boca

Guevgeozián (2) y Di Lorenzo anotaron para el Gasolero, que sumó tres puntos vitales para el descenso; el equipo de Cocca fue derrotado después de cinco victorias seguidas

Domingo 30 de abril de 2017 • 13:52
  |  
TemperleyTemperley

-

P
Racing ClubRacing Club

-

P

0
La desazón de Racing de Diego González, Gastón Díaz e Ivan Pillud
La desazón de Racing de Diego González, Gastón Díaz e Ivan Pillud. Foto: FotoBAIRES

"Uruguayo, uruguayo", le cantan los hinchas locales a Mauro Guevgeozián, el delantero que jugó para la selección de Armenia y ayer marcó el primer gol del partido. "Olé, olé, olé, Tiki, Tiki", le gritan a Leandro Di Lorenzo, mientras le hacen reverencias con las palmas de las manos, después del zurdazo que se clavó en el ángulo de Orion, imitando el gesto que suelen hacerle en el Camp Nou a Lionel Messi. Esto no es Barcelona. Es Temperley. Es la ilusión de un club humilde que quiere quedarse otro año en Primera y que encadenó triunfos ante San Lorenzo y Racing , nada menos. Al final, marcó uno más Guevgeozián, todo un símbolo de que este equipo no tiene nombres propios de jerarquía. Todos son influyentes, todos son determinantes.

La diferencia de niveles que existe entre el plantel del Gasolero y la Academia se disimuló por la intensidad del Celeste. Los fuegos artificiales con los que salió el equipo local a la cancha parecieron encender a los jugadores. Los primeros 90 segundos de juego la pelota sólo la tuvo Temperley, que después del cabezazo de Guevgeozián ya estaba en ventaja. Racing, en cambio, fue un cuadro sin alma. Los tres cambios que dispuso Diego Cocca (dos fueron obligados por la suspensión de Aued y la lesión de Lautaro Martínez) desdibujaron al equipo.

"Fue una semana muy conversada. A veces una buena charla es mejor que un entrenamiento", había dicho el DT en la conferencia de prensa del viernes. En la cancha, sin embargo, se vio una formación desconectada. El ensayo con el doble cinco entre Meli y Diego González fue fallido. Acuña, que no estuvo en las prácticas del martes, miércoles y jueves por motivos familiares, anduvo errático. Y Bou no estuvo fino en el último toque. O sea: Racing no fue Racing.

Enfrente, en cambio, tuvo a un equipo automatizado como Temperley. En cada salida desde el fondo, Ariel Zárate se metía entre los zagueros y le daba juego al local, que con la pelota por el piso complicó a la Academia, que apostó a lo contrario: desde los pies de Orion, González o Barbieri el balón salía hacia el cielo de Temperley. "Nuestro objetivo es mejorar", fue el análisis de Cocca en la semana, tratando de correrle la mira al puntero Boca. Ayer dio tres pasos atrás: mostró todas sus falencias ante un equipo que lo superó en juego, orden y garra.

"Ole, ole", terminó Temperley su función. Al menos, hasta hoy, salió de la zona de descenso, ese vacío al que caerán cuatro equipos, rumbo a la primera B Nacional. Se creó su propia fiesta, con juego colectivo y un ataque arrollador. Quedó tendido Racing, que entendió en una noche de sábado que todavía no está para los grandes desafíos. Boca sigue lejos, en puntos y en argumentos. La Academia, de algún modo, deberá volver a empezar.

El 1-0 de Temperley (Guevgeozián)

El 2-0 de Temperley (Di Lorenzo)

El 3-0 de Temperley (Guevgeozián)

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas