Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cambiaso y un triunfo que estimula el reencuentro familiar

Jugó con sus sobrinos y compartió el palenque con su cuñado Castagnola, con el que está distanciado desde 2010; la jornada mostró una amplia superioridad argentina frente a Uruguay

Domingo 30 de abril de 2017
SEGUIR
LA NACION
Cambiaso y los chicos, en el podio
Cambiaso y los chicos, en el podio. Foto: Hernán Zenteno

La de ayer estuvo lejos de ser una tarde más para el multicampeón Adolfo Cambiaso, ya que en el palenque argentino hubo pruebas concretas de que, más allá de lo deportivo, lo más importante para él y para su familia era sentar nuevas bases para reconstruir viejos y estrechos vínculos.

Distanciado desde hace siete años con su cuñado y ex compañero en La Dolfina Bartolomé "Lolo" Castagnola, Adolfito sintió que era el momento justo para acercarse y darse el gusto de jugar con sus sobrinos Barto y Camilo, quienes siempre lo tuvieron de ídolo y nunca habían contado con la oportunidad de compartir un campo de juego. Y finalmente, ante unas 7000 personas en la cancha 1 del Campo Argentino de polo, en Palermo, la fiesta fue completa con la victoria argentina por 15-6 ante el Uruguay de David Stirling y la obtención de la Copa de las Naciones 2017.

No hubo demasiada efusividad ni gestos artificiales, pero cada uno de los integrantes del palenque argentino hizo todo lo posible por generar un buen clima en pos de que, al finalizar la tarde, la gran ganadora de la jornada fuera la familia. Y así lo fue, con un Cambiaso muy metido en el partido, pero también de a ratos intercambiando conceptos del juego con Lolo, que no dejó ni un segundo de dar indicaciones y alentar a sus dos hijos y a Juan Martin Zubía, mientras además bromeaba y se ponía al día con Mía y Poroto Cambiaso, hijos de Adolfito.

El partido en sí fue muy sencillo para la Argentina, tomando distancia de entrada y dejando en evidencia una gran diferencia en cuanto a caballos, velocidad y juego. En la primera mitad se lució Juan Martin Zubía y en la segunda parte se pudieron ver grandes lujos y goles de buena factura por parte de Camilo Castagnola, quien con 14 años es para muchos el jugador que heredará el trono de Cambiaso en un futuro no muy lejano.

Un día redondo

Todo fue disfrute, antes, durante y después. Y tras un partido en que se lo vio distribuyendo juego para que tomaran confianza y se divirtieran los hermanos Castagnola y el otro gran proyecto de jugador que es Zubía, Cambiaso los felicitó, se refrescó y contó sus sensaciones a la nacion: "Fue un lindo día. Fue divertido, ganamos y los chicos jugaron impresionante. Y además jugaron mis hijos en los otros partidos (NdR: cuadrangular de menores y test de mujeres), que también ganaron por la Argentina, así que fue un día redondo".

"La idea era mover la pelota rápido, pasarla y que ellos se diviertan. Creo que Lolo me conoce y les habrá dicho cómo soy jugando. Obviamente se notó que no tuvieron ningún problema de jugar conmigo. Cañuelas tiene futuro", agregó, notoriamente satisfecho por haber compartido la cancha con sus sobrinos y un ambiente cordial con su cuñado.

Lolo Castagnola, que vivió el partido con mucha intensidad, disfrutó de la gran chance que tuvieron sus hijos y luego se refirió a los diálogos que mantuvo con Cambiaso entre chukker y chukker: "Hablamos del partido, siempre cuestiones del partido, pero está todo bien y salió todo lindo. La verdad que disfrutaron todos y fue un fin de semana impresionante, imaginate".

"Me parece que empezaron un poquito nerviosos, pero después se relajaron y la verdad que fue un lujo el polo que jugaron, que es el polo que me gusta a mí, corriendo y pegándole a la pelota", cerró Castagnola, más que orgulloso al ver que sus hijos van camino a convertirse en grandes protagonistas del polo mundial.

"Creo que fue muy bueno, ojalá que esto haya servido familiarmente y que haya servido para unirlos y que puedan venir los chicos a jugar prácticas en la temporada principal, ya que les va a venir bien a ellos en lo personal y es lindo verlos y que disfruten juntos", expresó David Stirling, quien compartió equipo con Mariano Álvarez, Juan Curbelo y Alejo Taranco.

Los Cambiaso y los Castagnola volvieron a compartir una tarde y una victoria en Palermo. Es posible, también, que con lo sucedido allí se hayan sentado las bases, no sólo para un acercamiento familiar, sino también para la futura elite del polo argentino.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.