Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Boca-Arsenal: Volvió Gago y, con él, el líder dejó en claro que será difícil bajarlo de la cima

Tras cuatro jornadas ausente por lesión, el capitán recuperó su lugar como líder y cerebro del equipo xeneize; Benedetto,el goleador del campeonato, marcó por duplicado; el tercero lo hizo el pibe Maroni

SEGUIR
LA NACION
Domingo 30 de abril de 2017 • 21:00
Boca Juniors superó por 3 a 0 a Arsenal de Sarandí en un encuentro disputado por la fecha 22 de Primera División. Gonzalo Maroni (20), autor del tercer gol, festeja el tanto convertido en su debut.
Boca Juniors superó por 3 a 0 a Arsenal de Sarandí en un encuentro disputado por la fecha 22 de Primera División. Gonzalo Maroni (20), autor del tercer gol, festeja el tanto convertido en su debut.. Foto: FotoBAIRES
0

Apenas cinco segundos bastaron para que Boca , y todos los demás rivales, supieran que todo volvió a la normalidad en la Bombonera. En su regreso al equipo, que tanto lo extrañó en las últimas cuatro fechas, Fernando Gago dio un repertorio de todo lo bueno que debe hacer un futbolista en su posición.

El árbitro Darío Herrera aún no había podido volver a tomar aire luego de dar el pitazo inicial, y el capitán de Boca ya estaba metiendo el primer pase filtrado para intentar iniciar el primer ataque. Así de precoz fue gesto inicial de asombro del público para con Pintita.

Gago manejó absolutamente todo. Su repertorio fue inagotable. Jugó de 5, de 4, de 2, de 8, de 10. Administró los tiempos en el medio campo. Cuando vio que los zagueros no eran claros en la salida, la fue a buscar a la puerta de la medialuna del área xeneize. Cuando fue necesario, se tiró al piso para recuperarla. Metió sobreros, tacos y hasta pases de nuca. En más de una ocasión sacó a bailar a sus marcadores, hizo equilibro sobre el balón y contagió elegancia. Y, fiel a sus características, metió cada vez que lo consideró apropiado (y en la mayoría de los casos, así lo fue) sus clásicos pases entre líneas, que fueron como dagas para los centrales de Arsenal .

De los pies de Gago (¿de quién otro sino?) llegó el primer gol de Boca. El cronómetro marcaba sólo cuatro minutos cuando el único líder del torneo se golpeó el pecho y, con autoridad, dijo: "Aquí estoy yo", y alejó cualquier fantasma relacionado con compartir esa posición de privilegio. Newell´s, tras su victoria de ayer en Parque Patricios ante Huracán, sólo pudo disfrutar la sensación de alcanzar al xeneize por 25 horas y 19 minutos.

El pase de Gago tuvo como destinatario a Pavón, que lo vio entrar a Benedetto por el medio, se la cedió y el Pipa eludió a un rival e infló la red por primera vez en la tarde. Atrás había quedado el sofocón sufrido poco antes, cuando un pase profundo por derecha, a las espaldas de Vergini, desnudó todos los problemas que el equipo de la Ribera acumula atrás y le permitió a Sánchez Sotelo definir por arriba de Rossi, que salió apresurado y mal. La pelota se fue apenas desviada.

Sin brillar, Boca supo administrar esa ventaja tempranera. Y así como la última línea no ofrecía ventajas, todo cambiaba de color cuando la pelota pasaba por los pies y la lucidez de Gago. En ese contexto, llegó el 2 a 0 antes de la media hora. Esta vez fue Barrios el que entró al área por derecha, y el que metió el pase atrás para que Benedetto, con un derechazo suave, coloque el balón junto al palo izquierdo de Santillo.

A Boca parece sentarle bien esto de salir a jugar bajo presión. Ayer por la tarde, cuando con su victoria frente a Huracán en Parque Patricios, Newell´s había trepado a los 45 puntos y lo había alcanzado en lo más alto de la tabla de posiciones, se puso otra vez bajo la lupa si el equipo que conducen los Barros Schelotto podría exhibir sin atenuantes su condición de líder, su chapa de firme candidato al título. Lo mismo había sucedido en las horas previas de los triunfos ante Banfield y San Martín de San Juan, ambos como visitante, cuando fue San Lorenzo el que se había trepado momentáneamente a la cima. En todos, el equipo xeneize evidenció su clara intención de mantenerse en soledad en lo más alto.

En la noche azul y oro se dio el estreno, como titular, de Gonzalo Maroni . El joven cordobés, de 18 años, comenzó algo nervioso, pero con el correr de los minutos se fue acomodando en el partido, se animó a pedirla, fue correcto en sus decisiones con la pelota en los pies, y hasta levantó a la gente, que le regaló un fervoroso "Oooooole" cuando el pibe tiró un sombrero y un caño en tres cuartos de cancha, y le obsequió un caluroso aplauso cuando anotó el 3 a 0, al aprovechar un rebote y calzarla de volea con todo el pie derecho, para luego salir corriendo hacia un costado y recibir el abrazo de cada uno de sus compañeros. Consciente de que su debut había sido muy bueno, Guillermo le puso el moño: lo sacó a los 25 minutos del segundo tiempo para que la Bombonera vuelva a romper en aplausos para reconocerle su actuación. Seguramente tendrá actuaciones mucho mejores a la de esta noche, pero por lo exhibido, Gonzalo Maroni dio muestras de que puede regalarle grandes satisfacciones a Boca.

El que seguramente pondrá en aprietos a los Mellizos durante la semana es Wilmar Barrios. El colombiano, hoy en reemplazo de Pablo Pérez, volvió a tener una actuación destacada. Cumplida la sanción del Nº 8 titular por acumulación de amonestaciones, y con Gago y Bentancur como inamovibles, será difícil sacarlo del equipo.

La victoria por 3-0 le permite a Boca ponerle punto final a una serie de seis partidos que en la previa resultaban favorables, pero que complicaron más de lo previsto (2-1 a San Martín de San Juan, 1-0 a Defensa y Justicia, 3-1 a Vélez, 1-1 con Patronato, 0-0 con Atlético de Rafaela y el 2-0 de hoy) y encarar con toda la confianza una trilogía (Estudiantes en La Plata, River y Newell's, en la Bombonera) que promete ser decisiva para el camino al título.

El primer gol de Benedetto

El segundo de Benedetto

El tercero, a cargo de Maroni

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas