Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un cura argentino que vive desde hace 22 años en Medio Oriente evaluó que "la situación de la minoría cristiana en Egipto es crítica"

Gabriel Romanelli, provincial de todo Medio Oriente del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), destacó la visita del papa Francisco a Egipto

Sábado 29 de abril de 2017 • 11:36
SEGUIR
LA NACION
0
El padre Gabriel Romanelli es porteño pero vive desde hace 22 años en Medio Oriente; hoy estuvo en la misa del Papa
El padre Gabriel Romanelli es porteño pero vive desde hace 22 años en Medio Oriente; hoy estuvo en la misa del Papa. Foto: LA NACION

EL CAIRO. "La situación que atraviesa la minoría cristiana en Egipto es muy difícil, tremenda. Estamos en un punto critico". El padre Gabriel Romanelli, provincial de todo Medio Oriente del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), vive en este rincón convulsionado del mundo desde hace 22 años.

Nacido en Villa Luro, ciudad de Buenos Aires, Romanelli habla y escribe perfecto en árabe y estuvo hoy en la misa que celebró el papa Francisco ante la minoría católica en un estadio militar, ante 15.000 personas.

Romanelli participó en la misa junto a todos los misioneros del IVE que están en este momento en Egipto: sacerdotes, seminaristas, novicios, hermanas, así como niños de hogares de caridad, para discapacitados y abandonados que maneja el instituto. Unas 80 personas en total que viajaron desde la ciudad de Alejandría y de otros pueblos.

El IVE, que nació en San Rafael, Mendoza, está presente en 11 países de Medio Oriente, donde tienen muchas vocaciones locales y hay unos 60 argentinos, entre padres y hermanas.

En diálogo con LA NACION, el padre Romanelli, quien como todos los asistentes a la misa tuvo que desprenderse de su celular por motivos de seguridad, admitió que la situación que vive hoy la minoría cristiana está "muy difícil, tremenda".

"Por eso la visita del Papa es importante en este momento: estamos en un punto crítico en Egipto después de tantos atentados. Después de cada atentado el gobierno se pone más duro con los extremistas y paradójicamente los extremistas logran el efecto contrario, porque en muchas partes del pueblo se unen más los cristianos y los musulmanes. Y que el Santo Padre haya querido venir después de los atentados de Alejandría y Tanta es un signo justamente de confianza y de apoyo a la Iglesia copta ortodoxa y católica, así como al pueblo egipcio con su gobierno", opinó.

-El gobierno de Al Sisi es muy criticado por su represión, violaciones a los derechos humanos y por haber destituido en un golpe a Mohamed Morsi y por haber sido electo en elecciones-farsa...

-Muchas de esas cosas son verdad, mucha gente dice eso. Pero la verdad es que la gran parte del pueblo, que salió a la calle en todas las ciudades y pueblos chiquitos, fueron millones y millones, cristianos y musulmanes, se manifestaron en contra de Morsi [destituido en 2013 en un golpe]. La gente está contenta no obstante la crisis económica que hay en Egipto y las dificultades sociales graves...

-Porque Al Sisi protege a la minoría cristiana...

-Por eso y porque agarró con mano algo que no había quien pudiese ponerle riendas, porque el fundamentalismo iba creciendo a todos los niveles, a nivel de la violencia y a niveles de leyes, algo que causa más daño, y a nivel de educación religiosa. Por eso es muy importante el mensaje del Papa en este momento. Ciertamente no es el gobierno del padre eterno, son gobiernos falibles y Dios juzgará a todos. Pero lo que se ve, entre los cristianos y musulmanes que conozco, es que están más serenos que antes.

-Ayer el Papa propuso una alianza entre cristianos y musulmanes para la construcción de una nueva civilización de paz y con su participación en la conferencia de paz de la Universidad de Al Azhar le dio un espaldarazo al islam moderado. ¿Es posible que este Islam moderado se afirme, visto la interna existente en el mundo musulmán?

-Ciertamente que no hay una unidad de criterio en el mundo musulmán, eso es verdad. El Papa justamente insiste en hablar con aquellos musulmanes que quieren y propugnan una moderación, es decir, en que hay que reconocer al otro como otro, y poder convivir. Los coptos ortodoxos y católicos son tan egipcios como los musulmanes y en este sentido ayuda muchísimo que el mismo Papa se abrace públicamente con el gran jeque de Al Azhar, que es un mensaje no sólo para Egipto, sino para todo Medio Oriente y todo el mundo, que indica que podemos vivir juntos. Lo que es importante, que el Papa dijo, es que hay que cambiar el modo de educar en la religión y esto en el marco de la libertad de elección religiosa que es un punto dolens para la convivencia. Pero los cristianos han manifestado en toda la historia de Egipto el gran amor que sienten por todos y siguen amando incluso a los que los degüellan.

-¿Cómo están recibiendo a Francisco?

-Para todos los cristianos es llamativo que en todo Medio Oriente, donde hay muchos más ortodoxos que católicos, todos dicen "es nuestro Papa" por más que tengan sus patriarcas. Para los católicos es un gran estímulo porque la presencia católica es ínfima, es reducida a la mínima expresión en cuanto al número, a la cantidad. Pero en cuanto a las obras, escuelas, centros de asistencia, es muy visible, tanto es así que todo el mundo lo reconoce y nos piden que no nos vayamos de los lugares donde estamos misionando.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas