Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La UE oficializa las líneas rojas del Brexit

Los 27 miembros definieron las prioridades en la negociación con Londres

SEGUIR
LA NACION
Domingo 30 de abril de 2017

PARÍS (De nuestra corresponsal).- Por una vez el acuerdo fue tan absoluto que hay motivos para sorprenderse. Los dirigentes de los 27 países de la Unión Europea (UE) adoptaron ayer "por unanimidad" los grandes principios que regirán la negociación del Brexit con Gran Bretaña.

"Orientaciones adoptadas por unanimidad. El mandato firme y equitativo de la UE de 27 para las discusiones sobre el Brexit está listo", indicó en un tuit el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en plena cumbre extraordinaria en Bruselas.

A su llegada a la reunión, Tusk había insistido en la necesidad de que los 27 Estados miembros "permanecieran unidos" durante todo el arduo proceso de dos años, que debe culminar en un acuerdo sobre el retiro de Gran Bretaña.

"Solo así seremos capaces de concluir las negociaciones. Esto significa que la unidad jugará en nuestro propio interés", declaró.

Las orientaciones aprobadas ayer oficializan el tratamiento "progresivo" que privilegia la parte europea: antes de hablar de la naturaleza de la futura relación, será necesario realizar progresos "suficientes" sobre tres puntos clave fijados por la UE.

Primero: los derechos que deberán ser "protegidos" para los ciudadanos y sus familias afectados por el Brexit. Tres millones de ciudadanos de la UE, que viven o trabajan en Gran Bretaña, se inquietan por sus derechos de residencia, jubilación e, incluso, de seguridad social. Según Donald Tusk, esas personas son "la prioridad número uno" de los 27.

Segundo: hallar un acuerdo sobre las deudas de Gran Bretaña con el bloque. Ése será, probablemente, un tema mucho más sensible desde el punto de vista político. Porque la factura, que se anuncia "salada" para Londres, es estimada en unos 60.000 millones de euros por Bruselas.

El tercer punto concierne a Irlanda. Nadie desea ver alzarse una nueva frontera física entre la república y la provincia británica de Irlanda del Norte, ni poner en tela de juicio los acuerdos de paz tan duramente alcanzados después de 30 años de virtual guerra civil.

El bloque debería también comenzar a estudiar el futuro de las dos agencias europeas basadas en Londres, la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), que serán transferidas al continente.

Los 27 evaluarán el avance obtenido sobre esos tres puntos antes de pasar a la etapa siguiente. Los europeos, ahora en orden de batalla, esperan iniciar las negociaciones después de las elecciones generales británicas del 8 de junio, convocadas por la primera ministra Theresa May con el objetivo de obtener un apoyo total de la clase política de su país.

"Forzosamente habrá un precio y un costo para Gran Bretaña", advirtió ayer el presidente francés, François Hollande. Dos días antes, la canciller alemana, Angela Merkel, había puesto el acento en "las ilusiones" que se hacen "ciertos responsables políticos británicos".

Te puede interesar