Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El tráfico de éxtasis tiene una nueva ruta en el Norte

Dos cargamentos de MDMA incautados en Jujuy y Formosa sumaron más de 90.000 pastillas de esa droga

Domingo 30 de abril de 2017
SEGUIR
LA NACION

La camioneta 4x4 circulaba por la ruta provincial N° 79, a la altura del paraje Cerro Negro, en Abra Pampa, en Jujuy, cuando un patrulla de gendarmes del escuadrón La Quiaca, que recorría la zona en forma preventiva, ordenó a los tres ocupantes detener la circulación. El conductor y sus dos acompañantes eran ciudadanos dominicanos radicados en la ciudad de Buenos Aires. No se trataba de turistas en una recorrida por el norte argentino. Un can antidrogas descubrió un cargamento de 42.625 pastillas de éxtasis en un entretecho del vehículo.

Se visualizó así la consolidación de una ruta que hasta hace poco era inusual para el tráfico del éxtasis que llega desde Europa, que generalmente ingresa en el país oculto en vuelos que aterrizan en el aeropuerto de Ezeiza y en el aeroparque metropolitano.

Foto: LA NACION

Pero el decomiso de éxtasis en Jujuy no es el primero en el norte argentino. El 22 de marzo pasado, 20 días antes de la detención de los tres ciudadanos dominicanos, en Clorinda, Formosa, personal de la Gendarmería Nacional detuvo en un ómnibus a un ciudadano paraguayo con 47.692 dosis de la misma droga. El pasajero viajaba hacia Retiro.

Los casos de este año se sumaron a otros dos ocurridos en el año pasado en Jujuy donde se secuestraron en Tres Cruces y en La Quiaca, 45.806 pastillas de éxtasis. Se estima que cada pastilla se vende entre 300 y 500 pesos.

"Se trata de una nueva ruta utilizada por los narcotraficantes para traficar el éxtasis que llega desde Europa. La droga es transportada por pasajeros que aterrizan en aeropuertos de Bolivia, Brasil y Paraguay y después es ingresada por vía terrestre en territorio argentino", sostuvieron a LA NACIÓN calificadas fuentes de la Dirección Antidrogas de la Gendarmería Nacional.

Según las estadísticas de la fuerza federal de seguridad, en los primeros cuatro meses de este año se secuestraron 90.643 dosis de MDMA, droga más conocida como éxtasis, mientras que en los 12 meses de 2016 el total se decomisaron 70.960 pastillas, y en 2015, 3046. Los números indican el cambio de ruta trazada por las organizaciones criminales para intentar evitar los controles en los aeropuertos.

El último caso descubierto en Abra Pampa, que quedó a cargo del Juzgado Federal N° 2 de Jujuy, llamó la atención de los detectives de la Gendarmería Nacional. Los tres ciudadanos dominicanos no habían salido del país por ningún paso fronterizo oficial. "Es decir, salieron y volvieron a ingresar por un paso no habilitado o alguien ingresó la droga y acondicionaron la camioneta para poder ocultar las 42.625 pastillas de éxtasis entre el tapizado y el techo", dijo un investigador.

Una red europea

No es la primera vez que ciudadanos dominicanos están vinculados con el tráfico de éxtasis hacia la Argentina. En septiembre de 2015 un dominicano y un ciudadano francés fueron apresados a tres cuadras del puerto de Colonia con 24.597 dosis de éxtasis, cuando estaban a punto de viajar a Buenos Aires.

El sospechoso dominicano fue la punta de iceberg que permitió detener en abril del año pasado al primer "dealer" de droga sintética vinculado a la tragedia de Time Warp: Lautaro Crespo. Entre los contactos en el teléfono celular que se le secuestró al dominicano detenido en Colonia había cuatro números de la Argentina. Una de esas líneas fue utilizada por el acusado de comercializar drogas en la fatídica fiesta.

Así se desprende de una investigación del fiscal Diego Iglesias, a cargo de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) y de su colega Miguel Schamun, del fuero en lo penal económico, que en su momento le fue girada al juez federal Sebastián Casanello, a cargo de la investigación por Time Warp.

La hipótesis de trabajo de los representantes del Ministerio Público es que detrás de los detenidos en Colonia existe una banda internacional. "La organización comenzaría su ruta en Holanda, y reclutaría mulas que viven en la ciudad de L'Hospitalet de Llobregat, en Barcelona. Hacen una escala en Uruguay antes de su destino final: Buenos Aires", según un dictamen de Iglesias y Schamun.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.